Prueba

Prueba: Citroën C3 2016, más personalidad y confort

Sergio González

07/06/2017 - 08:29

En esta prueba del nuevo Citroën C3 2016 comprobamos que el coche francés se ha renovado por dentro y por fuera, para ocupar los puestos de honor de su segmento. Ya hemos probado varios motores, el último, el BlueHDI de 100 CV. También se inicia la comercialización de la nueva caja de cambios automática EAT6. El precio inicial del Citroën C3 automático es de 16.200 euros.

Después de verlo en el pasado Salón de París 2016, por fin ha llegado el momento de realizar la prueba del Citroën C3 2016.

Lo primero que salta a la vista en este nuevo Citroën C3 es que luce como un ‘mini-Cactus’ por su incuestionable parecido al Citroën C4 Cactus. La marca francesa acierta al copiar los mejores aspectos de su exitoso SUV compacto en el Citroën C3 2016.

Como puedes ver en las imágenes de la galería de arriba, su frontal sigue las líneas estrenadas en el Citroën C4 Cactus y C4 Picasso, con los grupos ópticos en dos alturas, y una calandra con el doble chevron que se funde con las luces diurnas superiores, "para transmitir originalidad, energía y robustez", nos explican. Las líneas redondeadas de los laterales están rematadas con el sistema de protección para las puertas que ya es marca de la casa, el AirBump, sólo que esta vez son más finos y opcionales, es decir, que de serie sólo los encontrarás en los acabados más altos de la gama.

Además, los refuerzos de plástico que recorren longitudinalmente los laterales en la parte de abajo y los pasos de rueda convergen en la parte inferior de la zaga y 'escalan' un poco sobre ésta, para remarcar tanto la protección de esas superficies como la imagen de polivalencia con toques SUV, que ahora está tan de moda. Por cierto, sólo estará disponible en carrocería de cinco puertas.

Bajo este nuevo Citroën C3 2016 está la misma plataforma que utilizaba su antecesor, aunque la distancia entre ejes crece en 75 mm. De hecho el coche francés llega ahora a los 3,99 metros de longitud. Te recuerdo que esta misma base la utilizan también el Peugeot 208 y el Citroën C4 Cactus. Con este último no comparte el tablero de instrumentación digital (menos mal) e incorpora los típicos relojes de velocidad y revoluciones. Sí comparte con su hermano mayor la pantalla táctil de siete pulgadas en la consola central, desde la que se puede controlar lo que antaño se hacía con botones físicos, es decir: el navegador, el sistema multimedia o el teléfono entre otros.

No te pierdas: Nuevo Citroën C3 Picasso

Entre su equipamiento, cabe destacar la cámara integrada en la parte trasera del espejo retrovisor interior. Se llama ConnectedCAM y puede enviar vídeos y fotos al teléfono a través de una aplicación. Además, como se usa constantemente, puede servir para recoger pruebas de cualquier incidente, ya que guarda automáticamente los vídeos cada vez que hay un accidente lo suficientemente grave como para que se active el sistema SOS incorporado en el nuevo Citroën C3. Algo original, novedoso y que cuesta 300 euros como opción en el acabado más alto (Shine) o dentro de un pack para el acabado Feel donde además se incluye, por 500 euros, el encendido automático de luces, el sensor de lluvia y el retrovisor interior monocromo. No está mal.

Detrás, hay espacio suficiente para dos ocupantes adultos de 1,80 metros, aunque mejor si no llevas el techo panorámico. Eso sí, la parte trasera del asiento del conductor y copiloto son flexibles para minimizar incomodidades. El túnel central es intrusivo, por lo que hace que la quinta hipotética plaza sea algo testimonial. El maletero es bastante práctico con 300 litros de capacidad y una boca de carga por encima de la base. Hay posibilidad de incluir rueda de repuesto normal para completar un buen conjunto.

Las posibilidades de personalización del Citroën C3 2016 son muy amplias y sólo las tonalidades de la pintura de su carrocería, techo, molduras y llantas permiten un total de hasta 36 combinaciones posibles. ¿Qué significa esto? Que la probabilidad de que acabes conduciendo el mismo coche que tu vecino es muy reducida... y si sucede, es porque alguno de los dos sois muy poco imaginativo.

Prueba del Citroën C3 GLP: tan diferente como cualquiera (Por Vicente Cano)

Acabo de probar el Citroën C3 GLP y, además, no hace mucho que hice en AUTO BILD una comparativa entre un utilitario eléctrico, otro híbrido y uno con GLP de una marca de otro fabricante con algo más de solera en esto de hacer coches adaptados de fábrica al gas licuado del petróleo. Y es que parece claramente que es el momento de este carburante limpio por el que están apostando las ciudades congestionadas, que lo están dejando fuera de sus medidas restrictivas en sus protocolos para episodios contaminación.



También está empezando el GLP a despegar entre los usuarios, que ya se cuentan en 55.000 en toda España gracias a las 555 estaciones de servicio donde poder repostar GLP y al respaldo de la administración central, ya que la DGT ha enviado a esos 55.000 la pegatina ECO con la que, además de poder circular siempre en ciudad, cuando aparquen podrán recibir bonificaciones de hasta el 50% en las zonas de estacionamiento regulado. Ahora, en la gama del C3 -puedes leer abajo las pruebas de casi todas las variantes- hay también un C3 GLP con el que Citroën puede ofrecer estas ventajas a sus clientes sin que estos tengan que renunciar a nada.

Y es que aunque no había llevado el nuevo C3 hasta hoy, conducir el Citroën C3 GLP no se diferencia en nada a ir en un C3 1.2 Puretech, motor sobre el que se asienta la adaptación hecha de fábrica, que conserva las mismas prestaciones de esta mecánica tricilíndrica: 82 CV a 5.750 rpm y 115 Nm a 2.750 rpm. Los 90 kg que el kit de transformación y, sobre todo, el tanque de GLP que se aloja en el hueco de la rueda de repuesto y en el que caben 33,6 L de gas, no alteran en exceso las prestaciones oficiales: de 0 a 100 km/h en 13,6 segundos (por 13 sg) y de 0 a 400 m en 19 segundos (por 18,7 del mismo motor a gasolina).



Está claro que nadie se va a comprar el Citroën C3 GLP no va a ser para participar en pruebas deportivas con él, por si acaso te interesa, te diré que su precio oficial es de 15.000 euros con los 1.500 euros de descuento de la red de este mes incluidos. Los fuertes del C3 GLP son el ahorro y la autonomía, ya que conserva intacto su depósito de gasolina de 45 litros, con los que puede hacer unos 900 km, más los 500 que aproximadamente es capaz de recorrer solo con gas dependiendo del tipo de conducción que se realice. Aunque un botón en el salpicadero te permite conmutar entre ambos modos a tu antojo, este C3 irá siempre por defecto en modo GLP.

Sobre la conducción, el C3 GLP es bastante silencioso y, para ser un coche de autogás basado en un motor de tres cilindros, también me ha resultado sorpendentemente suave. Tanto, que no llega a echarse de menos no disponer de una sexta marcha en la caja de cambios cuando sales con él a carretera. En el trayecto de prueba, por ciudad y autopista, también me ha congratulado que el consumo medio se hay aproximado y mucho al homologado 6,5 reales cuando en su ficha son 6,3 l/100. Si hubiéramos hecho el mismo recorrido con gasolina, deberían haber sido 4,9 l/100 km.

La diferencia de poder calorífico entre ambos carburantes tiene la culpa de que este y todos los coches de GLP consuman más cuando van en su modo propio. Sin embargo, gracias a la mayor sencillez del gas, también emiten mucho menos CO2 y, especialmente, casi nada de óxidos de nitrógeno o partículas PM2,5 o PM1. También resulta que el GLP es un 45% más barato que la gasolina 95 así que su potencial de ahorro está entre el 30 y el 40% de modo que no, no hace falta ser ningún héroe para comprarse un C3 GLP, con querer gastar y contaminar menos, basta.

