Prueba

Prueba: Skoda Karoq 2017. Al volante del sucesor del Yeti

03/08/2017 - 11:51

El nuevo Skoda Karoq destierra las formas de su antecesor, el Yeti, y estrena nueva carrocería con identidad propia. Nosotros ya nos hemos puesto al volante. Prueba: Skoda Karoq 2017.

Lleva la típica parrilla Skoda, flanqueada por faros rasgados, que curiosamente, dan la sensación de ser más anchos que los de su hermano mayor, el Skoda Kodiaq. En comparación con el Yeti, el nuevo Karoq es más imponente, y ha crecido 16 centímetros a lo largo, hasta los 4,38 metros. En anchura y altura, sus cotas se asemejan a las del Seat Ateca, con el que comparte plataforma y tecnología. En el interior veo varios paralelismos con el Kodiaq, como el infotainmet o sistemas de conectividad como el botón de llamada de emergencia. El maletero es muy generoso: cubica desde 521 hasta 1.810 litros.

VIDEO: ¡Aquí tienes al Skoda Karoq en acción!

El cockpit podrá ser digital con hasta cuatro apariencias distintas, el navegador se maneja a través de una gran pantalla de 9,2 pulgadas. La calidad percibida es correcta. Una cosa que me ha gustado especialmente son sus asientos: el mullido es firme y cómodo a la vez, y no agota ni en viajes largos. Pagando un extra podrás adquirir el sistema Vario Flex para la segunda fila: tres asientos que se regulan individualmente y hasta se pueden desmontar. Los motores serán diésel de hasta 150 CV, aunque le seguirá uno de 190, y dos de gasolina. De serie vendrá con tracción delantera, la integral costará un extra.  

El Karoq se conduce con facilidad, el ruido del motor está muy bien aislado y es bastante equilibrado, aun cuando el modelo de preserie que he podido probar aún no tiene los ajustes finales. Aunque tenga un tarado suave, pasa por curvas con aplomo y cierta agilidad, apoyado en una dirección rápida y precisa.Me ha parecido especialmente confortable por asfalto irregular, con una gran capacidad de absorción. Mientras el Ateca tiene un tarado enfocado a la deportividad, el Karoq parece preferir la suavidad y el rodar confortable. Sí he notado que la zaga a veces rebota más de lo deseado, pero Skoda promete que limará este detalle de cara al lanzamiento del modelo, en noviembre de este año. Opcionalmente ofrecerá, además, un chasis con regulación electrónica.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches