Prueba

Prueba DS E-Tense: ¡lo conducimos por las calles de Madrid!

Luis Meyer

15/12/2016 - 17:46

Probamos el DS E-Tense, el prototipo más espectacular y vanguardista de DS, por las atestadas calles de Madrid tras haberlo conducido en una carretera de montaña. La marca DS ya ha demostrado que es capaz de crear modelos 'premium'. Las preguntas que nos hacemos ahora son: ¿cómo se desenvolvería con un superdeportivo? ¿Y si este además fuera eléctrico? Por ahora es solo un modelo conceptual, pero quién sabe...

De entrada, uno tiene la sensación de estar entrando en un superdeportivo: con una carrocería imponente y muy baja, hay que hacer unos cuantos escorzos para alojarse en su cockpit, con unos asientos que te envuelven desde el primer momento. Pero ahí acaba todo: en lugar de la típica información analógica, me encuentro con una sola pantalla. Aquí no va alojado un portentoso V8, sino dos motores eléctricos. Y los probamos al volante. Prueba: DS E-Tense. ¿El rival de Tesla de DS?

Echo una rápida mirada al cockpit: allí están los indicadores "Torque" (par motor), "Throttle" (Gas) y "Brake" (Frenada). ¿Palanca del cambio? Ni rastro. Estoy en el DS E-Tense, en un prototipo de DS, la noble marca francesa. Y todo me indica que se trata de un deportivo al uso. A pesar de sus formas radicales, lo cierto es que se muestra sorprendentemente utilizable para el día a día. Enseguida encuentro una postura cómoda al volante y el volante de aluminio forrado en cuero se siente muy bien en las manos. 

Por carreteras de curvas, este bólido de 1,8 toneladas muestra su verdadera cara. Me basta con rozar el pedal derecho para que el DS E-Tense se catapulte hacia delante con la fuerza de sus 402 CV. Como suele ser habitual en un eléctrico, los 512 Nm de par están ahí prácticamente desde el primer momento.

Hay que decir que este coche tiene madera para plantar cara a Tesla. Los dos motores eléctricos repartidos entre ambos ejes por motivos del reparto de pesos le dan un empuje soberbio. El cambio tiene tres marchas, que entran fluidas y sin que te des cuenta. Pero acelerar mucho en recta no tiene tanto mérito. Debe demostrar de lo que es capaz en las curvas de esta carretera revirada. El DS E-Tense es un propulsión trasera, por eso el reparto de pesos es extremadamente importante para que pase con eficacia en los giros.

Aquí tienes el DS E-Tense en acción:

Por eso, los ingenieros han colocado las baterías de 53 kWh lo más cerca posible del punto de gravedad. El resultado es un reparto de pesos casi perfecto entre los dos ejes, 45% delante y 55% detrás. 

De la aerodinámica se han encargado los técnicos de DS Virgin Racing (de la Fórmula E): los bajos son totalmente lisos, dos canales de aire refrigeran los frenos y ayudan a presionar al coche contra el asfalto. Añade un diferencial autoblocante en el eje trasero y un Torque Vectoring activo que suman a la eficacia en curvas. Los neumáticos Michelin High Performance se encargan también de no perder el contacto.

Tras unos pocos kilómetros por una carretera de montaña me queda claro lo conseguido del conjunto: acelerar, frenar, atacar el vértice, pisar a fondo. Todo lo hago sin problemas. Alguna vez la zaga se insinúa levemente, pero la devuelvo a su sitio enseguida con un fácil contravolante. Eso sí: requiere manos con cierta experiencia, no es un coche para quienes gustan de dejarle la responsabilidad al ESP.

E-Tense

Y no debemos olvidar el refinamiento aplicado a este modelo: los asientos no solo se ajustan como un guante, también están cosidos a mano con cada costura en el sitio perfecto, en el cuero que también recubre los revestimientos del resto del habitáculo. El diseño del cockpit es futurista y abunda el metal pulido en botones y mandos.

La carrocería está creada en carbono y en algunas ocasiones se han usado impresoras 3D, como para la parrilla o las salidas de aire traseras. Pero una de las cosas que más me han sorprendido es el tratamiento de la pintura: los expertos han dedicado tres meses para dar con la tonalidad idónea. 

Prueba DS E-Tense Concept por las calles de Madrid (por Nacho de Haro)

En el pasado Salón de Ginebra 2016 celebrado en marzo, la marca DS nos sorprendió a todos con un vanguardista prototipo de superdeportivo impulsado exclusivamente con energía eléctrica. Un coche que generó tal expectación que se coló sin dificultades en los listados de los modelos conceptuales más llamativos de la cita, incluido el nuestro (que puedes ver aquí), y que desde entonces ha ganado premios como el del “Vehículo más bello” otorgado recientemente en un prestigioso concurso de elegancia. Ahora, cuando estamos a punto de cambiar de año, he podido probar el DS E-Tense Concept por Madrid y ya te puedo adelantar que ha sido una experiencia única que no olvidaré fácilmente.

Sobre todo porque este DS E-Tense que he conducido es la única unidad que hay en el mundo, un vehículo que tiene un valor incalculable debido a la ingente cantidad de recursos y horas invertidos durante su diseño, construcción y desarrollo. Si quisieras hacer algo parecido, tal y como he podido indagar, necesitarías tener a mano más de 2 millones de euros y toda la experiencia y bagaje de una marca como DS Automobiles. Porque los ‘tentáculos’ de esta submarca de lujo de Citröen van mucho más lejos de lo que uno podría pensar, apostando no solo por ofrecer a sus clientes verdaderos vehículos ‘premium’, también se han involucrado en el mundo de la competición con la Fórmula E.

Y uno de los resultados de esa apuesta por la competición, además de la gama DS Performance Line, es este imponente DS E-Tense Concept. Contemplar en directo este coche es un verdadero espectáculo y más en una ciudad como Madrid, con la que estoy familiarizado. Su estética está a medio camino entre una obra de arte futurista, un coche de carreras y un superdeportivo, por lo que no es de extrañar que todos los peatones y conductores giraran la cabeza -e incluso sacaran fotos- al verlo pasar por delante.

Como buen prototipo, el E-Tense sabe llamar la atención. Lo que no es tan normal entre los automóviles de su clase es que sean totalmente funcionales, pero este coche lo es. Tanto es así que antes de abrir la puerta y acomodarme en el asiento, no recibí explicación alguna sobre su funcionamiento o las precauciones que debía tomar a la hora de conducirlo. Clara señal de que no es uno de esos concept cars inutilizables que suelen copar los diferentes salones de todo el mundo y también, por qué no decirlo, un indicativo de la viabilidad comercial de la tecnología que emplea.

Este es el primer vídeo oficial del E-Tense Concept que publicó DS

Y si por fuera ya llama la atención, ya sea por sus aerodinámicas formas o por la ausencia de una luneta trasera como tal (característica que ya vimos en el Divine DS de 2014), la impresión que causa su habitáculo al sentarse en sus asientos es todavía mayor. El prototipo más radical de DS es un escaparate rodante del savoir-faire del lujo francés, pues su cabina está realizada exclusivamente con materiales nobles, como el cuero pulido o el aluminio. Y lo cierto es que no sorprende que sea así si tenemos en cuenta que han dedicado 800 horas de trabajo a diseñar, probar y crear la nueva generación del acabado ‘Bracelet’ que lucen los asientos y el salpicadero que puedes ver en la galería de imágenes.

No todo es perfecto, hay algunos detalles que denotan su condición de prototipo, como por ejemplo, el hecho de que las ventanillas no sean del todo herméticas (pero por otro lado, sí que bajan y suben eléctricamente) o que los asientos sean tremendamente vistosos pero no muy cómodos. Al menos cuentan con regulación eléctrica en seis direcciones, por lo que no es nada complicado encontrar una postura de conducción ideal. Tampoco me ha terminado de convencer el volante, no tanto por el tacto de la dirección, que me ha parecido acertado; más bien por la forma cuadrada del mismo, aunque esto es ya más una cuestión de preferencias personales.

Para poner en marcha el DS E-Tense primero hay que pulsar el botón de arranque, que está ubicado en el techo justo al lado de la pantalla que hace las veces de retrovisor interior, para a continuación recurrir a los botones de aluminio desde los que se maneja la caja de cambios automática de tres marchas, que están ubicados en la consola central. Un momento… ¿caja de cambios de tres velocidades? Sí, estamos ante un coche eléctrico que sorprendentemente monta una transmisión con más de una relación, algo que no es para nada habitual y que como imaginarás, permite aprovechar todavía más los 402 CV de potencia que entregan sus dos motores eléctricos.

Te interesa: Los árboles de Navidad del Atelier DS

Según me cuenta Pascal Saudrais, técnico de desarrollo del DS E-Tense prototipo, que en todo momento ha ido sentado en el asiento del copiloto, las dos primeras marchas se usan para velocidades bajas y medias, mientras que la tercera relación está reservada para alcanzar la velocidad máxima, que en este caso está fijada electrónicamente en 250 km/h. No he ido tan rápido (por Madrid y con un día lluvioso, te puedes imaginar cuál ha sido nuestra velocidad media), pero se nota que sus 516 Nm de par están ahí desde el momento en el que piso el acelerador.

Digo esto sin haber mencionado que esos 402 CV y 516 Nm son gestionados exclusivamente por sus dos ruedas traseras, unas Michelin Pilot SuperSport (en medida 245/35 R20 delante y 305/30 R20 detrás), y todo sin un control de tracción que disipe el salvaje empuje de sus motores. Con el asfalto mojado, frío y con unos neumáticos tan anchos detrás, no es de extrañar que en más de una ocasión perdiera agarre, lo que de inmediato provocó que reajustara los movimientos de mi pie para ‘acariciar’ el acelerador en lugar de pisarlo.

Dinámicamente, decirte que tiene una dirección que, pese a que es de asistencia eléctrica, transmite todo lo que sucede bajo las ruedas delanteras y tiene un buen tacto. Las suspensiones, que son de doble trapecio y están ancladas a un rígido chasis de fibra de carbono, filtran las irregularidades muy bien a pesar del diminuto perfil de los neumáticos. No sé cómo se comportará a un ritmo más alegre, al realizar un apoyo en curva (en la prueba superior sí que puedes encontrar opiniones en este sentido), pero estoy seguro de que también me sorprendería. 

Una lástima que este modelo no llegue a la gran serie. Aunque estamos seguros de que muchas de las ideas se aplicarán a futuros modelos de DS. En cualquier caso, si estás buscando un coche que se ajuste a ti, entra en nuestro recomendador: lo encontrarás rápidamente. 

Lecturas recomendadas

Todo sobre

DS

DS

DS

Modelos de DS más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches