Prueba

Coches 4x4

  Prueba del Skoda Scout 2.0 TDI de 150 CV

8

Enrique Trillo

23/05/2017 - 10:47

¿Necesitas un SUV pero no quieres aceptarlo?

Seguramente muchos piensen que el Skoda Scout 2.0 TDI que hemos probado no es para España. Aquí los familiares no encajan, generalmente hace buen tiempo y no se considera necesaria la tracción total. Además, una estética campera no es ni práctica ni necesaria. Si eres de los que piensan así, te aseguro que opinamos completamente lo contrario. Para empezar, los familiares son una opción mucho más dinámica y agradable de conducir que otros segmentos que ofrecen una capacidad de carga similar, como los monovolúmenes o SUV grandes. Eso, bajo mi punto de vista, ya es básico. Y en el caso concreto del Scout te aseguro que se comporta de manera ejemplar en zonas reviradas, apoyado en una suspensión que no compromete el confort y aporta suficiente firmeza para evitar excesivos balanceos. Si a ese buen dinamismo le sumas la seguridad y plus de tracción que aporta la tracción integral, la cosa va quedando cada vez más clara, porque este Scout de segunda generación monta la quinta evolución del sistema con embrague Haldex, cuyas capacidades agradecerás más en carretera con baja adherencia que en los caminos. No es que vaya mal en campo, porque la suspensión es 31 milímetros más alta que la de un Octavia Combi (la altura libre al suelo es de 171 mm en total) y la carrocería cuenta con protecciones para que la pintura no se vea dañada. Pero este modelo no está pensado para superar grandes dificultades fuera del asfalto, sino que encaja más en una estación de esquí o en una recóndita cala que solo tú conoces y es perfecta para hacer surf. 

nuevo Skoda Scout
nuevo Skoda Scout

Lógicamente su amplio interior viene perfecto para este tipo de actividades, no solo por su gran maletero de 610 litros (es la misma que la del Octavia Combi normal, porque la tracción integral no le resta espacio), que se sitúa muy por encima de toda su competencia, sino por sus soluciones tan sencillas como prácticas (véase la alfombrilla reversible) que te hacen la vida más fácil en el día a día.

De las tres motorizaciones disponibles este Scout 2.0 TDI de 150 CV de la prueba es el que seguramente se lleve la mayor parte de las ventas, ya que ofrece empuje de sobra, un consumo bastante contenido y un precio de compra 2.400 euros inferior respecto a la versión de 184 CV.

nuevo Skoda Scout trasera
nuevo Skoda Scout trasera

A diferencia del resto de mecánicas que completan la gama, este turbodiésel de 150 CV va unido a un cambio manual de seis velocidades. El funcionamiento de esta caja de cambios es más que correcto, su palanca de cambios –decorada específicamente en este modelo, al igual que el volante, con el logotipo Scout- tiene inserciones precisas y recorridos no demasiado largos. Además, el escalonamiento entre marchas es acertado. No obstante, tras haber probado también la versión tope de gama con cambio DSG de doble embrague y siete velocidades, creo que a este Skoda Scout 2.0 TDI de 150 CV, sin duda, la transmisión DSG también le iría como anillo al dedo. Sí, eso encarecería el precio de acceso a la gama, pero el cliente lo acabaría agradeciendo.

Este 2.0 TDI entrega la potencia con mucho brío, pero hasta que supera las 2.000 vueltas no saca todo su carácter. Casi desde parado notas que tienes ganas de hacerlo bien, pero cuando rebasas esa barrera es cuando demuestra todo su genio. Esto se explica porque su cifra máxima de par la entrega a partir de las 1.750 rpm, lo cual le ayuda a lograr unas prestaciones que no están nada mal para un vehículo de su categoría, que pesa 1.526 kilos. Acelera de 0 a 100 km/ en 9,6 segundos (la cifra oficial es de 9,1 s), recupera de 80 a 120 km/h en 9,8 segundos, así que los adelantamientos son para él una asignatura para la que no le hace falta estudiar, y su velocidad máxima es de 207 km/h. Además, logra un consumo real que no está mal para un coche con tracción 4x4: 6,4 l/100 km.

Nuevo Skoda Scout 2014

En cuestiones prácticas, tras probar el Skoda Scout 2.0 TDI, creo que solo te puede dar alegrías. Ofrece un interior más amplio y espacioso que cualquiera de sus rivales, con una calidad de acabados con vocación premium, que convence nada más verla y tocarla. En la segunda fila tus acompañantes pensarán que van sentados en un coche del segmento superior.

Una vez que te pones al volante compruebas que es un coche con buenas capacidades ruteras y si te escapas del asfalto como yo he tenido ocasión de realizar en esta primera toma de contacto, disfrutas de un coche que te permite casi tantos ‘lujos’ como cualquiera de los SUV que tan de moda están últimamente. Los culpables de esa buena respuesta son, por su puesto, la tracción integral con embrague Haldex de quinta generación, el mismo que ya se estrenó hace unos meses en el Skoda Yeti, y una altura de suspensión 31 milímetros superior a la de un Octavia normal.

nuevo Skoda Scout arrastre
nuevo Skoda Scout arrastre

El Scout es un coche que siempre ha tenido su mercado y se posicionaba como la mejor alternativa de una berlina familiar con aptitudes camperas, ya que su competencia se posicionaba en un escalón más premium y, por tanto, con un precio mucho menos accesible. El problema ahora para el Scout es que en su casa madre, Volkswagen, han seguido su ejemplo y acaban de lanzar sendos modelos con similar aspiración: el Volkswagen Golf Alltrack y el Seat León X-Perience. Personalmente creo que el modelo checo está un pasito por delante por calidad y, sobre todo, por amplitud. Además, los responsables de la marca en España, consideran que hay hueco para todos y que estos nuevos lanzamientos no tienen por qué afectar a la buena marcha del nuevo Skoda Scout.

Como conclusión de esta prueba, me quedo con que el Skoda Scout 2.0 TDI de 150 CV es más que recomendable. Lógicamente, con el diésel de 184 CV irás mucho más desahogado y, además, declara un consumo idéntico (aunque seguramente en condiciones normales sea mayor). Pero 2.400 euros es una diferencia lo suficientemente importante como para pensárselo. Lo que sí debes tener en cuenta es que el modelo de acceso a la gama es manual y el de 184 CV viene de serie con DSG. Por este motivo no le doy una mejor nota.

Conclusión

Lo mejor

Usabilidad fuera del asfalto, buena imagen y buen precio

Lo peor

Quizá tiene algún balanceo más de lo normal, bajos del motor

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Enrique Trillo

Enrique Trillo

Dame un coche, un circuito, barra libre y no necesito nada más en la vida.

Škoda Scout 2.0 TDI 150CV 4WD
  • Tipo de Motor

    Normal

  • Cilindrada

    1.968 cc

  • Par motor

    340 Nm /3.000 rpm

  • Potencia

    150 cv /4.000 rpm

  • Cambio

    Manual

  • Tracción

    Integral

  • Capacidad maletero

    1740.00 L

  • Aceleración 0-100

    9,1 s

  • Velocidad máxima

    207 km/h

  • Consumo oficial

    6,1/4,6/5,1 l/100km

  • Precio

    31.080

  • Garantía

    2 Años

  • Tipo de combustible

    -

Ver otros acabados de Škoda Scout Todo sobre Škoda Scout

Buscador de coches