Reportaje

Competición

7 motivos por los que la Fórmula E no mola mucho... todavía

Lucas di Grassi, piloto de Fórmula E

Rodrigo Fersainz

10/08/2017 - 15:38

Hasta el más pesimista respecto a una 'F1 enchufable' se ha tenido que rendir ante la evidencia de que es imparable el fenómeno Fórmula E. Pero, ¿por qué no mola mucho (todavía) a muchos aficionados?

La hemos visto nacer. Hemos asistido al desarrollo de su innovadores neumáticos Michelin para seco y mojado, hemos estado en las primeras pruebas de los coches, en algunas carreras... y hemos podido constatar también muchos de los motivos por los que la Fórmula E no molaba mucho... todavía (aunque tenía desde el principio muchos alicientes para gustar y triunfar, aunque hubiera que acostumbrarse). El caso es que  las cosas están cambiando y los organizadores, con el español Alejandro Agag al frente (entrevista con Alejandro Agag), saben muy bien cuál es la hoja de ruta para que esta competición siga siendo un éxito. 

Sí, un 'É-XI-TO'. Porque si desde el principio resultaba innovadora la idea de bólidos totalmente eléctricos en circuitos urbanos, con ruedas de seco y mojado que duraran toda la carrera, con la participación del público de forma activa (prestaciones extra para los corredores más valorados), dos coches por piloto en carrera que tenían que cambiar en boxes... la apuesta por las marcas está siendo cada vez mayor: Renault, Jaguar, DS, Mahindra... y más recientemente, Audi, Porsche, Mercedes (el grupo Fiat-Chrysler -FCA- lo hará también con una de sus marcas).

Sin embargo, quedan cuestiones que aún hay que resolver para atraer a más aficionados hasta la imparable Fórmula E. Aquí van 7 ejemplos:    

1 Los coches no van muy rápido ni suenan 'bien'

En el primer año de Fórmula E, el propio Adrián Campos nos confesaba a pie de pista que la falta de velocidad punta era tal que los alerones traseros de los vehículos resultaban prácticamente prescindibles. En otras palabras: que los bólidos no corrían lo suficiente como para que influyeran demasiado en el aspecto aerodinámico, pero que estaban ahí por una cuestión fundamentalmente estética. Además, al ser circuitos urbanos, en algunos casos tampoco se dispone de espacios demasiado abiertos en los que alcanzar puntas de vértigo. 

En cuanto al sonido, no es precisamente el punto más atractivo de un fórmula E, pues emiten un insulso zumbido agudo que deja, en el mejor de los casos, indiferente al público. No obstante, teniendo en cuenta que el ruido de los fórmula uno híbridos actuales (desde que empezó la era de los motores 1.6 V6 turboalimentados) en menor y nada 'bonito', este es uno de los aspectos menos criticables de los monoplazas enchufables y en el que la organización no va a trabajar para mejorarlo (¿para reducirlo o eliminarlo del todo, quizás?).    

2 No hay equipos 'prestigiosos'

Poco a poco, las escuderías están ganando mucho peso en la preparación de los chasis y figuras como la de Alain Prost (Renault-eDams) han dado mucho caché al padock desde el primer momento.   

3 'Cementerio' de viejas glorias

Esta expresión no ha ayudado mucho, pero tampoco se ha ajustado a la realidad. Es cierto que entre los primeros pilotos en correr en Fórmula E había quienes contaban en su palmarés con un paso con desigual suerte por otras categorías del automovilismo, como la Fórmula 1 (Nick Heidfield, Bruno Senna, Jaime Alguersuari, Vergné...), el WEC (Buemi...) o eran totalmente desconocidos. Pero poco a poco se han ido incorporando otros que 'cohabitan' en la parrilla con estos y con otros jóvenes que no han pasado por la F1 pero que sí han tenido éxito allí donde han corrido (por ejemplo, Nicolas Prost, sí que ha brillado con luz propia en las 24 Horas de Le Mans).  

Sébastien Buemi, piloto de Fórmula E

4 Los pilotos se aburren

En 2015, Jaime Alguersuari nos comentaba que los fórmula E no eran precisamente divertidos de conducir, porque si bien las sensaciones sí eran propias de un fórmula cualquiera -como me aseguraba el probador Emmanuel Collard en Francia, antes de iniciarse el certamen (aceleración igual o mejor, marchas, suspensión, reacciones)-, el hecho de estar permanentemente gestionando la batería con las órdenes que recibían todo el rato desde el box hacían que incluso se les "olvidara" que estaban corriendo un Gran Premio (un ePrix, como se llaman aquí las carreras).  

Por contra, desde la primera prueba, ha quedado demostrado que los incidentes de carrera han sido numerosos y que para ganar también hace falta mucha pericia al volante, además de ejectar correctamente las instrucciones desde el box.   

5 No hay circuitos míticos

Olvídate aquí de Silverstone, Spa-Francorchamp, Nürburgring, Hockenheim, Monza... o de Jarama, Estoril, Magnycourse... Visto lo visto, parece que los trazados históricos no tienen cabida en el concepto "llevar las carreras a la gente, y no al revés" que nos ha contado desde el principio el CEO del certamen, Alejandro Agag.

No obstante, esto también puede tener sus ventajas, ya que la innovadora filosofía de ePrix ha hecho que los circuitos de quita y pon se monten en otras localizaciones igualmente importantes y llamativas como Londres, París, Moscú, Nueva York... o incluso de gran interés arquitectónico e histórico como el viejo aeropuerto berlinés de Tempelhof.      

6 Localizaciones no se ven

Sin embargo, aún queda por mejorar la visibilidad de algunas localizaciones, puesto que de nada sirve desplazar todo 'el circo' a Nueva York, por ejemplo, si los espectadores no aprecian nada significativo de 'la Gran Manzana' ni siquiera cuando el helicóptero de la cámara aérea toma algunos planos cenitales. 

7 Muchas carreras no se han emitido por TV

Por último, otro de los problemas que ha tenido la Fórmula E es la difusión. Mientras que en otros países sí se ha podido ver por la tele y en directo desde el principio, la prometedora cobertura audiovisual en España, cuando empezó emitiendo las carreras Telecinco, se suspendió por el desencuentro de la organización y Mediaset en materia de derechos. Durante todo este tiempo, las retransmisiones tuvieron altibajos (lo han dado otras cadenas, en directo o en diferido) e incluso se experimentó con emitir alguna prueba en streaming en la página web oficial de la organización.  

Lecturas recomendadas

Rodrigo Fersainz

Redactor jefe de Reportajes, Competición y Motos

Coches, motos, lavadoras, marcapasos... Pruebo todo lo que pase por mis manos ¡y siempre, a la carrera!

Buscador de coches