Prueba

Volkswagen Beetle Fender Edition: ¡vida al Rock 'n Roll!

Jorge Arenas

26/03/2013 - 20:33

Un trozo de historia sobre ruedas. Así es el Volkswagen Beetle Fender Edition, que recuerda épocas pasadas con su toque ‘vintage’ y evoca a los más grandes del rock, aquellos que enloquecían a sus fans en los 60 haciendo sonar las Fender ‘Stratocaster’ y ‘Telecaster’ como si no hubiera un mañana.

Ya le hubiera gustado a Jimi Hendrix, genio autodidacta de la guitarra y enamorado confeso de la Stratocaster, subirse a un Volkswagen Beetle Fender Edition en el mismo aparcamiento del Festival de Woodstock del 69 para continuar la juerga lejos de los escenarios y de las masas enfervorizadas de seguidores. Por entonces, el mítico Escarabajo ya llevaba casi tres décadas dando guerra por las carreteras de todo el mundo, pero no contaba con una edición tan especial como la que hoy tengo entre manos.

Sin duda, Hendrix habría flipado con el salpicadero recubierto de una madera igualita a la de su guitarra y con otros detalles como el equipo de audio firmado por Fender, con ocho altavoces y un subwoofer de 400 vatios. Esto y los logos repartidos a lo largo y ancho del coche, tanto en el interior como en la carrocería, caracterizan a este Volkswagen solo apto para 'beetlemaníacos'. 

Un motor divertido

Música, carretera y manta. Con el equipo básico en el maletero de 310 litros, nada mejor que ir de 'bolo' en 'bolo' tirando millas a bordo del modelo más simpático de la marca que, además, en este caso monta el 1.4 TSI de 160 CV. Estoy seguro de que ni los fans más tempraneros, esos que hacen cola durante días y noches para colocarse en primera fila, habrían sido capaces de llegar antes que Jimi al concierto. Y es que el pequeño motor turbo, cuando vas 'pie a tabla', logra que el Beetle sea bastante rápido y, sobre todo, muy divertido. 

El tacto del chasis es más firme que el de un Golf, y las sensaciones que transmite a los mandos hacen que quieras jugar constantemente. Evidentemente, si te puede el vicio, el ordenador de viaje te marcará cifras cercanas a los 8 l/100 km, lo que te obligará a pasar por la gasolinera más de lo que te gustaría. Si esto no te convence siempre puedes optar por el TDI 140, que también está disponible para este VW Beetle Fender Edition y que bebe bastante menos de lo que lo hacían Hendrix y su banda una noche cualquiera.

Por 26.820 euros puedes emular a los grandes del Rock and Roll con este Escarabajo tan guitarrero. En su equipamiento no faltan los faros bixenón, el diferencial electrónico XDS, el control de crucero, el arranque en cuesta o esas llantas de espejo tan 'vintage', de 18 pulgadas. ¿Suficiente? A decir verdad, estos días he echado de menos las luces automáticas, el sensor de aparcamiento o el navegador. No habría estado de más que todo esto formara parte de la dotación de serie. Fin del concierto: suenan las últimas notas de Hey Joe, se apagan las luces...

Conclusión

El Volkswagen Beetle Fender Edition es uno de esos coches que echas de menos tras haber convivido con él durante unos días. Es llamativo sin ser estridente, muy agradable de conducir y deja una huella imborrable entre los más ‘frikis’ de Fender, ya que hay alusiones a la marca en cualquier rincón del coche. Por lo demás, mejoraría su equipamiento de serie para ser más coherente con el precio de salida.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches