Prueba

Coches 4x4

Prueba Mini Cooper S E Countryman All4: el primero híbrido

Javier Leceta

13/05/2017 - 13:44

Descubre en esta prueba del Mini Cooper S E Countryman All4 qué ofrece el primer modelo híbrido enchufable de la marca. El coqueto se hace ecológico.

Barcelona ha sido el lugar elegido para esta prueba del Mini Cooper S E Countryman All4. Como ya has podido leer anteriormente es un coche muy especial para la marca inglesa: se trata del primer modelo híbrido enchufable (plug-in) que lanza al mercado (estará disponible en los concesionarios el próximo 24 de junio).

Gracias a sus dos motores (uno de combustión y otro eléctrico síncrono), el S E Countryman All4 alcanza una potencia total de 224 CV (165 kW) y un par combinado de 385 Nm. El primero, el mismo del Cooper, es un bloque 1.5 tricilíndrico gasolinaTwinPower Turbo que transmite sus 136 CV de potencia a las ruedas delanteras gracias a un cambio Steptronic de 6 velocidades; su par máximo de 220 Nm está disponible a partir de 1.250 rpm. Por su parte, la mecánica eléctrica (65 kW/88 CV y 165 Nm), ubicada debajo del piso del maletero, proporciona la fuerza a las ruedas traseras a través de una transmisión de una velocidad en dos etapas. Su desarrollo, corto, ha sido optimizado para circular por ciudad. Éste es el motivo por el que el Mini Cooper S E Countryman All 4 no tiene una velocidad máxima muy elevada (198 km/h).

La gestión inteligente de estas dos fuentes de potencia da lugar a un sistema eléctrico de tracción a las cuatro ruedas. La batería de iones de litio que alimenta al Mini Cooper S E Countryman All4 se encuentra bajo la banqueta trasera -3 centímetros más elevada- y está compuesta por cinco módulos. Tarda en cargarse de 2:30 a 3:15 horas según se utilice un wallbox o un enchufe convencional, y tiene una garantía de 6 años o 100.000 kilómetros. Por su parte, el depósito de combustible se ha tenido que reducir, y tiene una capacidad de 36 litros frente a los 51 habituales.

Hablando ya de las cifras oficiales del Mini Cooper S E Countryman All4 de esta prueba, el todocamino alcanza los 100 km/h en 6,8 segundos, tiene un consumo medio de 2,1 litros y un promedio de emisiones de CO2 de 49 g/km.  Es capaz de circular en modo completamente eléctrico hasta 42 kilómetros y cuenta con varios modos de conducción que permiten exprimir más o menos sus dos motores (más abajo te explico cómo funcionan). Su peso es 270 más elevado que el modelo no híbrido.

Elementos diferenciadores

Al observar el Mini Cooper S E Countryman All4 te das cuenta de que tiene varios elementos distintivos: la conexión del cable de carga en el lado izquierdo delantero, la insignia 'E', una S amarilla en la zaga, parrilla y molduras de acceso, llantas de aleación de 17 pulgadas Light Spoke y una sola salida de escape (el modelo normal tiene dos). En el habitáculo puede verse el botón de arranque en color amarillo y un indicador de potencia. Su equipamiento de serie incluye, entre otros, volante deportivo de tres radios, faros direccionales y un sistema de infotainment con pantalla central de 6,5 pulgadas que, entre otras cosas, muestra el estado de carga de la batería y otros datos del sistema híbrido. Junto con el paquete opcional Wired, incluido el sistema de navegación Professional, el manejo se realiza a través de una pantalla táctil de 8,8 pulgadas con controlador también táctil en la consola central. Como detalle informativo, el sistema de navegación busca los trayectos más apropiados para conducir de forma eléctrica y optimiza al máximo el rendimiento de la batería según los datos de navegación. El maletero de esta versión es 45 litros más pequeño (405 litros de capacidad, que se convierten en 1.275 con los asientos abatidos).


Prueba del Mini Cooper S E Countryman All4: tres modos de conducción

Tras contarte la teoría ha llegado el momento de probar el Mini Cooper S E Countryman All4. Tras sentarme, compruebo que la postura de conducción es buena. Arranco el motor, pero no oigo nada... Claro, es el motor eléctrico el que se encarga de que el primer Mini híbrido enchufable se ponga a andar. La entrega de potencia es instantánea, algo que agradecerás en las salidas de los semáforos y para circular con agilidad entre el tráfico urbano. Una vez en marcha, el botón eDrive me permite seleccionar tres modos de conducción. El primero, llamado Auto eDrive, hace que el coche circule en modo eléctrico hasta 80 km/h (salvo que el estado de carga de la batería -inferior al 7%- o la necesidad de potencia extra no lo permitan). A partir de esa velocidad entra en funcionamiento automáticamente el motor de combustión, aunque lo hace de forma suave y nada intrusiva. En este modo 100% eléctrico, el Countryman circula con suavidad y responde rápidamente al acelerador. Como ya te he comentado anteriormente, es la forma más apropiada para moverte por la ciudad: ágil y con el mínimo consumo (que en muchas ocasiones es cero). Sin duda, éste es el terreno favorito para probar las prestaciones del S E Countryman All4, ya que este es el mejor terreno para explotar sus cualidades de coche híbrido.

No obstante, este Mini te permite ir más allá en modo eléctrico: para hacerlo tienes que seleccionar el modo Max eDrive: en este caso, el vehículo circula en modo cero emisiones hasta los 125 km/h; únicamente entra en funcionamiento el motor de combustión si se circula a más velocidad o si se pisa a fondo el acelerador. Eso sí, debido a su autonomía limitada -que se reduce si haces uso del climatizador- en muchas ocasiones acaba entrando en funcionamiento el motor de combustión. No obstante, la transición entre los dos motores es suave. Finalmente, el modo de conducción Save Battery pone en funcionamiento el motor de combustión para preservar la capacidad de la batería o para aumentar su nivel de carga hasta el 90% (eso sí, en este caso debes tener en cuenta que el gasto energético es mayor).

Dinámicamente, el coche ofrece el típico tacto Mini, que a mi personalmente me gusta. Con un pequeño toque de dureza, el coche resulta agradable de conducir en todo tipo de carreteras, incluso cuando llegan las curvas. Durante esta prueba del Mini Cooper S E Countryman All4 tuve la oportunidad de subir varios puertos, y en coche transmite aplomo y confianza en el paso por curva -ojo, que tampoco hablamos del rey de la montaña, y el peso y tamaño están ahí-. El cambio automático funciona bien, aunque es verdad que en ocasiones hay un pequeño vacío entre la segunda y tercera marcha que, en carreteras reviradas, hace que tengas que ir muy alto de vueltas en segunda o un poco falto de respuesta en tercera. No obstante, en términos generales el coche tiene un tacto agradable que te permite disfrutar de la conducción.

Circulando, cuando exiges más dosis de potencia al acelerador, el motor eléctrico actúa como soporte del de combustión gracias a su función de amplificación. Además, cuando circulas solo con una de las mecánicas, el otro puede utilizarse en cualquier momento para optimizar la tracción y la estabilidad del coche. Este trabajo se realiza a través de la unidad de mando del control de estabilidad (DSC), que mide en todo momento la situación de la marcha y las demandas del conductor.

Sin duda, la propuesta de Mini es clara: un coche cool para la ciudad en el que si aprovechas su condición de híbrido -ojito con cómo usas el acelerador- puedes obtener unos consumos muy muy pequeños. Vale, pero seguro que te preguntas: ¿cuál es el precio del Mini Cooper S E Countryman All4? Pues exactamente el mismo que tiene el Cooper SD Countryman All4 Automático, 37.600 euros.

Lecturas recomendadas

Javier Leceta

Redactor Jefe

Todo sobre

Mini Countryman Countryman

Buscador de coches