Prueba

Prueba: Mercedes-Maybach G 650 Landaulet

Luis Meyer

23/02/2017 - 11:47

Este es posiblemente el coche más exclusivo del mundo. Aúna las mejores cualidades offroad y el máximo lujo de Maybach. Hemos tenido la suerte de subirnos al asiento del acompañante del Mercedes-Maybach G 650 Landaulet. Y sí, ha sido una experiencia grandiosa.

Nunca, antes, este mundo había presenciado un coche de lujo así. Tampoco un todoterreno semejante. Al menos, si hablamos de vehículos de serie. Mercedes ofrece, con esta edición limitada a 99 unidades, un producto único. Y hemos tenido el honor de subirnos al asiento del acompañante. Prueba: Mercedes-Maybach G 650 Landaulet.

Seis litros, V12, dos turbos, 630 CV y un par máximo de 1.000 Nm ya son cifras de por sí espectaculares. Pero es algo que hasta ahora ya ofrecía el tope de gama de la Clase G, el AMG G 65. Por un precio en torno a los 500.000 euros, el Landaulet ofrece tecnología del Mercedes G 500 4x42 , y mucho más que eso. Los primeros detalles en los que uno recala del Mercedes-Maybach G 650 Landaulet son indudablemente offroad: ejes pórticos, amortiguadores electrónicos o unas vías ensanchadas en 24 centímetros son tan impresionantes como la batalla alargada en 60 centímetros, el equipamiento totalmente Maybach tras el cristal separador o el techo de lona, que muestra el cielo a los pasajeros traseros en solo 30 segundos.

Aquí tienes el Maybach G 650 Landaulet en acción:

"Hemos concebido algo único con este vehículo", me aclara Ian James, responsable de marketing de los modelos G de Mercedes. Los Landaulets son una rareza, con una parte trasera de lona descapotable, mucho refinamiento y exclusividad, que fueron admirados el siglo pasado. Mercedes tiene tradición con modelos como el Laundaulet 300d de 1960, o el grandioso Pullman de 1964. 

¡De safari con el Maybach G 650 Landaulet! ¡Una locura!

Este coloso, además, puede salir del asfalto: lleva tecnología offroad extrema, pesa 3,3 toneladas y lleva ruedas de 325/55 R 22. Y sus mejores plazas están detrás. Un estribo emerge a modo de escalón de forma eléctrica, y accedo a una suite de lujo. Los asientos tienen la función reclinable de las limusinas de Maybach. Basta con darle a un botón. La batalla mide en total 3,43 metros. Una barbaridad, que da espacio de sobra para que los ocupantes vayan prácticamente tumbados. Tengo un avanzado sistema multimedia y madera y cuero nobles me hasta en el último rincón.

Gracias a sus sistemas de bloqueo y sus eje porticados, lo cierto es que pasa por cualquier lado: salimos por pistas de tierra, pequeños montículos y ríos que vadeamos sin problemas, y nada lo detiene. Curiosamente, este epítome del lujo no es un coche especialmente cómodo en asfalto. A pesar de su brutal potencia y par, está limitado a 180 km/h (por autovías alemanas, claro). Y a la mitad de esa velocidad, descapotado, ya hay demasiadas turbulencias detrás. Pero nadie que se compre un coche así está buscando un coche al uso. Esta locura de Maybach es algo único. 

¿Buscas un todoterreno más a tu alcance? Encuéntralo en nuestro recomendador. 

Lecturas recomendadas

Buscador de coches