Prueba

Prueba: nos subimos al autobús autónomo de Mercedes

Luis Meyer

12/08/2016 - 18:35

Los autobuses que se conducen solos cada vez están más cerca. Mercedes está invirtiendo mucho dinero y esfuerzo, y ya tenemos el primer resultado. En esta prueba nos subimos al autobús autónomo de Mercedes y lo que hemos vivido es una experiencia única... Sin tocar el volante ni los pedales ni una sola vez.

La iluminación del techo del bus cambia de su color original, el blanco, al azul. El chófer Georg, que va al volante, a pulsado el botón de Autopilot. Y el enorme vehículo empieza a circular por sí solo. Prueba: nos subimos al autobús autónomo de Mercedes.

Georg retira el pie del acelerador y también del freno, y deja que el volante se mueva como si lo guiara un fantasma. Nos encomendamos a la tecnología.

Este es el prototipo de un autobús de Mercedes con conducción totalmente autónoma, que ahora prueba por los Países Bajos, con nosotros a bordo. Y es que su red ÖPNV es una de las mejores de Europa. Un ejemplo: el tramo que va del aeropuerto de Ámsterdam a Haarlem se cubre por unos autobuses autónomos que van por un carril propio, los Bus Rapid Trasit BRT. 

Bus

Volvamos al autobús de Mercedes. La infinidad de sensores del sistema City Piloten cubren cada milímetro del vehículo. También lleva radares de cercanía y distancia, un buen número de cámaras y dispositivos de localización por satélite GPS. Todos trabajan conectados entre sí.

El resultado es sorprendente: el autobús se detiene en la siguiente parada por sí solo, de forma totalmente automática. Luego reanuda su camino. Estamos en el carril de la línea BRT, el autobús de Mercedes circula entre paradad y parada a una velocidad máxima de 70 km/h. Incluso adelanta a un autobús detenido justo delante.

Pasajeros

Frena, gira, lee las señales... El conductor se limita a sentarse en el puesto de mando y controlar que todo funciona como debe. Al salir de una de las paradas un peatón cruza por delante. El autobús frena por sí solo con suficiente antelación. El conductor no se ve en ningún momento en la necesidad de intervenir.

Por dentro, claro, este autobús mantiene su concepto futurista. Los asientos de diseño, su configuración y las luces indirectas le hacen pensar a uno en el salón de una suite. Abundan las superficies donde uno puede cargar su Smartphone sin cables, solo con posarlo. Por supuesto hay conexión WLAN a internet y una enorme pantalla de información para los pasajeros. 

Puesto

La prueba de que Mercedes se toma muy en serio el autobús del futuro es que en los próximos cinco años invertirá 200 millones de euros para seguir desarrollando el sistema autónomo. Y es que los autobuses que conducen solos, dentro de no mucho, dejarán de ser ciencia-ficción.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches