Prueba

Coches 4x4

Prueba Ford Kuga 2016: ahora con motor 1.5 150 CV

Luis Guisado

03/04/2017 - 12:05

Ya hemos probado el nuevo Ford Kuga 2016, que cambia de imagen y añade nuevos motores para mantenerse en lo más alto, tanto en diésel como en gasolina. Además, estrena versión Vignale y acabado ST.

El Ford Kuga 2016 ha llegado con una imagen ligeramente diferenciada para intentar mantenerse en lo más alto del segmento. Y es que desde que salió en 2008 ha sido una referencia en muchos aspectos. Sobre todo en cuanto a dinámica, algo en lo que Ford siempre ha destacado.

Duda razonable: ¿nuevo Volkswagen Tiguan o Ford Kuga 2016?

El nuevo Kuga 2016 (en este enlace tienes toda la información) llega para completar la renovada gama de SUV de Ford y se sitúa justo en el punto medio. Con 4,52 metros, es 51 cm más largo que el Ford Ecosport y 29 más corto que el nuevo Ford Edge. En todo caso, se podría decir que no solo se sitúa justo entre sus hermanos, sino que además se mantiene como el “SUV-SUV” dentro de la marca, tal y como viene ocurriendo desde hace años como el Ford Kuga 2013 confirmó.

Prueba Ford Kuga 2.0 TDCi 180 4x4 Powershift

Reconozco que en realidad me hubiera gustado poder conducir el nuevo motor 1.5 TDCi de 120 CV asociado a la nueva caja manual de seis velocidades y obligatoriamente 4x2, pero ha sido imposible, así que he optado por la versión más potente en diésel.

El Kuga TDCi 180 es el más potente de la gama de gasóleo y, con 1.716 kilos, es el más pesado junto a la versión diésel de 150 CV con Powershift. Sin embargo, a pesar de esta generosa cifra de potencia, siempre acaba de dar la sensación de que se deja algún caballo por el camino. Eso sí, el cuatro cilindros es lineal, estira bien y tiene un lado más que alegre a partir de las 3.000 vueltas, pero lo dicho: siempre te queda la sensación de poder ofercer más.

Sin embargo, no se puede decir que el Ford Kuga 2016 de la prueba sea lento. De hecho, te permite adelantar con holgura y, gracias al cambio Powershift lo hace con bastante suavidad: proporciona un kickdown justo cuando lo necesitas y va engranando las marchas según ganas velocidad de manera prácticamebte imperceptible.

Si te apetece disfrutar de los 180 CV del nuevo Kuga 2016, también puedes, aunque teniendo en cuenta que se trata de un SUV y no del Ford Focus RS con su modo drift. Sin embargo, el Ford siempre saben encontrar ese puntito que hace que sus modelos destauqen por un tacto firme, pero que nunca llega a ser duro ni a hacerse pesado. Apenas balancea o cabecea y su comportamiento, al menos con las llantas de 17” que utilizaba el modelo que he podido conducir por ahora, es más que digno.

Una de la peculiaridades de los Ford Kuga Powershift es que no tienen una posición específica para la palanca si quieres manejarlo de manera manual. Simplemente tienes que actuar sobre las levas. Para volver a D, dejas presionado el pulsador de subir marcha y de nuevo vuelve al modo automático. Aun así, si fuerzas una marcha, siempre tendrás el 'kickdown' disponible por si calculas mal en un adelantamiento y de repente se te acumula el trabajo: al pisar a fondo, reduce siempre.

El Ford Kuga 4x4 que he probado ofrece un sistema de tracción muy interesante. Es básicamente el mismo que el de la versión anterior (la primera generación montaba un Torsen mecánico) y su funcionamiento es “inteligente”. Eso quiere decir que 20 sensores están midiendo la adherencia cada 16 milisegundos y, si es necesario, mandan toda la fuerza a uno de los dos ejes en cuestión de 100 milisegundos.

Prueba Ford Kuga 2017 1.5 Ecoboost 150 CV

En Ford siempre saben encontrar ese puntito que hace que sus modelos destaquen por tener un tacto firme, pero que nunca llega a ser duro ni a hacerse pesado. Y con este acabado, más: apenas balancea o cabecea y su comportamiento, al menos con las llantas de 18” que lleva de serie el modelo de esta prueba, es muy digno.

Eso sí, todo (o casi todo) pro, tiene su contra. En este caso, si el asfalto se rompe mucho o, sobre todo si lo sacas a un camino complicado, deberás circular despacio para no provocar demasiados botes en el pasaje y conservar las llantas intactas...

En cuanto a su mecánica, ésta puede que sea la opción más razonable, ahora que los motores de gasolina están en auge. Se trata del bloque 1.5 EcoBoost con una potencia intermedia de las que se ofrecen con este motor, es decir, 150 CV.  Además, lo he elegido en combinación con su cambio manual de seis velocidades y tracción solo en el eje delantero, que suele ser la preferencia mayoritaria (de momento) por parte de los compradores. 

Las sensaciones que transmite su mecánica son muy dignas. Es cierto que el par motor resulta algo justo y lo notarás si llevas el coche cargado o en repechos prolongados. Es sobre todo en este último supuesto en el que deberás bajar una o dos marchas, ya que la quinta y, desde luego, la sexta (a 120 km/h irás a 2.500 revoluciones) tienen una desmultiplicación algo larga y están pensadas para ahorrar combustible en viajes largos y, a ser posible, llanos. En este entorno, el consumo medio puede rondar los seis litros o menos, sin ningún problema.

En marchas cortas, sube muy bien de vueltas y tras un pequeño empujón sobre las 2.000 rpm continúa subiendo de revoluciones de forma suave y lineal. Así que mueve muy bien sus casi 1.600 kilos.

Dirección y frenos tienen más tacto de turismo que de SUV, lo cual se agradece y permite conducir en el día a día con mucha más confianza que en alguno de sus rivales. 

Claro que todo no es perfecto. En las plazas traseras, por ejemplo, el asiento, o mejor dicho, hueco disponible para el pasajero central es apto para trayectos cortos y, además, la anchura en esta zona no es excesiva. Irán más cómodos dos adultos con el reposabrazos desplegado. 

Otra sensación se vive delante. Aquí es mucho más espacioso. Y con la reducción de botones en la consola central se ha mejorado su manejo, aunque he visto la pantalla táctil del navegador algo profunda y alejada. Eso sí, el Sync3 es bastante más rápido en su funcionamiento que el Sync2 del anterior Kuga.

El acabado ST-Line viene muy bien equipado de serie y tiene un precio bastante equilibrado, siempre que cuentes con alguna de las campañas de descuento habituales, que suelen rondar los 4.500 euros.

En nuestro comparador de seguros hemos calculado lo que costaría asegurar un Ford Kuga 1.5 Para calcular el precio, tomamos como referencia un hombre de 40 años, con 15 de antigüedad de carné y sin siniestros, que vive en Madrid, utiliza el coche a diario, aparca en un garaje colectivo y recorre hasta 20 000 kilómetros al año. Con estos datos, el seguro a todo riesgo más asequible lo ofrece Génesis por 682 euros.

Este coste podría ser menor si optas  por una póliza a todo riesgo con franquicia. En este caso, la más barata sería la de Génesis. Cuesta 320 euros con franquicia de 125 euros.

Y si estas buscando coche nuevo, no te pierdas nuestro recomendador.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches