Prueba

Prueba nuevo Skoda Scout: versatilidad al cuadrado

Raúl Salinas

29/12/2014 - 10:26

Una buena opción para hacer campo 'suave'

En 2007 apareció el que entonces se denominaba Skoda Octavia Scout, modelo que en 2009 recibió un restyling. Ahora llega la segunda generación del Skoda Scout. Así es su nomenclatura actual, aunque sigue siendo un derivado más campero del Octavia Combi.

Hace falta pensar un poco para descubrir qué más puede necesitar el nuevo Skoda Scout para convertirse en uno de los coches más versátiles y eficaces del mercado. Disponible únicamente en versión familiar, la versión Scout del Skoda Octavia, suma además de la tracción integral, una estética todoterreno atractiva, consiguiendo una imagen más robusta y poderosa. En esta primera prueba voy a ver de qué es capaz.

Pero antes de entrar en materia técnica, un producto como el Skoda Scout 2014 tiene que entrar por los ojos. Los cambios en el exterior son numerosos. El paragolpes delantero es de nuevo diseño y está fabricado con molduras sintéticas pintadas en negro, con aplicaciones plateadas en la parte inferior. Los faros antiniebla delanteros también son nuevos. En el lateral encontramos nuevas molduras de protección en plástico sin pintar, que recorren los pasos de rueda. En la parte trasera se utiliza la misma fórmula de delante. La altura al suelo en el Skoda Scout aumenta en 31 mm respecto al Skoda Octavia Combi, alcanzando los 171 mm. Las llantas también son de nuevo diseño, con cinco palos y 17 pulgadas. Todo el conjunto ofrece un nivel de distinción muy interesante respecto al resto de la gam,a y si te gusta el Octavia, el nuevo Skoda Scout te va a gustar.

nuevo Skoda Scout
nuevo Skoda Scout

Interior del nuevo Skoda Scout

Dentro recibe un tapizado exclusivo en tela marrón y, de manera opcional, de cuero y Alcántara, disponible en dos combinaciones de colores: negro y marrón. Además, numerosos logos con la palabra 'Scout' se pueden encontrar en el habitáculo. Las cotas interiores se mantienen invariables respecto al Skoda Octavia Combi. Hay espacio de sobra dentro: cinco pasajeros podrán viajar cómodamente en su interior. Donde también va sobrado el nuevo Skoda Scout es en el maletero: ¡610 litros y 1.740 con los asientos traseros abatidos! Enorme.

Hasta ahora tenemos una estética todo terreno, mayor altura al suelo y un interior que mantiene las excelentes cotas del resto de la gama. ¿Pero qué más ofrece el nuevo Skoda Scout? Sin duda la principal novedad es la tracción integral con el embrague Haldex-5 de última generación. Este sistema permite enviar la potencia a cada rueda según las necesidades de tracción en cada momento. Respecto al anterior sistema, este consigue ahorrar 1,4 kg en la báscula, una ayuda para conseguir restar los 29 kilos que adelgaza esta generación del Skoda Scout. Junto con el bloqueo electrónico del diferencial, permite al Skoda Scout salir airoso de las situaciones más complicadas.

El nuevo Skoda Scout está disponible con tres motorizaciones: un motor de gasolina de 1.8 litros TSI con 180 CV y dos diésel de dos litros de cilindrada, con 150 CV, cambio manual de seis velocidades y un consumo medio de 5,1 litros y la novedad más destacada, la incorporación por primera vez, de la versión de 184 CV, cambio DSG y tracción integral a la vez. Durante la presentación a orillas del Rio Elba, cerca de Hamburgo, he podido probar las dos versiones más potentes.

Al llegar, mi primera elección es clara: el TDI más potente. Con 184 CV, un par de 380 Nm disponibles desde las 1.750 revoluciones, cambio de doble embrague DSG y tracción integral, promete y mucho. En AUTOBILD.ES ya hemos probado el Skoda Octavia varias veces, por lo que no voy a perder mucho tiempo en explicarte la calidad de los materiales en el interior o la habitabilidad: no varía respecto al resto de la gama y sigue siendo muy buena. Mi pequeña maleta de mano y la de mi copiloto, se ven casi ridículas en el enorme maletero de 610 litros de capacidad.

