Reportaje

Coches clásicos

Los cinco muscle-cars más excitantes de todos los tiempos

Luis Meyer

03/11/2014 - 15:30

Dodge Charger 440, Ford Torino GT 429, Pontiac GTO, Chevrolet Chevelle SS 350 y Plymouth Road Runner Superbird son algunos de los muscle-cars más excitantes de todos los tiempos. ¡No te pierdas nuestra galería de 50 fotos!

Hoy hacemos un repaso a los cinco muscle-cars más excitantes de todos los tiempos. Pero, ¿cómo aparecieron estos modelos musculosos que se han convertido en todo un icono? Hagamos un pequeño repaso a la historia del motor. En los años 60 América estaba irreconocible. Al menos, en lo que respecta a la industria del automóvil. Basta ya de enormes berlinas para viajar en familia: los fabricantes querían alumbrar algo totalmente nuevo. En los departamentos de desarrollo de Detroit, jóvenes ingenieros traían aires nuevos al sector, con innovadores conceptos de vehículos. Básicamente, coches del segmento medio desprovistos de cromados y lujos superfluos, pero con potencia de sobra para disfrutar al volante.

La juventud de la época recibió la propuesta con entusiasmo, ya que tener un coche con facultades deportivas por fin estaba al alcance de su bolsillo. Así nacieron los primeros ‘muscle-cars’. El Ford Mustang fue el indiscutible pionero como concepto, pero un año antes salía al mercado un modelo de General Motors, el Pontiac GTO, con un ocho cilindros de 6,3 litros de cubicaje. Era el momento de los cilindros tamaño copa de balón.

Casi todos los fabricantes americanos tuvieron su ‘muscle-car’

Chrysler, Ford y General Motors apostaron por los diseños juveniles e imponentes, los colores psicodélicos, las campañas de televisión innovadoras y los eslóganes agresivos. Todo, para resaltar sus modelos de clase media sobremotorizados. Hemos rescatado a cinco perros rabiosos de la época, y la elección no es casual. Son, a nuestro parecer, los ‘muscle-car’ más excitantes de todos los tiempos. ¡No te pierdas las 50 fotos espectaculares de nuestra galería para conocerlos al detalle!

Plymouth Road Runner Superbird: el superdotado

Plymouth Road Runner Superbird

No, el Superbird no volaba, a pesar de su nombre. Pero el diseño y la imagen que daba el Plymouth Road Runner Superbird destacó por encima de todos, algo que también pasa con lo que se pide hoy en día por este clásico. Muchos lo llaman 'el Correcaminos' por su sorprendente sonido –'beep-beep'- y su silueta lateral con el prominente alerón. Fue un clásico de la Nascar.

Ford Torino GT: el olvidado

Ford Torino

Es el marginado de nuestra selección. Hoy es el que se puede adquirir por menos precio, pero eso no implica que tenga menos valor. Sus casi dos toneladas se movían con absoluto ímpetu gracias a su poderoso V8, que entregaba 360 CV a 4.600 vueltas. Su confortable interior con asientos de cuero blancos le daban un plus respecto a sus compañeros de manada.

Dodge Charger 440. El malvado

Dodge Charger

Es sin duda el director de nuestro particular circo de ‘muscle-cars’. Su imagen de chico malo es indiscutible, así como las armónicas líneas de su lograda carrocería. Pero sobre todo, la bestia residía bajo el capó: nada menos que 7,2 litros de cubicaje, que lo convirtieron en el V8 de competición más exitoso de su época. Un ejemplar de 1968 puede costar hasta 10 veces más que el modelo actual. Y, gracias a empresas independientes, las piezas de recambio son bastante accesibles.

Chevrolet Chevelle SS 350: el patriota

Chevrolet Chavelle

Los estadounidenses amaban a la marca. Ya el SS 396 fue un éxito absoluto, y no solo entre los votantes del Partido Republicano. Nosotros hemos probado esta versión musculada, con un motor de 6,3 litros, que además de permitir degustar todo el sabor del ‘american way of life’, no da muchos problemas a la hora de encontrar piezas.

Pontiac GTO: el incendiario

Pontiac GTO

Fue el que realmente encendió la mecha de los ‘muscle-cars’ radicales. Con él empezó la verdadera época de los coches sobremotorizados. Un 6,5 litros con ocho cilindros en V dan fe de ello, además de un carburador triple y un sonido que te pone la carne de gallina. Sin duda, el más deportivo de los cinco.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches