Prueba

Renault Mégane CC, ¡a disfrutar!

Raul Salinas

25/08/2014 - 13:40

Este Renault Mégane CC es un chico de carácter tranquilo que te puede acompañar en tus vacaciones. ¿Su mayor virtud? Conseguir que conducir un descapotable sea una experiencia. En esta prueba te explico por qué.

Si piensas que comprar un descapotable es adquirir un coche deportivo, siento decirte que estás equivocado. Son vehículos que te transmiten otro tipo de experiencias de conducción, la de viajar disfrutando del paisaje y el viento. Aquí entra en juego el Renault Mégane CC (Coupé-Cabrio). Es un práctico descapotable que, gracias a su techo duro, puedes usarlo durante todo el año. En el duro invierno irás protegido por su capota metálica y al llegar la primavera te encontrarás con un convertible que te permitirá disfrutar de los primeros rayos de sol.

Otro detalle de este Renault: deja atrás esos prejuicios de los años 90 que decían que los cabrios no podían llevar un motor diésel. En este caso, te encontrarás el conocido bloque dCi de 1,5 litros que, con 110 CV, no exhibe grandes prestaciones, pero sí consigue que el consumo medio sea bastante contenido. Por supuesto, utiliza la tecnología Start-Stop y he obtenido un gasto durante esta prueba de 5,2 l/100 km. ¡Ojo! Este dato es muy bueno, ya que no tienes que olvidar que este Renault Mégane CC tiene un peso de 1,5 toneladas fruto, sobre todo, del peso extra que aporta todo el sistema electrohidráulico de la capota más los obligados refuerzos de la carrocería.

Hablando del techo, tendrás que acostumbrarte a los crujidos del mismo cuando pases por zonas algo bacheadas o tengas que subir una pequeña acera al acceder a un garaje. Al no llevar una carrocería cerrada, la resistencia a la torsión es mucho menor. Este defecto es menos evidente en productos de otras marcas.

Puro placer de conducción bajo el sol

Pero lo que más me ha gustado del Renault Mégane CC es conducirlo. Arrancarlo por la mañana, replegar la capota y comenzar disfrutar del buen tiempo. Renault ha hecho un gran trabajo con el aislamiento aerodinámico. En este coche podrás viajar a 120 km/h y mantener una conversación con tu acompañante con total tranquilidad. El Coupé-Cabrio es de ese tipo de coches que se disfrutan con pausa y con cada viaje que haces comienzas a valorar más a este sencillo cabrio. Está claro que el Renault Mégane CC no es tan llamativo como un roadster de dos plazas, pero resulta mucho más práctico. En él puedes tener un buen nivel de confort si viajas por autopista y la suspensión no machaca tu espalda. Por otro lado, a los padres primerizos le gustará saber que las plazas traseras disponen de anclajes Isofix para las sillitas.

Por cierto, el equipamiento de serie del acabado GT Line es muy completo. No falta el climatizador o las llantas de 17 pulgadas. Pero si quieres redondearlo, no olvides el navegador.

Conclusión

No todos los descapotables tienen que ser deportivos y aquí viene el Renault Mégane CC para demostrarlo. Se trata de un práctico coche con capacidad de cuatro plazas que lo puedes usar en invierno y, al llegar el buen tiempo, puedes recoger su techo metálico y disfrutar del sol. Además, utiliza un motor diésel de 110 CV con un consumo medio muy ajustado. Si no tienes mucha necesidad de espacio interior, sueles viajar solo o con tu pareja y te quieres dar un capricho... ¡Puede que este Renault sea lo que estás buscando!

Renault Mégane GT Line dCi 110 EDC
  • Tipo de Motor

    Normal

  • Cilindrada

    1.461 cc

  • Par motor

    260 Nm /1.750 rpm

  • Potencia

    110 cv /4.000 rpm

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Delantera

  • Capacidad maletero

    417.00 L

  • Aceleración 0-100

    13,2 s

  • Velocidad máxima

    190 km/h

  • Consumo oficial

    5,7/4.2/4,8 l/100km

  • Precio

    34.000

  • Garantía

    2 Años

  • Tipo de combustible

    -

Ver otros acabados de Renault Mégane Todo sobre Renault Mégane

Buscador de coches