Prueba

Prueba: nuevo BMW Serie 7 2015, ¡simplemente alucinante!

Javier Leceta

01/09/2015 - 01:19

Lo que ha hecho la marca de Múnich con el nuevo BMW Serie 7 2015 es para quitarse el sombrero. En su sexta generación, el buque insignia de la marca alemana se ha armado con una enorme batería de asistentes a la conducción para lograr el cúlmen de la comodidad y el lujo al volante. Disponible en dos batallas, el nuevo Serie 7 llega con, de momento, tres variantes mecánicas, dos de gasolina y un diésel. El año que viene aterrizará la variante híbrida de 316 CV. ¿Precios? Desde 93.650 euros.

AUTO BILD ha sido uno de los dos únicos medios de comunicación españoles que este viernes, 17 de abril, ha tenido la oportunidad de probar el BMW Serie 7 2015, un modelo que hará su debut mundial en el próximo Salón de Frankfurt (17 de septiembre) y que saldrá a la venta a finales de 2015. La pista de pruebas de BMW en Miramas, situada en las proximidades de Marsella (Francia), ha sido el escenario en el que he tenido la oportunidad de ponerme al volante del nuevo Serie 7 para comprobar en directo su comportamiento. Eso sí, tal y como puedes ver en la galería de fotos, el coche aún estaba camuflado –tanto en su interior como en su exterior-.

Antes de comenzar, y a modo de introducción, aquí tienes este vídeo en el que la marca explica las principales novedades del Serie 7:

Así es el BMW Serie 7 2015: más confortable… y deportivo

Pese a ser una berlina de representación, la marca alemana no ha querido que el nuevo Serie 7 se olvide del toque deportivo que transmiten sus hermanos. Por ello, ha decidido apostar a partes iguales por el confort y el dinamismo, sin olvidar tampoco la eficiencia. ¿Cómo? En primer lugar, rebajando su peso hasta 130 kilos gracias al uso de materiales como la fibra de carbono y el aluminio, y a la utilización de componentes más ligeros. En este apartado, destaca especialmente la carrocería con estructura Carbon Core, donde el uso de polímeros reforzados con fibra de carbono (PRFC) en las zonas de la jaula del habitáculo más expuestas a grandes esfuerzos incrementa la resistencia torsional y la rigidez de la carrocería, además de ayudar a reducir considerablemente el peso del conjunto.

Mecánicamente, el BMW Serie 7 2015 equipará, entre otros, el nuevo motor gasolina de seis cilindros en línea perteneciente a la última generación de propulsores de BMW Group. Un bloque con tecnología BMW TwinPower Turbo asociado al cambio Steptronic de ocho velocidades.

En el apartado dinámico, y tal y como he comentado unas líneas más arriba, el nuevo buque insignia del fabricante bávaro apuesta por el confort pero sin dejar de lado las sensaciones deportivas –unas sensaciones que, dicho sea de paso, no creo que busquen muchos compradores de este modelo-.

Tal y como he podido probar este viernes en la pista de Miramas, numerosos modos de regulación del chasis –de serie u opcionales- nos permiten configurar el coche para que ofrezca una respuesta más orientada al confort o a la deportividad. Dentro del equipamiento original se encuentran un sistema de suspensión neumática en los dos ejes con función de regulación de nivel, y el sistema de control dinámico de la amortiguación DDC (los amortiguadores regulados electrónicamente mejoran el confort de rodadura y optimizan las propiedades dinámicas de la berlina). Los opcionales de la dirección integral activa y el sistema de supresión activa de inclinaciones Dynamic Drive, que por primera funciona electromecánicamente, prometen mayor confort, dinamismo y aplomo. No te pierdas la siguiente prueba en vídeo del BMW Serie 7 2015 que hemos grabado para ti:

Una vez al volante del nuevo BMW Serie 7 –en concreto he tenido la oportunidad de conducir dos BMW 740 Li-, el selector Driving Experience Control, de serie en toda la gama y que ahora tiene una forma diferente, te ofrece varios modos de conducción que varían la regulación de la amortiguación, la dirección y la respuesta del vehículo (más orientada a la comodidad o la deportividad): Confort, Confort+, Eco Pro y Sport (los dos últimos permiten una configuración personalizada). Además, este control ofrece un nuevo modo denominado Adaptive, que cambia el reglaje del coche de forma automática y continuamente en función del estilo de conducción, del trazado de la carretera e incluso de la cartografía del navegador (solo en los modelos equipados con el navegador opcional Professional).

bmw serie 7 2015 modos conduccion

A lo largo de la jornada de pruebas he podido comprobar el funcionamiento de estos modos de conducción: una vez que pulsas el botón, rapidamente te das cuenta de si en el coche prima la comodidad o las sensaciones; el coche pasa de ser una berlina para directivos a un coche con un paso por curva realmente rápido teniendo en cuenta sus dimensiones y peso. No obstante, no hay que olvidar que el BMW Serie 7 2015 no es el vehículo más apropiado si quieres disfrutar en carreteras ratoneras.

Los asistentes de conducción también experimentan mejoras en el nuevo Serie 7 con la finalidad de incrementar la seguridad y evitar sustos innecesarios. Los Driving Assistant Plus y Driving Assistant se amplían mediante las funciones de asistencia de dirección y de guiado en el carril (el coche corrige la trayectoria si abandonas el carril de forma accidental), de asistencia de permanencia en el carril con protección contra colisiones laterales, de prevención de colisiones en la zaga, así como de advertencia de tráfico lateral. Al utilizar el sistema de regulación activa de la velocidad con función Stop and Go, basta pulsar una botón para que el coche considere automáticamente los límites de velocidad detectados por la función Speed Limit Info.