Prueba del Citroën C3 2016 PureTech 110 CV EAT6 y del Pure Tech 82 CV

Presiono el botón de arranque (la modernidad manda) y me pongo en marcha con la versión tope de gama. Los propulsores de gasolina del Citroën C3 2016 son los conocidos PureTech con 68, 82 y 110 CV, mientras que en diésel son los Blue HDi de 75 y 100 CV de potencia.

En la prueba del Citroën C3 2016 he podido conducir tanto el Pure Tech de 110 CV como el de 82. Lo primero que me llama la atención es el trabajo acústico desarrollado para que al interior llegue la cantidad justa de sonido, incluso en aceleraciones fuertes. Buen trabajo también de suspensiones para que el coche busque la máxima efectividad, aunque dentro de unos márgenes destacados de confort, algo cada vez más importante en Citroën.

El nuevo Citroën C3 es ágil, vivo, dinámico, y más si eliges el motor de gasolina PureTech tricilíndrico de 110CV que contagia alegría en su comportamiento. Y todavía puedes llegar un escalón más arriba si le solicitas el ‘modo sport’ al conjunto, mediante un conmutador situado al lado del indicador de marcha automática en la que te encuentras. El cambio automático por convertidor de par de seis relaciones del Citroën C3 es muy correcto, con transiciones buenas y equilibradas en modo convencional, y subiendo más de vueltas antes de cambiar en modo sport. No es un cambio DSG, pero funciona bien. El fabricante de esta transmisión automática son los japoneses de Aisin. Esta empresa también también vende sus cajas de cambio manuales a fabricantes como BMW,

Sinceramente, con el motor de 82 CV tienes coche de sobra y si ya pasas al 110 CV, los viajes largos serán hasta divertidos. La marca francesa busca conquistar sobre todo al público más joven y por diseño, estilo e incluso precio, puede conseguirlo. En conclusión, un coche perfecto para jóvenes y para los que no lo son tanto, que se quieran mover por la ciudad con alegría pero sin renunciar a los recorridos medios y largos.

Se pueden hacer pedidos desde principios de septiembre y a mediados de noviembre llegarán las primeras unidades a los concesionarios de España. Sin duda, el segmento de los utilitarios se anima con la llegada de este nuevo coche, al que seguirá el nuevo Nissan Micra 2017, y los lanzamientos del Seat Ibiza 2017  y el Volkswagen Polo 2017 entre otros. Si estás buscando coche, no te pierdas nuestro recomendador y si lo que quieres es calcular el precio del seguro, nuestro comparador de seguros te lo pone fácil.

Prueba Citroën C3 BlueHDI 100 CV (por Kike Ruiz)

Es indudable que los responsables de Citroën saben que tienen que salirse de la norma para que su público siga siendo fiel a la marca. Por eso, no es extraño que hayan optado por darle al nuevo Citroën C3 2017 un aire muy parecido al nuevo Citroën C4 y que este haya heredado los Airbumps (de serie en este acabado Shine) o ese frontal con la parrilla tan elevada y personal.  

Me cuelo en su interior y me acomodo en sus anchas butacas. Son cómodas, aunque demasiado blandas y sin un perfil muy definido. Eso hace que tu espalda no se fatigue con el paso de los kilómetros, pero no sujetan muy bien, por lo que en los apoyos fuertes te vas a mover en el asiento. 

El salpicadero está dominado por una gran pantalla táctil de siete pulgadas herencia del C4 Cactus (es de serie, aunque el navegador cuesta 550 euros). Integra todas las funciones y permite aligerar de botones la consola central. Su funcionamiento es lo suficientemente rápido como para moverte de forma ágil entre las diferentes funciones. 

Entre su equipamiento, me tengo que parar sí o sí en un elemento muy novedoso: la ConnectedCAM. ¿Qué es? Es una cámara que va integrada en la parte trasera del espejo retrovisor interior y que puede enviar vídeos y fotos al teléfono a través de una aplicación. Además, como está continuamente  grabando lo que ve, puede servir para recoger pruebas de cualquier incidente (guarda automáticamente los vídeos cuando se produce un accidente lo suficientemente grave como para que se active el sistema de salvamento SOS). ¿Convencido? Bueno, es algo original, cuyo precio puede variar, aunque no es barato: 300 euros en este acabado Shine o 500 dentro de un pack en el Feel. 

Citroën C3: buen espacio para dos adultos detrás 

Salto a la fila trasera: hay espacio suficiente para dos adultos de 1,80 metros de altura aproximadamente, aunque mejor si no llevas el techo panorámico. Eso sí, la parte posterior del asiento del conductor y el copiloto son flexibles, para minimizar incomodidades. 

Ahora salgo del coche para poner a prueba el maletero. Sus 300 litros de capacidad están bastante bien y lo sitúan por encima de la media.

Me pongo en marcha. Importante: bajo este nuevo Citroën C3 vas a encontrar la misma plataforma que utilizaba su antecesor, aunque optimizada y mejorada. Con ella, este francés llega ahora a los 3,99 metros de longitud, aunque hay que decir que su personalidad sobre el asfalto no cambia sustancialmente. 

Después de hacer cientos de kilómetros al volante, la conclusión es clara: el nuevo C3 2017 sigue siendo un coche mucho más cómodo que divertido y eso le distancia de rivales como el Seat Ibiza o un Volkswagen Polo, bastante más dinámicos. Aún con todo, el C3 permite apoyos pronunciados con un alto nivel de seguridad y solo echo en falto un mayor grado de comunicación entre el volante y el asfalto. La dirección gira mucho y eso es algo que se agradece cuando estás maniobrando en zonas muy estrechas, pero le quita precisión cuando decides avivar el ritmo (y eso es algo que permite el motor BlueHDI de 100 CV).

Por cierto, este motor no es nuevo y ya lo podías encontrar en la anterior generación del utilitario francés. Aún así, su buen funcionamiento le hace estar perfectamente al día: no vibra, apenas suena al ralentí y, eso sí, solo acuso una falta de respuesta en la zona baja del cuentavueltas. 

¿Y el consumo? Esto es algo que hará sonreír a más de uno, ya que no influye demasiado lo mucho lo eficiente o no que sea tu tipo de conducción, porque la cifra del gasto medio se queda siempre por debajo de los 5,0 litros. Y si te lo propones, estarás casi rozando los 3,9 l/100 km, lo cual está muy bien.

En resumen, el nuevo Citroën C3 mejora a su antecesor y, sobre todo, se pone a la altura de lo que uno espera en un modelo de este segmento: cómodo, original, más tecnológico y amplio en su interior. Es, sin duda, un coche más cool que antes.

Precios del Citroën C3 2016 (con descuentos):

Citroën C3 PureTech 68 LIVE 11.750 €

Citroën C3 PureTech 68 FEEL 12.850 €

Citroën C3 PureTech 82 FEEL13.500 €

Citroën C3 PureTech 82 SHINE 16.050 €

Citroën C3 PureTech 82 GLP  FEEL 15.000 €

Citroën C3 PureTech 110 S&S  FEEL 14.900 €

Citroën C3 PureTech 110 S&S SHINE 17.450 €

Citroën C3 PureTech 110 S&S EAT6 FEEL 16.200 €

Citroën C3 PureTech 110 S&S EAT6 SHINE 18.750 €

Citroën C3 BlueHDi 75 S&S LIVE 14.000 €

Citroën C3 BlueHDi 75 S&S FEEL 15.100 €

Citroën C3 BlueHDi 75 S&S SHINE 17.650 €

Citroën C3 BlueHDi 100 S&S FEEL 16.000 €

Citroën C3 BlueHDi 100 S&S SHINE 18.550 €

Citroën C3 PureTech 82 105g BUSINESS 13.650 €

Citroën C3 BlueHDi 75 S&S 83g BUSINESS 12.250 €

Lecturas recomendadas

Buscador de coches