Arranco el motor y, tras configurar el sistema de navegación, coloco la palanca de cambios en D y arranco. El coche se comporta, en general, como un Skoda Octavia Combi normal. Es difícil percibir a sus mandos los tres centímetros extra de altura respecto al suelo. El motor es suave de funcionamiento y el cambio lo regula de manera óptima. Quizás por ponerle un pero, las ganas de ahorrar y el enorme par disponible, hacen que el cambio siempre busque circular a muy bajas vueltas y a veces, esta configuración se pasa y provoca una ligera vibración, sobre todo circulando a muy baja velocidad. Acelero a fondo y los 182 CV responden de manera instantánea, apenas noto entrar al turbo y la aceleración es constante desde muy bajas vueltas. Alcanzo los 100 km/h en 7,8 segundos, una cifra nada despreciable.

La ruta nos lleva a un camino de tierra y adoquines donde la suspensión está obligada a trabajar duro. No sufre para nada en ningún momento y es capaz de filtrar bastante bien todas las irregularidades que va encontrando. El extra de altura tampoco le resta capacidad dinámica y, pese a que el Skoda Scout nunca va a pretender ser un deportivo, puede ir rápido por curvas sin sufrir un exceso de balanceos.

Toca cambiar de coche y me voy de cabeza a por el TSI de 180 CV. El Skoda Scout 2015 con este motor se transforma, es más refinado. Las ventas de este modelo en España van a ser anecdóticas, pero quería comprobar las diferencias entre uno y otro, además de ver cómo se comporta un vehículo de estas características con un potente motor de gasolina.

Las sensaciones han sido muy buenas. El motor va muy bien, tira con fuerza y tiene un comportamiento mucho más silencioso y refinado. Las vibraciones del nuevo Skoda Scout desaparecen a cualquier régimen, y el sonido que nos llega al interior nada tiene que ver con el diésel. El consumo no es desorbitado, según la marca la media se queda en 6,9 litros, pero en la realidad es difícil bajarlo de ocho. Respecto a los poco más de cinco litros que se 'chupa' la versión diésel con la misma potencia, la decisión al final depende de tu tipo de conducción. A mi, la cabeza me pide el diésel, pero con el corazón me quedaría con el gasolina. Difícil elección.

Debo decir que en conducción off-road este Skoda sorprende, ya que es capaz de salir airoso de situaciones complicadas y sus medidas permiten cierta libertad en campo. Pero tampoco quiero excederme en este apartado, incluso desde Skoda comentan que prevén que muy pocos Scout, por no decir ninguno, pise jamás una trialera o una pista de montaña complicada.

Equipamiento nuevo Skoda Scout

En cuanto al equipamiento, el Skoda Scout busca posicionarse como una alternativa más emocional dentro de la gama, algo similar a lo que ocurre con el Skoda Octavia RS. Es por ello que equipa muchos sistemas de ayuda a la conducción y de confort: faros de xenón, navegador, climatizador, llantas de 17 pulgadas, etc.

El Skoda Scout lleva con nosotros desde 2007, y en esta nueva generación da un salto de calidad importante, como ya pasara con el Octavia. Mucha tecnología disponible, un buen equipamiento, mucho espacio y un eficiente sistema de tracción integral. Un coche muy versáti,l perfecto para escaparte con él a esquiar o de excursión con los niños. Los primeros pedidos podrán realizarse en septiembre y se espera que las primeras unidades lleguen a finales de octubre.

Skoda estima que venderá unas 1.000 unidades al año del Scout, lo cual representaría un 30% de las ventas totales del Octavia Combi.

En mayo de 2015 llegará una versión de acceso a la gama equipada con motor 1.6 TDI de 110 CV y cambio manual de cinco velocidades. 

Precios del Skoda Scout :

Skoda Scout 2.0 TDI 150: 30.650 euros

Skoda Scout 1.8 TSI 150: 32.150 euros

Skoda Scout 2.0 TDI 184: 33.050 euros

A esta tarifa se le pueden descontar 5.000 euros, que corresponden a la promoción de lanzamiento, el Plan PIVE 6 y la reducción por financiar el vehículo con la financiera de la marca. Así que el Skoda Scout de segunda generación está disponible desde 25.650 euros.

En nuestro comparador de seguros hemos calculado lo que costaría asegurar un Skoda Scout 2.0 TDI de 150 CV. Para calcular el precio, tomamos como referencia un hombre de 30 años, con 10 de antigüedad de carné y sin siniestros, que vive en Madrid, utiliza el coche a diario, aparca en un garaje colectivo y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, el seguro a todo riesgo más asequible lo ofrece Direct Seguros, por 450 euros.

Este coste podría ser menor si optas por una póliza a todo riesgo con franquicia. En este caso, la más barata sería también la de Direct. Cuesta 236 euros con franquicia de 280 euros.

 

Hemos probado 1 versión del Škoda Octavia

Lecturas recomendadas

Rivales del Škoda Octavia

Buscador de coches