Prueba

El Smart eléctrico está a punto

Luis Guisado

21/06/2012 - 12:37

El Smart eléctrico llegará a España en 2013 a partir de unos 16.000 euros: se llamará Smart Electric Drive y estará disponible en versión cabrio y coupé. Sus tiempos de recarga, hasta una hora.

La aventura del Smart eléctrico, cuyo nombre oficial es Smart Fortwo Electric Drive, comenzó en 2007, cuando la marca lanzó una pequeña flota de vehículos en Londres. Era el primer paso de un modelo que se hizo ya en un primer momento pensando en este tipo de energía.

 

La tercera generación del Smart Fortwo Electric Drive saldrá a la venta en algunos países europeos ya mismo, aunque a España tardará en llegar. Lo hará con el 'restyling' que se presentó en el Salón de Ginebra 2012 y será en enero de 2013 con unos precios que rondarán los 15.900 euros para el coupé y 2.500 euros más el cabrio (a esto habrá que añadirle el IVA), aunque aún están por confirmar.

 

El Smart eléctrico cuenta con un pequeño motor de 35 kW (47,6 CV) y puede alcanzar picos de 55 kW (74,8 CV). Por  cierto, digo pequeño por tamaño, ya que ‘abulta’ lo mismo que dos motores de lavadora. Lo que sí es un poco más grande es la batería de iones de litio. Va situada debajo de los asientos y pesa 175 Kg. Si te preguntas por la autonomía, ha subido con respecto a la anterior generación: de 135 km pasa a 145.

 

En cuanto a la carga, Smart ha trabajado duro. El tiempo de ‘llenado’ de la batería es de siete horas en un enchufe convencional, de seis si instalas su sistema de carga denominado ‘Wallbox’ y de tan solo una hora si optas por el sistema rápido que cuesta unos 2.000 euros.

 

El Smart Fortwo Electric Drive ha mejorado bastante con respecto al Smart eléctrico 2009 que, si te soy sincero, no me gustaba nada: hacia demasiado ruido y andaba muy poco. Ahora han trabajado la insonorización y el agrado de uso, además de las prestaciones: 125 km/h de máxima te permiten moverte por cualquier carretera con seguridad y sin crear embotellamientos. Además, llegará un Smart Brabus eléctrico que tendrá un mejor rendimiento.

 

Antes de ponerme al volante, un ingeniero me insistía que era divertido de conducir. Algo que por otra parte dicen todos, aunque se refieran a un Kia Carnival. En este caso, reconozco que es verdad. Tiene una salida fulgurante desde parado y, como las baterías están colocadas de manera que bajan el centro de gravedad, tiene una pisada aplomada y una dirección que se nota algo más directa de lo normal, aunque es la misma de los modelos normales, al igual que los frenos o las suspensiones. Solo los muelles se han retocado un poco para ajustarlos al mayor peso del coche: unos 900 kilos.

 

Si te interesa el Smart eléctrico, la marca dará varias opciones de compra. Por un lado puedes comprar el coche y la batería, aunque también puedes optar por el Sale&Care. Se trata de un modo de alquiler de la batería que cuesta 65 euros al mes. Firmas un contrato de 10 años y la marca te asegura que durante ese periodo no disminuye el rendimiento y si tienes algún problema te la cambian o te dan un coche de sustitución para que no te quedes parado. Por último, el mantenimiento: cada 20.000 km o un año es una cifra normal, pero este modelo tiene una ventaja: las revisiones serán un 30 por ciento más baratas, ya que no tendrás que cambiar aceite ni revisar niveles.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches