Prueba

Coches 4x4

Volvo XC60 D5 AWD Summum: el SUV racional

Emilio Salmoral

11/10/2013 - 10:39

El Volvo XC60 D5 AWD Summum es de esos productos que se han posicionado en el mercado poco a poco pero que ha conseguido hacerse su pequeño hueco. No es tan rápido como un Audi Q5 ni tan eficaz como el BMW X3 pero es amplio, cómodo y, sobre todo, más barato.

El Volvo XC60 D5 AWD Summum es de esos coches que se ha hecho un hueco en el mercado, como dicen, a la ‘chita callando’. El XC60 llegó al mercado en 2008 como el hermano pequeño del Volvo XC90 y, en la mayoría de las ocasiones, lo ha eclipsado gracias a su precio más contenido y, además, a su diseño más deportivo.

Este año, el Volvo XC60 D5 AWD Summum ha recibido una puesta al día para hacerse más atractivo. Por ello, me he vuelto a reencontrar con este SUV. Los principales cambios del Volvo XC60 2013 se centran en el frontal. El coche  estrena un nuevo paragolpes, capó, parrilla y, cómo no, unos faros de renovado diseño. Por otro lado, las luces diurnas abandonan el centro del frontal y ahora van situadas en las laterales del paragolpes.

En el interior, los cambios son menos evidentes. El Volvo XC60 D5 AWD Summum mantiene una postura al volante muy cómoda y un habitáculo muy amplio. Es más, tienes la sensación de que es más habitable que rivales como el Mercedes GLK. Tampoco se han cambiado elementos como el sistema multimedia que incluye un navegador. Tiene un precio de 1.242 euros pero el sistema tiene un funcionamiento tan lento que hace que te tires de los pelos. Hasta para cambiar de emisora, tarda más de la cuenta.

El tamaño del maletero tampoco es para tirar cohetes. El Volvo XC60 D5 AWD Summum mide 4,6 metros de longitud y tiene una capacidad normal de 495 litros que pueden llegar hasta los 1.455 si abates los respaldos de los asientos. Un BMW X3, tiene la misma longitud y ofrece un maletero de 550 litros ampliables a 1.600.

El mecánica del Volvo XC60 D5 AWD Summum es de lo más curiosa. Volvo es de las pocas marcas del mercado que siguen apostando por los bloques de cinco cilindros en línea. Para muchos, es una de las configuraciones más fiables. Prueba de ello son los incombustible Mercedes 300D W123 con millones de kilómetros a sus espaldas. El propulsor del Volvo XC60 D5 tiene un sonido de lo más particular, no resulta tan suave como un bloque de seis cilindros en línea de BMW y no lleva elementos de ahorro de combustible como el Start-Stop.

El Volvo XC60 D5 AWD Summum te ofrece 215 CV de potencia con un par máximo de 440 Nm a 1.500. Es un motor que empuja con mucha energía, prueba de ello es que he obtenido una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,8 segundos –muy cerca del dato oficial-. Pero me ha gustado más cómo recupera de 80 a 120 km/h cuando circulas con la palanca de cambios en posición D y pisas a fondo el acelerador: 7,9 segundos.

El comportamiento del Volvo XC60 D5 AWD Summum es de lo más correcto. No es un coche que apueste por la eficacia pero sí tiene un dinamismo adecuado, te permite tomar las curvas con decisión y, sobre todo, resulta muy cómodo en cualquier circunstancia. Por ello, no es de extrañar que muchos Volvo estén viajando todos los días por las autovías españolas.

Hablemos de dinero. El Volvo XC60 D5 AWD Summum te saldrá por 51.645 euros. Eso sí, con el acabado más completo que incluye elementos como las llantas de 18 pulgadas, volante multifunción, climatizador, tapicería parcial en cuero o control de aparcamiento trasero.

Un Audi Q5 3.0 TDI tiene 245 CV pero está disponible por 59.610 y el BMW X3 xDrive30d tiene un precio desde 55.950 euros. ¿A que el Volvo es un SUV racional?

Lecturas recomendadas

Buscador de coches