Prueba

Prueba radical: BMW M4 Competition

Luis Meyer

10/08/2016 - 18:23

Sube la potencia, modifica el chasis, cambia llantas y neumáticos y retoca el autoblocante. En esta prueba radical en circuito del BMW M4 Competition demostramos por qué esta variante del M4 merece la pena.

El paquete Competition es una modificación del BMW M4 que cuesta, en Alemania, 7.300 euros. No es poco, pero lo cierto es que lo que da cambio es mucho, y merece la pena. Lo comprobamos al volante. Prueba radical: BMW M4 Competition.

Para empezar, la potencia sube a 450 CV, lleva un chasis adaptativo con un nuevo ajuste, un autoblocante modificado, nuevas llantas de 20 pulgadas con diseño GTS, escape deportivo en cromado negro y unos asientos deportivos excepcionales, en los que el conductor se siente claramente más bajo y mejor sujetado.

VÍDEO: No te pierdas al BMW M4 GTS en circuito. ¡Qué sonido!

De acuerdo que 19 CV extra generados electrónicamente generados no son un mundo. Pero en el BMW M4 suponen más de lo que puedas pensar. Para empezar en la respuesta: mientras en el M4 original da toda la fuerza casi desde el ralentí, aquí hay que esperar a las 2.500 vueltas para que exploten los 550 Nm, y cambio se mantienen más tiempo en la zona alta del cuentavueltas. 

Y lo cierto es que este biturbo se siente ahora más poderoso que antes, y a 5.000 revoluciones recuerda a aquellos portentosos atmosféricos de antaño. Una impresión que constatan las mediciones: con 4,0 segundos para pasar de 0 a 100 km/h y 12,9 para llegar a los 200, el modelo Cmpetition es cuatro décimas más rápido que el modelo en que se basa.

M4 Competition

También frenan mejor sus frenos cerámicos: gracias a que lleva gomas 10 milímetros más anchas, ahora de detiene un metro antes desde los 100 km/h. 

El M4 sigue siendo un coche que centra su comportamiento en la zaga y en el control de los sobrevirajes. Pero gracias a los neumáticos, el chasis y el autoblocante, ahora su comportamiento brilla aún más, o lo que es lo mismo: es más fácil de llevar y avisa antes de cuándo llega a su límite. Nos ha encantado su dirección de tacto firme con tres grados de dureza. 

M4

Para acabar, otros dos detalles: ahora el sonido es algo más rabioso y ruidoso (perfecto para quienes buscan aún más deportividad) gracias al nuevo escape. Y en el uso diario, aun con la nueva configuración, no ve mermado el confort. Sin olvidar que hablamos de un M4, claro, siempre con un tarado firme enfocado a la eficacia más que a realizar viajes largos por carretera.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches