Reportaje

Los coches del Papa: historia de los Papamóviles

Aprovechando la celebración hoy del Cónclave para la elección del nuevo Papa, AUTOBILD.ES aprovecha para recordar los modelos que han sido elegidos para hacer de Papamóvil a lo largo de la Historia. Desde el Mercedes Nürburg 460 de Pío XI hasta el Mercedes Clase M de Benedicto XVI, muchos han sido los coches del Papa.

La celebración del Cónclave para la elección del nuevo Papa nos trae la siguiente pregunta: ¿cuál será el Papamóvil elegido por el nuevo Papa? De momento, y como adelanto, AUTOBILD.ES hace un repaso de los coches que hasta ahora han utilizado los diferentes Papas a lo largo de la historia. Y es que hoy no va a ser todo la renuncia del Papa...

 

A lo largo de la historia, numerosos modelos han hecho de Papamóvil. Los diferentes vehículos que han transportado al Papa reforzaron su seguridad desde que Juan Pablo II fuera alcanzado por una bala en mayo de 1981 hasta el último Mercedes Clase M de Benedicto XVI.

 

 

Los primeros papamóviles (1930)


Al recibir el Mercedes Nürburg, Pío XI dijo: “Esta es una obra maestra de la ingeniería moderna”.


El primer coche oficial del Papa fue este Mercedes Nürburg 460, que la marca de la estrella le regaló en el verano de 1930. Pío XI únicamente lo usó para dar algún que otro paseo por los jardines del Vaticano. La carrocería y el interior fueron modificados por Pullman y, además de los controles de dirección, contaba con una tapicería de seda color púrpura y un lujoso trono giratorio. Una curiosidad: al coche, que era capaz de alcanzar los 100 km/h, se le dotó desde el principio con su propio santo, se trata de una talla de San Crístofer. La limusina fue completamente restaurada en los años 80 y todavía sigue perteneciendo a la Santa Sede, aunque ya no luce la matrícula SCV1.

 

 

Un Mercedes Papal (1960)

Juan XXIII en persona bendijo su Mercedes 300 d.

 

Tras la Segunda Guerra Mundial, el primer vehículo papal fue este Mercedes 300 d, conocido como el Mercedes Adenauer, por ser el que utilizaba el primer canciller de la RFA, Konrad Adenauer. El vehículo, al igual que muchos otros a lo largo de estos 75 años, fue donado por la casa Mercedes, que realizó un carrozado especial para el que se alargó la batalla en 450 mm y se creó un amplio techo blando,  que cubría la zona posterior. Sobre las puertas, se grabó el escudo de armas del papado de Juan XXIII, que desde su trono móvil fue el primer Pontífice que disfrutó de aire acondicionado. En 1965, durante el papado de Pablo VI, este coche fue sustituido por una versión especial del Mercedes 600. Éste, a su vez, fue sustituido en 1967 por varios Mercedes 300 SEL, todos ellos tipo Landaulet, una clase de carrocería especial para los jefes de Estado.

 

 

Fiat Campagnola


Pese a sufrir el atentado en el Fiat Campagnola, Juan Pablo II siguió utilizándolo.

 

En 1929, los trabajadores de Fiat le regalaron a Pío XI una berlina 525 y en 1965, un Lancia Flavia. Desde principios de los años 70, la relación entre Fiat y el Vaticano se estrechó aún más, y cuando Carol Wojtyla fue elegido Papa, decidió dar un profundo cambio de imagen a su pontificado. A Juan Pablo II le gustaba estar cerca de la gente y, desde el principio, se dejó ver muy a menudo en este vetusto Fiat Campagnola, que, de hecho, pasó a ser su coche oficial (SCV1). El destino quiso que fuera precisamente en este coche donde Carol Wojtyla fuera alcanzado por una disparo de Ali Agca. Era el 13 de mayo de 1981, Juan Pablo II se recuperó y, desde entonces, se vio obligado a seguir unas estrictas normas de seguridad. Sin embargo, jamás permitió que su servicio de seguridad se deshiciera de este vehículo, que era una auténtica pesadilla para los agentes.

 

 

Mercedes Clase G (1980)


La cúpula del Clase G era de plástico y desmontable.

 

Tras la llegada de Juan Pablo II, la Santa Sede cambió radicalmente su imagen. Comienza la era de los viajes, y se hace necesario un vehículo que pueda viajar con el Papa a cualquier parte. Mercedes decidió entonces adaptar este 230 G. La cúpula, que no era blindada, sólo se usó en raras ocasiones hasta que se produjo el intento de asesinato, en mayo de 1981.

 

 

Varios Mercedes como Papamóvil (2002)

 

Juan Pablo II, en una de sus últimas apariciones.

 

En los años 90, Mercedes volvió a dotar de vehículos a la Santa Sede. Primero se entregaron varios Clase S modificados, pero como Juan Pablo II prefería dejarse ver siempre por la multitud, decidieron desarrollar un vehículo totalmente nuevo, en la misma línea que el Clase G de los 80, pero con una cúpula fija y blindada como un tanque, al igual que el Range Rover modificado en España. El último papamóvil de Juan Pablo II fue un Mercedes Clase M modificado.

 

 

Los últimos coches del Papa (2011-2012)

Uno de los últimos coches en los que se ha podido ver al Papa Benedicto XVI ha sido un Mercedes Clase G. No obstante, también se sabe que a lo largo de 2012 llegaron otros Papamóvil como el Mercedes Clase M o este Renault Kangoo Maxi ZE.

 

 

El papamóvil español

Corría el año 1982. Gracias a la organización del Mundial de fútbol, España acababa de recuperar algo de la credibilidad internacional, perdida tras el intento de golpe de Estado de 1981. El Papa Juan Pablo II se disponía a visitar nuestro país, y lo iba a hacer como le gustaba: dándose un baño de masas en todas las ciudades en que estuviera.

 

El utilitario del momento era el Seat Panda, que también llegó a tener una rudimentaria versión para transportar al Papa en su visita a Barcelona y que fue fabricada exclusivamente para esa misión. Eso sí, aquel Panda no era nada confortable ni seguro, pues la zona reservada al pontífice también estaba totalmente expuesta. 

 

seat-panda-papamovil

 

 

Nada menos que diez días de viaje por toda España en un momento en que ETA perpetraba atentados cada semana, y, sobre todo, sólo un año después del intento de asesinato que había mermado la salud de Su Santidad. El Gobierno de entonces planeó un despliegue policial sin precedentes para proteger al Pontífice. La visita fue un éxito gracias a una innovadora solución: blindar el papamóvil. Poco antes, Juan Pablo II había decidido cambiar la tradicional limusina negra por un coche blanco, preferiblemente destapado, aunque tras el atentado no quedó más remedio que recurrir al Clase G, con la cúpula de plexiglass.

 

Se encargó a la empresa Tecnitrade el acondicionamiento y blindaje de un Range Rover. Este descomunal coche, que pesa 6.510 kg, pertenece ahora al Cuerpo Nacional de Policía, que lo conserva en perfecto estado en su depósito de El Escorial.

 

 

Las ventanas son de cristal a prueba de balas, de más de 4 cm de espesor, por lo que la mayoría están quebradas tras haber soportado alguna que otra helada. Al igual que otros papamóviles blindados, las ruedas están rellenas de goma en lugar de aire y cuenta con un amplio ventanal. 

 

Una seña de identidad

 

Esta joya histórica se ha conservado gracias al magnífico trabajo de un grupo de policías encargados del parque móvil del Cuerpo. Hacía décadas que el Vaticano recibía coches, como regalo por parte de los fabricantes. Alguno pasó a ser el coche oficial de la Santa Sede y, por ello, matriculado con la placa SCV1 (Estado de la Ciudad del Vaticano). Sin embargo, hasta el nombramiento de Juan Pablo II, ningún Papa había salido del Vaticano en viaje oficial como Pontífice y jefe de Estado.

 

A lo largo de los 105 viajes que realizó Carol Wojtyla, el papamóvil se convirtió en un símbolo de su papado. Tanto es así, que varios de los Mercedes y Land Rover que utilizó fueron enviados a diversas archidiócesis en los cuatro continentes, para tenerlos siempre listos. Aunque estos días, por desgracia, no podrás verlo, al realizarse todos los actos de la Semana Santa dentro del Vaticano. Alguno de estos vehículos  ha pasado a manos de coleccionistas, e incluso hay uno expuesto en el casino Imperial Palace (Las Vegas).

 

¿Quieres comprar un Papamóvil?

A veces, es posible. Ford regaló este Lincoln Continental a Juan Pablo II tras  visitar EE.UU. en 1979. El coche viajó al Vaticano y fue matriculado SCV1. Más tarde fue cedido a Caritas para subastarlo, y fue adquirido por un coleccionista alemán. Hace tres años, el coche estuvo a la venta en la web alemana de eBay. Sólo tiene 10.620 km y los relojes del interior son Cartier. Probablemente, Juan Pablo II jamás se subió a él y su valor histórico será indudable, pero su precio de salida fue de 30.000 €.

 

 

Fotos: Jesús Aparicio, fabricante y www.SCV1.de

 

 

VALORACIÓN

Su voto: Ninguno Promedio: 4.1 (7 votos)

Contenidos relacionados
Noticia
08/12/2012 - 12:19

El nuevo 'papamóvil', un Mercedes, de estreno

Mercedes ha regalado al Papa Benedicto XVI dos nuevos modelos de 'papamóvil' dotados con las últimas tecnologías y comodidades y que podrán ser [...]
Noticia
07/09/2012 - 11:15

Un Papamóvil eléctrico Renault para Benedicto XVI

La entrega de los dos Papamóvil eléctricos Renault ha sido realizada por Carlos Ghosn, presidente-director general del grupo automovilístico [...]
Noticia
22/06/2011 - 10:30

Un Papamóvil ecológico Mercedes para Benedicto XVI

La marca Mercedes regalará al Papa Benedicto XVI un Papamóvil ecológico, con motor eléctrico y gas hídrico, según ha comentado el padre Federico [...]
Noticia
28/11/2011 - 10:34

El Papa, denunciado por no llevar el cinturón de seguridad

El Papa Benedicto XVI visitó Alemania el pasado septiembre. En uno de sus desfiles por el Estadio Olímpico de Berlín, el Papa circulaba a bordo [...]