Prueba

Primera prueba del Mercedes-AMG E 63 S 4Matic+ 2017

Emilio Salmoral

04/12/2016 - 12:47

Esta es la primera prueba del Mercedes-AMG E 63 S 4Matic+ 2017, una berlina de altísimas prestaciones gracias a su motor V8 biturbo con 612 CV. También existe una versión “descafeinada” de 571 caballos. Todos sus rivales ya pueden comenzar a temblar con el dinamismo de este Mercedes de cuatro puertas.

No te pierdas: ‘Vídeo: la brutal aceleración del Mercedes-AMG E63 S

Esta es la primera prueba del Mercedes-AMG 63 S 4Matic+ 2017, la nueva berlina de altas prestaciones que han desarrollado los ingenieros de AMG y que, sin duda, es una gran evolución respecto al anterior Mercedes E 63 AMG que resultaba un coche mucho más comprometido de conducir. ¿El secreto del nuevo AMG 63? Utiliza un nuevo sistema de tracción total 4Matic+ que domestica, en cierto modo, a esta bestia.

El nuevo Mercedes-AMG E 63 AMG 4Matic+ es la berlina más potente de todos los tiempos que ha creado Mercedes. Este coche de cuatro puertas y con un maletero de 540 litros está disponible con una versión estándar de 571 CV y el acabado 63 S 4Matic+ que incrementa su rendimiento hasta los 612 CV de potencia.

Vídeo: nuevo Mercedes-AMG E 63 S 4Matic+

El modelo más potente de la competencia del Clase E AMG es el Audi RS6 Avant Performance con 605 CV de potencia. Son solo siete caballos de diferencia pero los ingenieros de Mercedes no querían ser menos. El BMW M5, que lleva más años en el mercado y que ya está en sus últimos días, tiene 560 CV.

“Los nuevos E 63 AMG representan el mayor avance realizado hasta ahora en un relevo generacional en nuestras series de turismos de altas prestaciones. Un aspecto de especial relevancia ha sido el dinamismo de conducción. Al comienzo de desarrollo optamos por una tracción integral con distribución completamente variable del par…”, estas con las palabras de Tobias Moers, presidente del Comité de Dirección de Mercedes-AMG- y, sin duda, no puedo estar más de acuerdo con él.

Nunca había conducido un Mercedes con más de 600 CV que fuera tan sencillo de conducir. Es más, nunca había conducido un deportivo con tanta potencia que fuera tan fácil de llevar al límite como el nuevo Mercedes-AMG E 63. Lo he podido comprobar durante unas vueltas (con el cuchillo entre los dientes) que he dado en el precioso Circuito de Portimao (dentro de mi Top 3 junto con Spa-Francorchamps).

La prueba dinámica que nos ha preparado Mercedes-AMG ha sido muy divulgativa para conocer el rendimiento de su nuevo coche. Grupos de tres AMG E 63 que tenían que seguir a Bernd Schneider que pilotaba un Mercedes-AMG GT S. El cinco veces campeón del DTM marcaba el ritmo en la pista y si veía que los periodistas le seguían el ritmo, lo iba incrementando poco a poco.

¿Resultado? El grupo español dejó bien alto el pabellón y Schneider nos llevó a toda velocidad por la pista de Portimao. Un circuito muy complicado, exigente y que, a priori, pensaba que iba a destrozar al Mercedes-AMG E 63. Pero me equivoqué, esta berlina de 1.875 kilos entraba con una agilidad sorprendente a los giros más lentos, no hacía un feo en las curvas más rápidas y en el modo Race, cuando pisabas el pedal del acelerador a fondo, la zaga redondeaba de una forma espectacular.

Bernd nos llevo muy rápido y llegábamos a la frenada de la recta de meta a casi 260 km/h. Una y otra vez apurábamos la frenada y el equipo de frenos cerámicos del Mercedes-AMG E 63 S 4Matic+ (de serie en la versión S) aguantaban sin signos de fatiga.

El mayor aporte del Mercedes-AMG E 63 al mundo de los coches deportivos de alto rendimiento es el sistema de tracción total 4Matic+ que reparte de forma muy efectiva la fuerza entre el eje trasero y delantero. Un ejemplo, en las rectas el eje delantero no recibe fuerza (si no es necesario) pero al llegar las curvas comienza el reparto de potencia.

Gracias a este reparto del par, el AMG E 63 monta un modo de conducción ‘Drift Mode’ que permite a su conductor realizar derrapadas, en cierto sentido, controladas. Yo no he tenido la oportunidad de comprobarlo. Durante las ‘hot laps’ nos prohibieron quitar el ESP y, al rimo que íbamos, mejor confiar en la poca electrónica que quedaba en el modo Race.

Me reservo un circuito en Madrid para probar con total tranquilidad este modo de conducción. No obstante, durante la charla que tuve con Bernd Schneider me comentó que el coche era bastante dócil con el ESP off a pesar de tener tanta potencia. También me indico que él no había intervenido en la puesta a punto del nuevo Mercedes-AMG E 63 2016. Si confirmó que había participado en la configuración del Mercedes-AMG GT R.

El nuevo Mercedes-AMG E 63 4Matic+ llegará al mercado durante los próximos meses de marzo o abril. Todavía no se conocen los precios pero si el antiguo Mercedes Clase E 63 AMG tenía un precio de 139.000 euros, es lógico que el nuevo sea de unos 150.00 euros como máximo.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches