Autobild 4x4
La revista mensual de motor, rutas y acción
Reportaje

El tractor 4x4 más potente de Europa: arar sin parar

Un Schlüter es algo así como un Bentley entre los tractores. Un fanático ha construido el más potente de Europa sobre la base de un clásico de 1973 y ¡con un motor diésel de barco!

Un Schlüter es algo así como un Bentley entre los tractores. Un fanático ha construido el más potente de Europa sobre la base de un clásico de 1973 y ¡con un motor diésel de barco!

 

¡Menudo cockpit! Sin duda podría ser el de una lancha de lujo: una colección de 13 relojes, de noche ligeramente iluminados, envueltos en una noble madera de palisandro. Da información acerca de cosas como la temperatura de la transmisión (ningún turismo tiene un instrumento así). ¿Puro espectáculo? "¡No! Con él puedes tirar de un arado de doce surcos", afirma Manfred Streitberger, hermano del constructor.

 

El comportamiento es parecido al de un Range Rover: en campo lo sabe hacer todo, pero en realidad da pena utilizarlo. Y es que esta joyita representa unas 4.000 horas de mano de obra y el valor de una bonita casa, eso sí, en el campo.

 

Al lado del Profi-Gigant, su constructor, Ludwig Streitberger, parece un enano, aquí ante el Casillo de Maxlrainer. Los neumáticos dobles ayudan a transmitir los 650 CV a la calle sin dejar 'achicharrado' el suelo

 

¿Quién era Schlüter? El patriarca de la empresa Anton Schlüter, que empezó a construir tractores en 1949 en Freising, cerca de Múnich, especializándose poco después en tractores de gran tamaño. La comunidad de tractores aún le venera por sus geniales inventos; son los Bentleys entre los tractores: más potentes, más grandes y más caros que todos los demás. El que lo sacaba al campo tenía que ser un campesino de los ricos. Y no hay muchos: del Profi Trac 3500, la base para el gigante profesional de Streitberger, el constructor –que en 1993 desapareció– sólo fabricó cuatro unidades.

 

Toda la cabina se puede inclinar hacía adelante. Fácil acceso a la mecánica. La parte delantera, comparada con el original de 1973, es bastante más larga

 

Los hermanos Streitberger procedieron de un modo parecido al de los mecánicos de los Muscle Cars, que no montan uno con motor nuevo y piezas de tuning que respetan el original. ¿Y por qué no han hecho esta rareza con el genuino? "Era chatarra", dice Ludwig Streiberger, constructor del enorme tractor. "Estaba claro que, de todas maneras, tendríamos que gastarnos mucho dinero". Desde entonces, la comunidad discute en los foros de Internet si a Anton Schlüter le habría gustado algo así. "Seguro", dice Streitberger convencido. "Siempre quiso construir el tractor más potente de Europa".

 

La vista desde la cabina se parece al puente de mando de un carguero: un asiento a casi cuatro metros del suelo, delante un capó de casi tres metros de longitud, debajo un seis cilindros diésel. 'Cockpit' de madera noble al estilo Bentley, con 13 indicadores redondos. El eje delantero se activa neumáticamente pulsando un botón

 

El morro ahora tiene más forma de cuña y mide 17 centímetros más para alojar una refrigeración por aire y un radiador mejor. Los Streitberger se convirtieron en los chicos de los recados de su proyecto: la distancia recorrida para conseguir los repuestos sumó un total de 100.000 kilómetros.

 

Equipamiento opcional: cámara delantera con luces tipo 'LED'

 

El resultado de este incansable trabajo de montaje debería fascinar incluso a los que no les interesa demasiado la mecánica agraria. Cuando uno se sienta en el puesto del conductor de Alcantara, mira por encima del estrecho capó y arranca el diésel de MAN que antes propulsaba un enorme barco. No se producen vibraciones de la escala de Richter como en un Lanz, pero sí un gruñido muy grave. Tiene 12,5 litros de cilindrada, 650 CV y 2.350 Nm de par motor. Ahora, este sofisticado tractor sirve para ganarse un dinerillo extra alquilándolo para todo tipo de eventos.

 

Diésel de barco de MAN con 12,5 litros de cilindrada y 650 CV de potencia. Con él, sí que 'se pisa con garbo'. Un depósito como les gusta a los 'fans' de los puntos de las gasolineras: acoge 1.110 litros

 

Ludwig Streitberger es un hombre muy conocido dentro del mundo de los tractores. Le llaman el Bulldogkini, el rey de los Lanz Bulldogs. El título se lo ha ganado: tuvo hasta 28 clásicos de un cilindro. "Ahora soy más modesto, ya sólo tengo 20...", afirma.

 

“Como un toro” fue el eslogan del Schlüter, aquí con finos asientos de Alcantara. Su constructor tiene el mote de 'Bulldogkini' entre los adeptos a los tractores, porque tiene 20 Lanz clásicos

 

La colección de engranajes que el conductor puede engranar (a lo camión) con una caja de cambios de ocho relaciones H es impresionante. El número de marchas se puede duplicar mediante una palanquita en la palanca, gracias a la transmisión Split o preselección. ¿Aún no es suficiente? Pues también tiene una reductora que sólo se puede activar en parado. Total: 32 velocidades. "No se necesitan nunca", dice Manfred. En primera, el tractor ya da la impresión de poder mover las rocas. El eje delantero se puede poner rígido de forma neumática, pulsando un botón. Los diferenciales de bloqueo delante y detrás completan su equipamiento offroad.

 

¿Cómo nace una pasión tan extrema? "Nos pasa como a todos los amantes de los clásicos: es hacer realidad los sueños de la infancia", asegura.

 

Fotos: E. Fleischmann

VALORACIÓN

Su voto: Ninguno Promedio: 4.5 (15 votos)