Pantalla táctil y control por gestos

Las mejoras del nuevo Serie 7 no solo afectan a la parte dinámica. Consciente de la importancia de la conectividad y la experiencia de usuario, la marca germana estrena una pantalla táctil para su sistema de mando iDrive. Además de con el tradicional joystick, el usuario ahora también puede seleccionar numerosas funciones simplemente tocando el display y accediendo a unos menús muy similares a los utilizados por los smartphones.

bmw serie 7 2015 touch display 2

El control por gestos es otra de las grandes novedades que debutan con el buque insignia: gracias a un sensor 3D, el conductor puede, mediante diferentes gestos con la mano, realizar funciones como regular el volumen del equipo de infotainment y aceptar o rechazar llamadas telefónicas. Además, el sistema permite memorizar a través de un gesto definido una función elegida por el usuario (por ejemplo, indicar al GPS que inicie la ruta a casa). No obstante, y de momento, los gestos memorizados por el sistema son aún muy limitados.

El BMW Serie 7 aparca solo

En su búsqueda de la superberlina premium perfecta, parece que la marca bávara ha querido rizar el rizo con este asistente. Así, el BMW Serie 7 2015 es el primer coche del mundo fabricado en serie que es capaz de aparcar mediante un control a distancia y sin necesidad de que el conductor esté dentro del coche. No te pierdas el vídeo de demostración:

A través del mando a distancia con display, el coche puede realizar pequeñas maniobras para entrar y salir del garaje o de la plaza de aparcamiento. Este avance permite aprovechar los espacios especialmente estrechos para estacionar el coche: solo hay que pulsar el botón de entrar de frente en la plaza o el de marcha atrás para salir de ella. Según han informado fuentes de BMW, actualmente no existe un marco legal que regule estas maniobras autónomas del coche, aunque este tema estará solucionado antes de que el Serie 7 salga al mercado.

Confort y sensaciones al volante –si se quieren tener-, avanzados sistemas de asistencia a la conducción y un destacado arsenal tecnológico… A modo de resumen, y aunque aún habrá que esperar unos meses para la presentación oficial del BMW Serie 7 2015, está claro que la berlina alemana llega pisando fuerte –en el sentido literal de la palabra- y con argumentos de peso para convertirse en uno de los referentes dentro de su segmento.

Prueba de conducción del nuevo BMW 730d 2015 (Por Kike Ruiz)

La atmósfera que se respira dentro del nuevo BMW Serie 7 2015 es de auténtico lujo. Un lujo que va acompañado de un salto tecnológico muy importante como te heos contando más arriba y que define perfectamente el objetivo de BMW de hacer coches cada vez más interactivos y conectados con sus ocupantes.

Me siento al volante. Líneas del salpicadero son elegantes, pero modernas; fluidas, pero sin extravagancias. BMW 100%: sobrio, pero poderosamente atractivo. Todos los botones y los mandos están a mano para poder manipular la enorme lista de funciones que puede montar (de serie y opcionalmente) este nuevo Serie 7. Dudar de la calidad está fuera de lugar y los ajustes son perfectos. 

Pronto me doy cuenta de la obsesión que ha tenido BMW por hacer que cada movimiento dentro del amplio habitáculo de esta sexta generación sea una experiencia tanto para el conductor como para el resto de los acompañantes. Y como muestra, sirva un botón: hay mandos táctiles repartidos por doquier y el culmen lo pone su detector de gestos con el que puedes actuar sobre varias funciones de la radio sin tocar absolutamente nada. ¿Funciona? Bastante bien, aunque no deja de ser un gesto para la galería (y nunca mejor dicho).

El motor diésel más suave de toda la gama BMW

Me decido a arrancar el seis cilindros diésel de tres litros que ahora llega a 265 CV. Suena, pero su ronroneo en parado es apenas perceptible desde el interior. Anuncia 620 Nm de par y eso es sinónimo de fuerza, mucha fuerza. Sube la potencia con respecto al anterior modelo pero bajan los consumos y las emisiones. Oficialmente, este 730d 2015 gasta 4,7 l/100 km, una cifra que es difícil de lograr, pero que te da una pista del esfuerzo por ahorrar combustible que ha tenido la marca bávara.

Este motor va asociado a una caja de ocho velocidades que funciona a las mil maravillas. Suave entre transiciones, no titubea y sabe engranar siempre la mejor marcha posible para rodar suave pero con una reserva de potencia. Opcionalmente puede trabajar conjuntamente con el navegador para seleccionar la marcha más adecuada en función de cada curva.

Lo que más sorprende al volante del BMW 730d 2015 es que en general se siente muy ligero. No parece que estés llevando un coche de más de cinco metros de longitud. Las autovías son su fuerte sin duda, y así es donde da lo mejor de sí con un rodara alcance de muy pocas berlinas, pero es que luego en carreteras de doble sentido y plagadas de curvas se desenvuelve muy dignamente.

La dirección es eléctrica (opcionalmente puedes incorporar las cuatro ruedas directrices) y aunque filtra mucho lo que pasa debajo de las ruedas, es rápida y obedece fielmente cada mínimo movimiento del volante.

Los frenos cumplen sobradamente. No he hecho un uso muy intensivo, pero su gran mordiente inicial sorprende y te dan confianza. 

Al final, BMW ha vuelto a lograr lo que a priori parece imposible: aunar grandes dosis de confort al volante con un puntito de dinamismo muy apreciado por todo cliente de BMW. ¿Los precios? Ahi van:

BMW 730d............................... 94.650 euros

BMW 730d xDrive................... 99.050 euros

BMW 750i xDrive.................... 133.900 euros


Lecturas recomendadas

Javier Leceta

Redactor Jefe

Buscador de coches

Más de Salón del automóvil de Frankfurt 2015