Prueba

Prueba: Mercedes-AMG GT S Luethen Motorsport. Sube a 612 CV

Luis Meyer

17/12/2016 - 09:47

612 CV, 330 km/h y mucho, mucho carbono. En esta prueba del Mercedes-AMG GT S de Luethen Motorsport, el modelo original se vuelve más salvaje, tanto en comportamiento como en aspecto. Lo comprobamos al volante.

La cifra de 612 CV no es nueva en AMG. Es lo que rinde, por ejemplo, el nuevo Mercedes E 63 S 4Matic y los anteriores modelos 65 (luego subieron a 630), y también el actual AMG GT S. Un momento: ¿cómo puede ser, si el tope de gama GT R "solo" rinde 585 CV de su cuatro cilindros V8 biturbo?. Muy sencillo: pasando por las manos de un consumado preparador. Y nosotros ya hemos probado esta versión tan especial. Prueba: Mercedes-AMG GT S Luethen Motorsport. Sube a 612 CV. Y de qué manera.

Y es que, con el pack, no solo te llevas más potencia: también una profunda cura de carbono. El alerón y difusor traseros, el splitter delantero y los ornatos sobre las entradas de aire son de este material. Luethen, además, te permite elegir entre color mate, semimate o brillante. El acabado es impecable, tanto, que podría estar realizado directamente por AMG. Lo cual es mucho decir. No hay juntas demasiado separadas ni cantos asimétricos. Todo encaja con abrumadora perfección. Y lo puedes configurar a tu gusto: Luethen Motorsport no te obliga a comprar el pack completo, sino que puedes elegir instalar los elementos que quieras. Tan solo el alerón trasero va siempre en conjunto con el splitter delantero, por motivos de aerodinámica, según nos cuenta el preparador. Tenemos los precios alemanes: el kit completo parte de los 13.990 euros.

El incremento de potencia es de 102 CV, de modo que esta versión, realizada sobre un AMG GT S, rinde en total 612 CV y 780 Nm de par máximo (frente a los 510 y 650 del modelo original). Y supera al tope de gama AMG GT R (585 CV y 700 Nm). Acelera de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos, y la punta llega hasta los 330 km/h. Debemos fiarnos de los datos dados por el preparador, ya que probamos este modelo en el norte de Alemania, y el mal tiempo nos impidió realizar nuestras propias mediciones.

Lo que sí que podemos confirmar es que el aumento de potencia se nota. Gracias a su portentoso par motor, el empuje es descomunal. Sobre asfalto mojado basta con un leve toque al acelerador para que la zaga se deslice. En general, el comportamiento se ha vuelto más puntiagudo que en el GT S de serie. El cambio AMG Speedshift digiere sin problemas el aumento de fuerza, y sus inserciones siguen siendo fulminantes (no olvidemos que es una de las cajas más rápidas del mercado). Aun con el chasis deportivo y las enormes ruedas de 20 pulgadas delante y 21 detrás, este GT S de Luethen Motorsport no llega a ser demasiado incómodo o seco. Va rebajado en 25 milímetros delante y 30 detrás, algo que, junto al aumento de tamaño de las gomas, aporta a su aspecto deportivo, pero resta algo de equilibrio a su comportamiento. 

Luethen

Conclusión

Luethen Motorsport ha vestido al Mercedes AMG GT S con estética Black Series. Los aditamentos de carbono, fabricados por el propio preparador, tienen un aspecto y acabados intachables. El aumento de potencia se nota. A cambio, el comportamiento se vuelve menos equilibrado. ¿Buscas un deportivo que se ajuste a ti? Encuéntralo rápidamente en nuestro recomendador

Lecturas recomendadas

Buscador de coches