Prueba

Test 100.000 km Citroën C5 Tourer HDI 140

Emilio Salmoral

28/02/2012 - 10:00

La marca gala se ha hecho famosa por la extravagancia de sus diseños o por su cómoda suspensión, pero no por su fiabilidad. En este test de 100.000 km del Citroën C5 Tourer, el familiar quiere demostrar -y lo hace- lo contrario. Pero, ¿hasta qué punto es fiable?

¿Te acuerdas del anuncio de televisión con el que Citroën lanzaba al mercado esta última generación de su berlina Citroën C5? En el 'spot' aparecían dos tiradores de esgrima, uno francés y otro alemán, vestidos con elegantes trajes que representaban a la perfección su lugar de origen. Tras una intensa lucha entre ambos contrincantes, en el último fotograma se podía leer “inconfundiblemente alemán”, mientras un pequeño texto precedido del típico asterisco de aclaración figuraba en la parte alta de la pantalla y rezaba: “made in France”. 

Así, con este eslogan tan polémico, vio la luz el actual modelo francés. Ahora sometemos a su versión familiar, el Citroën C5 Tourer a nuestro test de 100.000 km. El mensaje que llevaba implícito quedaba bien claro: queridos espectadores, no solo queremos hacernos los simpáticos, sino que nuestro nuevo coche va a destacar por su calidad y fiabilidad. “Audi es el ejemplo a seguir en lo que a calidad se refiere”, anunciaba entonces el director del proyecto, Michel Lejeune. Por esa razón, en la fabricación del Citroën C5 se emplearon estándares de calidad como nunca antes se había hecho. Algo nada habitual para Citroën, que era famosa por su diseño y su técnica... aunque  también por cierta falta de fiabilidad en algunos de sus modelos. Pero las cosas han cambiado definitivamente. 

El Citroën C5 Tourer de nuestro test de 100.000 km es un tipo para fiarse de él y que, además, es capaz de aprobar con buena nota el examen final. Quizá lo mejor de todo sea que lo ha hecho sin dejar de lado su acostumbrada extravagancia y su elegancia. Es decir, ha mejorado sin necesidad de renunciar a sus principios elementales.

Que se trata de un coche elegante y único es algo que hace constar desde el principio el equipo de pruebas. “Resulta atractivo tanto dentro como fuera. Incluso más que el VW Passat Variant o el Audi A4 Avant. Es bastante bonito”, asegura un redactor en la primera de una larga lista de anotaciones.

El sistema de encendido automático de luces ha recibido muchas críticas positivas, al igual que la habitabilidad interior, que ha motivado que todos sus ocupantes se hayan sentido verdaderamente a gusto (también han podido guardar todo su equipaje sin problemas en su enorme maletero).

La suspensión 'Hidractiva 3' es una de las especialidades de Citroën. Funciona de esa manera que tanto gusta a sus aficionados: hace que el coche sea tremendamente blando, como un barco. Con esto no hay ningún problema... si eres un amante del confort. Entonces estarás encantado con la manera de rodar del Citroën C5. El verdadero contratiempo llegó a los 60.276 km, cuando tuvo que pasar por el taller porque algunas piezas de la amortiguación se habían deteriorado demasiado. 

Aparte de eso, el Citroën C5 ha finalizado el test de 100.000 kilómetros sin problemas y de modo fiable... igual que un nipón o un alemán. En la inspección de los 60.000 kilómetros hubo que cambiar los latiguillos de los frenos, un par de luces y, en el kilómetro 62.800, hubo que ponerle nuevas escobillas. Nada fuera de lo común. 

Respecto al motor, el diésel de dos litros trabaja al más puro estilo francés, es decir, con elegancia y en silencio. Además, su consumo medio de gasóleo fue de 7,9 litros y apenas consumió aceite durante el periodo de pruebas. 

La verdad es que con la versión de 140 CV, el conductor no tiene potencia de sobra bajo el pie derecho, pero va suficientemente ágil incluso con la carga máxima de 554 kilos. “Como coche de viaje, el Citroën C5 es genial. El chasis, el motor y el confort... todo es más que correcto”, asegura otro de nuestros redactores. 

Pues sí, era cierto lo que prometía Citroën en su spot de lanzamiento, porque la calidad se nota en cada rincón. Los plásticos parecen muy buenos, los acabados son sólidos y la carrocería aguanta hasta el final. Todo esto queda patente en las fotos que acompañan a este test de duración del Citroën C5 Tourer.

El C5 domina de maravilla las virtudes alemanas y, de entre todos los coches del grupo PSA, es sin duda quien mejor nota obtiene. Los tiempos avanzan y Citroën ha sabido ponerse las pilas hasta el punto de lanzar al mercado un modelo que parezca querer salirse del canon generalista.

Lecturas recomendadas

Todo sobre

Citroën C5 C5 Tourer

Acabados de Citroën C5 Tourer 2008 más populares:

Ver todos los acabados
Todo sobre Citroën C5

Buscador de coches