Prueba

Prueba: Porsche 911 GTS (2017)

Luis Meyer

09/05/2017 - 09:20

Coger la quintaesencia del 911 y elevarla a la enésima potencia. En esta prueba del Porsche 911 GTS (2017) hemos comprobado una cosa: posiblemente, este sea uno de los Porsche de calle más eficaces de la historia

Nuestra unidad de pruebas costaba cerca de los 150.000 euros. ¿Resultado? Un Carrera convertido en algo así como una obra de arte: ruedas posteriores direccionables, amortiguadores regulables, y el ensanchamiento detrás. Nos hemos puesto al volante de esta maravilla. Prueba: Porsche 911 GTS 2017.

Pues sí: la zaga del Porsche 911 GTS recuerda al superdeportivo Porsche GT3 y al mismo tiempo mantiene la elegancia de un Porsche 911 convencional. Para comprobar de lo que es capaz, nos hemos ido al circuito de Contidrom. Y queda entre los superdeportivos: con un tiempo por vuelta en torno a un minuto y medio, se hace con el puesto seis.

A esto ayuda su motor 3,0 litros de 450 CV biturbo. Es un seis cilindros bóxer que empuja con toda la fuerza de sus 550 Nm de par, y que integra una función launch control específica, llamada Sprintart. Lo cierto es que este motor turbo nos ha dejado impresionados por cómo estira. En lugar de claudicar en la zona alta del cuentavueltas, llega sin inmutarse por encima de las 6.000 revoluciones. 

VIDEO: Aquí tienes el 911 GTS... ¡Al límite!

Desde muy pronto ya tienes toda la fuerza disponible, suena contundente y orgánico y la reacción al pedal del acelerador es absolutamente espontánea. Otra cosa importante: el GTS se pega al asfalto más que cualquier 911 normal. La aerodinámica mejorada, con un alerón que emerge hasta ponerse casi vertical, vías ensanchadas y neumáticos de superficie especial le dan una estabilidad en curva que no es de este mundo. El 911 GTS se deja dirigir con absoluta limpieza y fluidez. La dirección varía su respuesta y dureza en función de la velocidad: entre directa y telepática. Para redondear el conjunto (y los giros), la zaga permite deslizamientos muy controlados.

Los frenos de aleación cerámica resisten vuelta tras vuelta sin estresarse, y la única pega es que la unidad de pruebas llevaba neumáticos de calle en vez de competición. No porque no proporcionen un agarre excepcional, sino porque en circuito los hemos calentado demasiado y eso, a la larga, provoca que pierdan grip. Pero para un uso en carretera abierta son, sencillamente, perfectos.

¿Buscas un deportivo que se ajuste a ti? Encuéntralo en nuestro recomendador. 

Lecturas recomendadas

Buscador de coches