Prueba

Prueba: Alpina B7 Biturbo

Luis Meyer

31/03/2017 - 15:09


La firma Alpina retoca desde hace 51 años modelos de BMW: los vuelve más veloces, más exclusivos y más lujosos, aunque sea de una forma sutil. En esta prueba del Alpina B7 Biturbo nos queda claro que incluso una superberlina como eL Serie 7, puede dar más de sí todavía.

Desde hace 33 años, Alpina dejó de ser un preparador, y prácticamente es un fabricante, cuyos modelos están creados prácticamente mano a mano con BMW. Nos ponemos al volante de su último bocado. Prueba: Alpina B7 Biturbo.

Alpina no fabrica bólidos de carrereas para la carretera, sino veloces coches para viajar que hagan las delicias de quienes tienen el paladar fino. Cada año produce una 1.500 unidades, y sus mercados principales son Alemania, Estados Unidos y Japón. El Alpina B7 Biturbo es su última creación, que parte del BMW 740LI xDrive, y tiene por tanto tracción integral, aunque en este caso estira la velocidad máxima hasta 330 km/h. El 4,4 litros rinde 608 CV y 800 Nm de par. 

El incremento de potencia lo consigue con dos compresores más grandes que soplan a 1,4 bares, una refrigeración optimizada, una sección mayor en el sistema de admisión y un nuevo escape de acero. La suspensión neumática de serie, la transmisión y el conjunto de frenos se han adaptado a la nueva potencia. Las llantas de aleación cromadas, además de bonitas, ahorran 10 kilos de peso al conjunto.

Alpina es también famosa por sus calendarios...

Un trío perfecto: Alpina, BMW y Michelin. ¡Descúbrelo!

En marcha, lo cierto es que esta mole de 5,25 metros y 2,1 toneladas es sorprendente. Es ágil, una respuesta de la dirección a las cuatro ruedas extremadamente directa, hasta tal punto de que uno tiene la sensación de estar llevando un Serie 3, bastante más pequeño. Aunque no es un coche concebido para devorar curvas en carreteras de montaña, lo cierto es gira con sorprendente soltura y aplomo. Pero, ante todo, sabe ser cómodo: es increíble su suavidad de marcha, el silencio en su interior y su capacidad para rodar a velocidades de infarto por autovías (lo hemos comprobado en Alemania, sin límite de velocidad). En modo Sport Plus, a partir de 230 km/h, la carrocería desciende automáticamente 20 milímetros.

Y llega la hora de registrar las prestaciones. Nos ha quedado claro que este B7 tiene cuerpo de berlina, y prestaciones de superdeportivo: Hemos medido un paso de cero a 100 km/h en solo 3,6 segundos, y en solo 11,8 ya rodábamos al doble de velocidad. ¿Tal vez estamos ante un coche perfecto? 

¿Buscas una berlina que se adapte a ti? Encuentra la tuya en nuestro recomendador. 

Lecturas recomendadas

Buscador de coches