Prueba

Nos subimos al eléctrico más potente del mundo: 1.088 CV

Javier Leceta

21/11/2013 - 19:20

El Rimac Concept One es el coche eléctrico más rápido, potente y caro del mundo. Esta bala croata de 1.088 CV debería estar en la calle en 2015. AUTO BILD ya se ha subido a él.

Por dinero, Mate Rimac es capaz de hacer lo que sea. Incluso fabricaría un avión privado de color rosa con tapicería de peluche si le pagaran el suficiente dinero. ¿Un fanfarrón? No, este croata de 25 años ya nos ha enseñado dónde están sus límites. Ya antes de que aparecieran el Tesla Model S o el Mercedes SLS Electric Drive presentó en el Salón de Frankfurt de 2011 su superdeportivo, el Rimac Concept One. Un prototipo que, tras dos años de desarrollo y fabricación es totalmente utilizable. Su propulsión eléctrica de 1.088 CV catapulta a esta bestia de carbono hasta los 100 km/h en solo 2,8 segundos. Precio de partida: un millón de euros. Fecha para salir al mercado: 2015.

Las dos puertas del Rimac Concept One se abren con solo posar la mano en ellas. En las pequeñas ventanas triangulares tras el delgado pilar b hay sensores que detectan el calor corporal y activan la apertura del coche. Muy futurista, pero no muy práctico frente a ladrones que se conozcan el truco. Tal vez por eso la versión de serie tendrá un detector de huella dactilar: exactamente igual que la del iPhone 5s.

Para acomodarse en el puesto de conducción, aquellos que midan más de 1,80 metros tendrán que inclinarse sobremanera, y es que el Concept One mide menos de 1,10 de alto. El modelo de serie será un poco más elevado. Una vez me siento en el trono, solo quedan unos pocos centímetros entre mi cuerpo y el asfalto. Como opción, los delgados asientos de cuero se podrán adaptar al conductor y el pasajero.

El salpicadero parece el de una nave futurista. En lugar de los espejos laterales veo unas pequeñas cámaras y sus respectivos monitores junto a las puertas, que me dan toda la información de lo que pasa detrás. Lo mismo para el espejo central, sustituido por una pantalla. La velocidad, los kilómetros y la carga de la batería se indican por unas pantallas tras el volante deportivo. Y la consola central está dominada por una pantalla táctil. 

Igual que en la pantalla del Tesla Model S, a través de este panel se pueden seleccionar diferentes modos de conducción. Un dato: la pequeña firma Rimac ofrece todo su hardware y software de producción propia. No hay nada que venga de otros proveedores, como sucede en muchos deportivos conocidos. Mate Rimac sigue la senda de la exclusividad de Koenigsegg o Pagani. Así, el equipo de 40 operarios fabrican el bastidor y la carrocería de carbono, fresan los mandos de la instrumentación e incluso los pedales. Con el siguiente efecto: hasta las palancas del limpiaparabrisas y los intermitentes dan la sensación de ser totalmente nuevos. Igual que todo en el Rimac Concept One.

Lecturas recomendadas

Javier Leceta

Redactor Jefe

Buscador de coches