Prueba

Coches 4x4

Prueba: Chevrolet Silverado 5.3 V8 4WD. La bestia americana

Luis Meyer

30/08/2016 - 17:25

Chevrolet renueva su portentoso pick-up para plantar cara al superventas Ford F-150. Hemos ido a Estados Unidos a probarlo al volante. Y en esta prueba del Chevrolet Silverado 5.3 V8 4WD, la bestia americana, hemos comprobado que es mucho más que un vehículo de carga.

Nada se vende tan bien entre Boston y San Diego como los enormes pick-ups. Coches que lo hacen todo: viajan, cargan y se meten por terrenos imposibles para cualquier coche. El líder de ventas ha sido siempre el Ford F-150, pero ahora Chevrolet contraataca con una mole muy del gusto estadounidense. Nosotros nos hemos puesto al volante. Prueba: Chevrolet Silverado 5.3 V8 4WD. La bestia americana.

Ópticamente, el Chevrolet Silverado cumple con lo que piden sus potenciales compradores. Un morro gigantesco, muchos cromados... Unas cuantas berlinas del segmento premium palidecerían a su lado. Los clientes pueden elegir entre varias motorizaciones.. Y cabinas: Single, Crew o Double. Según el número de pasajeros que quieran llevar a bordo.

La doble cabina es perfecta para quienes busquen confort y flexibilidad en el día a día. Eso sí: el espacio en la segunda fila, para tratarse de un vehículo de 5,84 metros, no es tan generoso como uno podría esperar. Las plazas delanteras, eso sí, son todo lo desahogadas que pudieras imaginar.

Por suerte, una palanca permite plegar el respaldo trasero en una proporción de 40:20:40, por si quieres llevar equipaje a cubierto. Y las motos, las bicis o los quads, los puedes dejar en su interminable carga exterior.

Como decíamos, los asientos delanteros, amplios y de mullido generoso, aportan todo el confort que uno puede desear para viajes largos. Aunque los acabados, eso sí, pecan de exceso de plásticos duros y se alejan de lo que puedes encontrar en una berlina premium. 

En cualquier caso, el Silverado es mucho más que un vehículo de carga. Va sobrado de equipamiento, incluso lleva cuatro conectores USB o un enchufe real, muy práctico para llevar, por ejemplo, un ordenador o una nevera.También va sobrado en la oferta mecánica. Curiosamente, la mayoría de la clientela se decanta por el motor más grande: en lugar del 4,3 litros e 285 CV prefieren el 5,3 litros V8 con tracción integral, 355 CV y 519 Nm de par. Ya que jugamos a lo grande, juguemos de verdad.

El cambio automático de seis velocidades de serie lo lleva hasta una velocidad de 180 km/h. Opcionalmente, puedes optar por una transmisión con ocho velocidades. Hay que decir que esta brutal mecánica atmosférica fabricada en Fort Wayne, Indiana, mueve con inusitada soltura las 2,4 toneladas de esta mole. Sin olvidar el cautivador sonido de que siempre emite un V8.

Ojo: no es un tragón irredento. Si quieres realizar largos trayectos, puedes desactivar cuatro cilindros. En ese caso, el consumo es de 12,6 litros. No es excesivo para un coloso como este.

Pero no le pidas un confort equivalente al de una berlina, claro. Los baches se notan, y las ruedas de 20 pulgadas tienen un aspecto magnífico, pero no ayudan demasiado. Con todo, la dirección, aunque no es el culmen de la precisión, permite guiar al Silverado con cierta soltura, y los balanceos en curvas de carreteras reviradas nunca llegan a ser demasiado acusados. Los ingenieros de Chevrolet han hecho un buen trabajo con el chasis. La verdadera pega la encontramos en los frenos: llegan demasiado pronto a su límite y se ven sobrepasados a la hora de detener a semejante mole. 

Pero volvamos a su equipamiento: faros de LED, conexión a internet WLAN, servicio de asistencia OnStar-Concierge-Service, cámara de visión trasera, calefacción en los asientos, adornos cromados, climatizador, pantalla HD con radio satelital y navegador... Todo de serie. Solo queda como opción el asistente de carril, el de aparcamiento y las luces largas automáticas. El resto, va incluido. 

¿Buscas un todoterreno que se ajuste a ti? Encuéntralo rápidamente en nuestro recomendador

Lecturas recomendadas

Buscador de coches