Prueba

Nuevo Opel Cabrio, premium cuatro estaciones

Redacción Auto Bild

21/03/2013 - 00:31

AUTOBILD.ES ha tenido la oportunidad de probar el nuevo Opel Cabrio, un descapotable que llega al mercado con la intención de abrirse hueco entre lo más selecto de la categoría.

AUTOBILD.ES ha viajado hasta Niza y las inmediaciones del Principado de Mónaco para traerte la primera prueba en carretera del nuevo Opel Cabrio. El descapotable alemán supone un paso adelante para la marca, con el que se pretende entrar de lleno en el mercado de los cabrios premium, ofreciendo el mismo nivel de calidad y diseño, pero con unos precios aproximadamente un 30% inferior (unos 10.000 euros) al de algunos modelos con los que se pretende competir como el Audi A5 Cabrio.

El nuevo Opel Cabrio transmite muy buenas sensaciones desde el primer momento. Se ha conseguido un diseño exterior muy atractivo, en el que priman las líneas deportivas sin perder ni un ápice de elegancia. Es bonito, muy bonito, algo a lo que también ayudan los espectaculares diseños de llantas de 20 pulgadas (con neumáticos de 245 mm) que el fabricante alemán está montando en algunos de sus modelos.

Una vez en el interior, la calidad de los materiales es excelente (el cuero inunda el habitáculo) y todos los paneles y revistimientos resultan muy agradables al tacto. Merecen especial atención los asientos ergonómicos y el gran espacio del que disponen los ocupantes de las plazas delanteras (detrás hay, como en todos los descapotables de cuatro plazas, poco espacio para las piernas). 

El maletero ofrece una capacidad de carga de entre 280 y 380 litros dependiendo de si la capota de lona va desplegada o no. Además, el respaldo central de las plazas traseras se puede abatir en dos mitades para que la carga ocupe algo de espacio en esa zona, permitiendo alojar bultos de hasta 1,82 metros de longitud. Durante esta toma de contacto con el nuevo Opel Cabrio, comprobé como entraban sin problemas dos maletas pequeñas y un maletín para un ordenador, incluso con el cubrecapota que delimita el espacio que esta roba al maletero cuando va plegada en su interior.

En la unidad de pruebas, con la mencionada tapicería de cuero, en color marrón, el confort es máximo. Opel ha pretendido hacer un coche que transmita sensaciones de segmento premium y lo ha conseguido totalmente, en cada rincón, como, por ejemplo, con el volante forrado en piel con un grosor del aro sencillamente perfecto.

Resulta un tanto excesivo el despliegue de mandos y botones que hay en el salpicadero. Con la actual moda de centralizarlo todo en controles multimedia (en este caso también hay uno a través de un joystick central), la consola requiere un breve proceso de adaptación hasta que se ubican todos los mandos de forma intuitiva, como también apuntó sobre el modelo mi compañero Gabriel Jiménez en su vídeo del Salón del Ginebra 2013.

Entre los asientos delanteros va colocada la palanca para capotar y descapotar el Opel Cabrio, una operación que se puede realizar por debajo de los 50 km/h y en la que se emplean 17 segundos. El cielo de Niza me recibió con una ligera lluvia que me permitió poner a prueba la estanqueidad de esta capota de lona. Es perfecta y, además, aisla los ruidos acústicos como si de un techo duro retráctil se tratase (con el ahorro de peso que supone con respecto a estos sistemas). Por la tarde pude conducir a cielo abierto por las sinuosas carreteras que bordean la Costa Azul hasta llegar a Montecarlo y la protección aerodinámica en las plazas delanteras es correcta. Incluso con el frescor y la niebla de las montañas que atravesamos se puede conducir descapotado con el ventilador de aire caliente a 'medio gas' y los asientos calefactados conectados.

Nuevo motor 1.6 Turbo para el Opel Cabrio

En el comportamiento del Opel Cabrio destacan dos aspectos: el aplomo del conjunto y la entrega lineal de potencia que ofrece el nuevo motor. En el primer caso, buena culpa de ello se debe a una rigidez un 41% superior al del último descapotable de estas características que ha tenido la marca (además es 23 centímetros más largo que el anterior Astra, mide 4,70 de longitud), un pilar A completamente rediseñado y reforzado y la suspensión delantera desarrollada para el Insignia OPC, lo que también influye en el excelente tacto de dirección. Además, el chasis adaptativo FlexRide ofrece dos modos de funcionamiento: el Tour, más confortable, y el Sport, más deportivo. 

En cuanto al motor, el nuevo bloque de gasolina 1.6 SIDI Turbo Ecotec tiene una potencia de 170 CV y entrega el par máximo desde apenas 1.600 Nm, con una función Overboost con la que se ganan otros 50 para un total de 280 Nm. En la unidad del Opel Cabrio que he probado este motor iba unido a una caja de cambios manual de seis velocidades, con buen tacto y unas relaciones correctas. En algunas horquillas de montaña (de las que normalmente se toman en primera), he dejado que el coche cayese de vueltas y ha salido en segunda sin el menor esfuerzo.

Aunque siempre llevé activado el sistema de parada y arranque automáticos del motor Start-Stop, no he tenido tiempo de comprobar las variaciones de la cifra de consumo oficial de 6,3 litros a los 100 km en diferentes recorridos, algo que podrás leer muy pronto cuando en AUTOBILD.ES hagamos la prueba de larga duración del modelo. 

En el mercado español habrá también otro motor de gasolina 1.4 de 140 CV y dos mecánicas turbodiésel 2.0, con 165 CV, y la nueva estrella Biturbo de 195 CV. Todas ellas se ofrecerán con un único nivel de equipamiento (el máximo), 'Excelence', y sus precios irán desde 29.900 euros para el más accesible hasta 34.600 para el alto de la gama. En el caso de este Opel Cabrio equipado con el nuevo motor 1.6 Turbo de gasolina, estará a la venta desde 31.700 euros con cambio manual y 33.200 con el automático. Habrá disponibles 10 colores de carrocería y otros tres para la capota y llegará al mercado en mayo.

José Armando Gómez (@Joargomez)

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Redacción

Redacción Auto Bild

Redacción Auto Bild

-

Todo sobre

Opel Cabrio Cabrio

Buscador de coches