Prueba

Seat Leon ST FR 2.0 TDI vs. Skoda Octavia Combi RS 2.0 TDI

Seat Leon ST FR 2.0 TDI vs. Skoda Octavia Combi RS 2.0 TDI

Luis Meyer

18/05/2014 - 09:59

Son dos familiares, pero aquí no vamos a hablarte de espacio interior, flexibilidad, consumos ni capacidad de carga. Los modelos comparten motor diésel y 184 CV, y prometen diversión al volante. Vamos a comprobar si es cierto.

Hasta ahora, la diversión en familia era terreno del Skoda Octavia RS (29.170 euros). Ahora, Seat aspira a su trono con el Leon ST FR (26.760 euros). Y la verdad es que no le faltan argumentos

¿Quieres ver al Octavia RS en acción? Pincha aquí.

Seamos sinceros. El planteamiento de esta comparativa no es muy apasionante ¿El motivo? Sobre el papel son coches diésel de orientación familiar, prácticos y espaciosos, con consumos contenidos y precios de partida relativamente accesibles al gran público. Sobre el papel. Porque aportan un poco de picante al diseño, y otro poco al comportamiento, para que papá disfrute al volante en los viajes en familia.      

Lo cierto es que el español tiene un comportamiento en curva menos enérgico, aun cuando su dirección progresiva transmite sin artificios lo que pasa en la carretera con su acertada desmultiplicación, sus eje delantero tiende más a subvirar que en el Skoda y su voluntarioso ESP. Las llantas de 18 pulgadas del Leon son opcionales, y gracias a la eficaz amortiguación adaptativa no llegan a penalizar el confort.       


Los dos comparten el mismo motor de cuatro cilindros en línea turbo de 184 CV, un poco más elástico en el Octavia puesto que la potencia máxima la entrega entre 3.500 y 4.000 vueltas, y el Leon tiene el pico fijado en las 4.000.   

Comparten incluso caja de cambios con la misma desmultiplicación, y ambos entregan sus poderosos 380 Nm con mucha uniformidad  de forma estable gracias a sus sofisticados ejes traseros multibrazo pero, con todo, hay diferencias en la respuesta de estos dos modelos.

El español tiene un tarado decididamente rígido, y el Skoda también lleva un ajuste de chasis deportivo, pero sin embargo es capaz de filtrar mejor las irregularidades. Si a esto añadimos unos frenos más potentes, unos asientos perfectamente contorneados y un paso por curva sin apenas balanceos, finalmente el Skoda responde con más alegría y eficacia en curvas.

Esto no quiere decir que el Seat Leon no cumpla como coche familiar con tacto deportivo. Su tarado rígido también lo convierte en un coche estable en curva, y gracias a una longitud algo más reducida transmite mayor sensación de agilidad al conductor. Eso sí: el Skoda tiene un interior algo más desahogado y por tanto es un poco más práctico a la hora de llevar mucho equipaje. Aunque eso no es lo más importante en estos modelos… ¿O sí?    

Lecturas recomendadas

Buscador de coches