Prueba

Prueba: Volkswagen Golf GTD 2014

Luis Guisado

23/08/2016 - 09:40

El Volkswagen Golf GTD 2014 es como un aristócrata educado. Lo hace todo de forma muy civilizada y no saca los pies del tiesto. Pero en su interior esconde mucha sabiduría: motor 2.0 TDI de 184 CV, chasis afinado, sonido de ensueño... Está a la venta desde 32.770 euros.

No te pierdas la comparativa 

con su eterno rival, el Ford Focus ST

El Volkswagen Golf GTD 2014 no es un Golf cualquiera. Se podría decir que es la versión diésel del Golf GTI (aquí te dejo una primera prueba del Volkswagen Golf GTI 7), aunque no tiene la parrilla pintada en rojo. Por fuera, también podrás diferenciarlo del resto de la gama por su musculoso frontal, donde la doble parrilla en forma de nido de abeja acoge un parachoques idéntico al del Golf GTI, con unas luces antiniebla LED (opcionales) que se esconden detrás de tres franjas negras. Detrás resaltan los faros LED oscurecidos, la doble salida de escape cromada situada a la izquierda y un spoiler específico. El conjunto convence al primer golpe de vista. Además, en el interior los asientos delanteros del GTD recuerdan a los del primer Golf GTI. Por otro lado, hay que aclarar que las llantas de serie son de 17 pulgadas y como opción están las de 18" por 780 euros.

Aquí puedes ver un vídeo de su hermano: el Volkswagen Golf GTI:

Tiene D de divertido, pero  también  D de diésel.  El Golf más deportivo  propulsado por gasóleo me ha puesto en un compromiso:  ¿es posible que un calamar  me guste tanto como su equivalente en gasolina? La cosa empieza bien cuando giras la llave y escuchas un  suave murmullo: es el motor 2.0  TDI, que está bastante aislado. Además, este Golf tiene una  opción que solo puedo definir  como una gran cachondada: el  paquete GTD&sound. Por 920  euros te instalan un amplificador  del sonido del motor (además  de las llantas de 18” que ves  en la fotos, modelo Nogaro, y las  pinzas de freno en rojo). Te aseguro que lo último que piensas es que se trata de un 'petrolero'.

Los chicos de Volkswagen no han  tomado muchos riesgos a la hora de crear el Golf GTD. No ofrece, ni de lejos, una puesta a punto agresiva, pero sí puede ser  efectivo: pasarás rápido por las curvas, pero en tu cara no se dibujará una enorme sonrisa de placer. Así son los coches alemanes; serios, calculadores y muy equilibrados. Y para lograrlo han apostado por la siempre eficaz regulación adaptativa del tren de rodaje 'DCC', que es una opción con un precio de 975 euros y te permite configurar, casi a medida, el chasis de tu Volkswagen Golf.

Cuando  activas el modo de conducción  Sport lo que escuchas se parece más al V10 TDI del Audi Nanuk que al dos litros de 1.968 cc que  tan buen rendimiento ofrece. Dinámicamente es idéntico  al GTI. Su puesta a punto es la  misma, al igual que el equipo  de frenos, por lo que no te descubro nada nuevo si te digo que  traza las curvas como si lo hiciera  con un tiralíneas: su eje  delantero es precisión pura,  y el trasero de tal nobleza que resulta complicado sacarlo de  sus casillas. El ESP, por cierto,  se encarga de que eso sea así,  aunque es demasiado instantáneo  incluso en modo Sport.  La dirección variable te exige  un poco de aclimatación a su  funcionamiento hasta el punto  de que en ocasiones tienes que  quitar dirección en las rotondas  de camino a casa porque de repente  se cierra mucho. En este  apartado el XDS+ me ha maravillado: te tira al vértice casi casi como si llevaras un autoblocante. 

Aquí te dejo el vídeo del Audi Nanuk:

La joya del Golf GTD 2014 es el 2.0 TDI  de 184 CV, que es un motor cañero y monta el sistema Start-Stop de serie. Tiene mucha  fuerza en la zona media y, como es normal, desde unas 1.800 vueltas. Con esto te soluciona  los adelantamientos en vías secundarias, la conducción dinámica en carreteras reviradas y un buen rodar a 120 km/h a unas 2.000 vueltas en autopista  sin perder respuesta. Además, si tienes que reducir, te tocará echar mano a un cambio  rápido, durito y que es una  delicia por tacto y precisión.  

El Golf GTD recurre a la legendaria fórmula de Volkswagen: no es especialmente bueno en nada, pero ha sumando puntos poco a poco. Hablando de puntuación, toca analizar los consumos de su motor diésel de 2,0 litros con 184 CV de potencia. Hace unos años, esta cifra estaba reservada para los propulsores de elevada cilindrada (2,5 o 3,0 litros), que tenían un consumo medio de unos 7,5 l/100 km. Hoy en día, este diésel deportivo se conforma con un gasto de tan solo 5,6 litros. Solo unas décimas más que los discretos propulsores TDI de 100 CV y la diferencias de prestaciones es abismal. Acelera de 0 a 100 km/h en 7,6 segundos y realizan los 400 metros desde parado en 15,5 segundos. Por si lo quieres apuntar: "Cualquier coche que se acerque a los quince segundos en la aceleración el 0 a 400 m corre mucho". En este caso, te dejará con la espalda pegada en el respaldo. Se nota la enorme cantidad de par que tiene. Nada menos que 380 Nm. 

Prueba de la versión familiar del GTD: Volkswagen

Golf GTD Variant

El GTD tiene todo lo que se le exige  un TDI moderno y lo lleva al máximo nivel. Ya desde las 2.000 pm notas la fuerza del motor, y tiene un rodar confortable que filtra bien las irregularidades. En cada cambio de marcha te deleita con un empujón más en la aceleración; desearías seguir cambiando indefinidamente más allá de la sexta... El GTD tira con ímpetu hasta los 230 km/h con un bramido agradable. Lo que no nos ha gustado tanto es que, al arrancar, el elevado par incide demasiado en las ruedas delanteras, que pierden tracción, y esto te obliga a insertar cuanto antes segunda para domar a la bestia. 

Está disponible con caja de cambios manual de seis velocidades o DSG (por un precio extra de 1.930 euros). Esta segunda opción es interesante si sueles conducir muchos kilómetros por ciudad o si te gusta realizar una conducción deportiva, porque es rápida y suave.

Por supuesto, no se puede pasar por alto el tema tecnológico, sobre el que debo decir que el Volkswagen Golf GTD está a la última en el apartado de conectividad. Eso sí, el dispositivo 'Discover Pro' tiene un coste de 1.760 euros. Como ves, estar conectado sale caro. 

Llega el momento de hablar de dinero. Y te sorprenderá saber que el VW tiene un precio final de 32.770 euros. 

Lecturas recomendadas

Buscador de coches