Prueba

Prueba del Peugeot 308 2017: el león está al acecho

Javier Leceta

14/06/2017 - 19:40

Descubre en esta prueba del Peugeot 308 2017 los puntos fuertes del modelo francés. Una alternativa que debes tener muy en cuenta.

Las montañas de Baviera (Alemania) han sido el lugar elegido para esta prueba del Peugeot 308 2017. El nuevo modelo francés, que llegará al mercado a partir de septiembre (algunos motores estarán disponibles unos meses más tarde), contará con seis acabados y dos carrocerías: hatchback y familiar (Peugeot 308 SW 2017). ¿El precio del Peugeot 308 2017? Desde 15.850 euros la versión normal, y 16.650 la familiar (incluido un descuento promocional de 4.000 euros).

VÍDEO: Así es el Peugeot 308 SW

 

La primera novedad del Peugeot 308 2017 afecta a su estética. Tal y como puedes ver en la galería superior, el nuevo 308 se actualiza y muestra una apariencia atractiva. Estrena capó de líneas más afiladas, paragolpes (hay una versión para los niveles Access, Active y Allure, y otra para los GT Line, GT y Gti), una calandra calandra vertical presidida por el logo del león y leds integrados en los proyectores (solo las versiones superiores, GT Line, GT y Gti cuentan con alumbrado full led). Las luces traseras permanecen iluminadas permanentemente como seña de identidad del modelo, y la carcasa de los pilotos de la variante Hatchback se ha oscurecido para reforzar su dinamismo.

Una vez sentado en el puesto de conducción me encuentro con otra de las grandes novedades del 308: el nuevo Peugeot i-Cockpit incluye ahora una pantalla táctil capacitiva de 9,7 pulgadas (a partir de la versión Active) que controla, entre otras funciones, el climatizador (es fácil de manejar pero sigo prefiriendo las ruletas convencionales, ya que distraen menos) y el navegador 3D con sistema de reconocimiento vocal y conectado TomTom Trafic. Éste es capaz de duplicar la pantalla de cualquier smartphone gracias a su función Mirror Screen. En cuanto a la calidad de los acabados es buena, siempre teniendo en cuenta que no estamos hablando de un modelo premium.

 

Peugeot 308 2017 interior

Los sistemas de ayuda a la conducción son otro de los puntos fuertes del Peugeot 308 2017 de esta prueba. Entre los asistentes más destacados, heredados todos ellos de sus hermanos SUV Peugeot 3008 y 5008, se encuentran la frenada automática de emergencia, que detecta otros vehículos en movimiento hasta 140 km/h, vehículos detenidos hasta 80 km/h y peatones por debajo de 60 km/h (el sistema no funciona con bicicletas, motos, animales y objetos situados en la calzada); la alerta activa de cambio involuntario de carril, que es capaz de corregir la trayectoria del coche entre 65 y 180 km/h (si el conductor quiere conservar la trayectoria inicial, solo tiene que mantener la presión sobre el volante para el asistente deje de actuar); el sistema de reconocimiento de las señales de límite y recomendación de velocidad (el conductor puede elegir adaptar el límite de velocidad del vehículo al de la señal de tráfico); y un sistema de asistencia al aparcamiento equipado con una cámara posterior de 180º que permite ver el entorno del vehículo e incluso estacionar de forma automática en línea y en batería.

Motores del Peugeot 308 2017

Pero antes de meterme de lleno en la prueba del Peugeot 308 2017 permíteme que te hable de la última -y, desde luego, no por ello menos importante- gran novedad del modelo galo, sus motorizaciones. El nuevo Peugeot 308 contará con una amplia gama de motores gasolina y diésel, algunos de ellos completamente nuevos.

En el caso de los bloques gasolina (PureTech de 110 y 130 CV, y THP de 205 CV), la estrella será la nueva generación del 1.2 PureTech 130 S&S de cuatro cilindros e inyección directa, que mejora sus prestaciones y reduce su consumo (alrededor de un 4%) con respecto al actual y las emisiones (las trata en origen y en el escape). Asociado a este bloque también llegará un nuevo cambio manual de 6 velocidades que, según la marca, será “tan compacta como una de cinco marchas” y ofrecerá un mayor rendimiento. Estará disponible a finales de 2017.

 

La gama diésel también cuenta con múltiples motorizaciones (BlueHDi 100, 120, 130, 150 y 180), aunque dos son las estrellas. La primera es la novedosa 1.5 BlueHDi 130 S&S, que debuta en el 308 y que incrementa su potencia en 10 CV con respeto al 120 S&S al que sustituirá (promete también un consumo entre un 4% y un 6% menor). Este bloque es compatible con la norma Euro 6C, aunque va un paso más allá y se adelanta tres años al futuro factor de conformidad NOx (óxido de nitrógeno), que empezará a aplicarse en 2020.

La última novedad mecánica es el diésel 2.0 BlueHDi 180 S&S -exclusivo del nuevo Peugeot 308 GT 2017-, que llega asociado al nuevo cambio automático de 8 velocidades EAT8. Esta caja promete un consumo hasta un 7% menor respecto a la EAT6 y es controlada mediante el nuevo mando Shift and Park by Wire, que ofrece un sencillo uso e incorpora levas en el volante de serie.

Prueba Peugeot 308 2017

Hasta aquí, toda la teoría. Ahora ha llegado el momento de la verdad: la prueba del nuevo Peugeot 308 2017. Debido a que la marca no nos ha ofrecido la posibilidad de testar el nuevo bloque de gasolina, las dos versiones que han pasado por mis manos son las diésel: la BlueHDi 130 en carrocería hatchback y la 180 en versión SW.

 

gama peugeot 308 2017

Nada más sentarme en el coche, me encuentro con algo que ya me suena de otros modelos de la marca: el pequeño volante made in Peugeot (me resulta muy cómodo, aunque me gustaría que fuera un pelín más grande) y el cuadro de instrumentos elevado. Eso sí, hay un par de cosas que no acaban de convencerme: la altura regulable del volante y del asiento (sobre todo el primero, que para mi gusto queda excesivamente bajo).

Una vez en marcha, el navegador comienza a guiarme por la ruta que los expertos de Peugeot han organizado por los espectaculares paisajes de las montañas de Baviera. Y, contrariamente a lo que me ha pasado con algunos modelos que he probado últimamente, las instrucciones y mapa del nuevo navegador son muy legibles y claras.

En un paraje idílico lleno de curvas, el Peugeot 308 BlueHDi 130 muestra muy buen aplomo: su suspensión no resulta ni dura, ni blanda. Lo justo. El reducido volante y la ausencia de balanceos ayudan a enlazar curva tras curva. El motor empuja bien para su potencia (130 CV) y de forma progresiva aunque claro, tampoco pidas peras al olmo. Eso sí, de vez en cuando tienes que tirar de la palanca de cambios para mantener alegre la cosa... La altura del volante sigue sin convencerme, porque además me dificulta un poco la visión del cuadro de instrumentos. No obstante, en esta primera toma de contacto, el nuevo motor diésel me ha dejado un buen sabor de boca.

La vuelta a casa -bueno al hotel en el que estoy alojado- toca hacerla en el Peugeot 308 SW BlueHDi 180 equipado con el nuevo cambio automático de 8 velocidades. Eso sí, en esta ocasión y como te he adelantado antes, se trata de la versión familiar. La primera patada al acelerador me confirma algo obvio: su empuje es muy superior al anterior que acabo de conducir. Sin embargo, no me parece que la entrega sea tanta para la potencia del coche (180 CV).

El nuevo cambio automático de 8 velocidades es controlado por una especie de joystick de gran tamaño que permite seleccionar también un modo manual. En términos generales funciona bien, pero tanta marcha en el armario hace que en ocasiones la engranada no sea la más apropiada y toque tirar de las levas del volante. Unas levas, que dicho sea de paso, no me han gustado excesivamente: son fijas (mal, para mi gusto) y encima no son muy grandes. ¿Qué pasa? Pues que cuando vas moviendo el volante de un lado para otro por una carretera revirada, no mola mucho no encontrar rápidamente la leva para tirar del freno motor al entrar en una curva... Si a esto le sumas que la carrocería familiar no está tan sentada como la hatchback, está claro cuál de las dos unidades probadas me ha gustado más, ¿no?

Ah, una cosa más: no me disgusta la moda de los fabricantes de enriquecer el modo sport de sus coches con un sonido más deportivo y bronco en el habitáculo -bueno, según qué modelo sea-, pero en el caso del 308 diésel de 180 CV, el bramido me parece demasiado artificial.

Tras esta prueba del Peugeot 308 2017 mi conclusión es clara: la marca del león lo está haciendo bien en su intento de posicionarse en lo más alto de los fabricantes generalistas. El nuevo 308 es un claro ejemplo de un coche a tener muy en cuenta dentro de su segmento. Y, según los estudios que maneja la marca, parece que está siendo así: muchos compradores de modelos más premium como el A3 o el Golf, lo contemplan entre sus opciones antes de tomar una decisión. Tú también deberías hacerlo.

Hemos probado 6 versiones del Peugeot 308

Peugeot 308 SW 1.2, un motor con ¿demasiado downsizing?

El Peugeot 308 SW estrena el 1,2 litros 'PureTech' de tres cilindros con turbo, inyección directa y 130 CV… Seguir leyendo
Peugeot 308 1.2 PureTech 110 Access
  • Tipo de Motor

    Normal

  • Cilindrada

    1.199 cc

  • Par motor

    205 Nm /1.750 rpm

  • Potencia

    110 cv /5.500 rpm

  • Cambio

    Manual

  • Tracción

    Delantera

  • Capacidad maletero

    660 L

  • Aceleración 0-100

    11,6 s

  • Velocidad máxima

    188 km/h

  • Consumo oficial

    6,0/4,0/4,7 l/100km

  • Precio

    17.200

  • Garantía

    2 Años

  • Tipo de combustible

    -

Ver otros acabados de Peugeot 308 Todo sobre Peugeot 308

Lecturas recomendadas

Javier Leceta

Redactor Jefe

Rivales del Peugeot 308

Buscador de coches