Prueba

Motos

Peugeot Metropolis: tecnología punta

Alfredo Rueda

27/06/2013 - 13:49

El Peugeot Metropolis llega a la extraña galaxia de los scooter de tres ruedas, donde puede hacerse con un hueco importante gracias a la tecnología que incorpora.

Tras unos cuantos prototipos, la versión final del Peugeot Metropolis se presentó en el Salón de Milán de 2012. Y ahora, o más concretamente en septiembre, llega un scooter de tres ruedas que representa la competencia directa del conocido Piaggio MP3 LT o del más anónimo Quadro 350 D.

Al ver el Peugeot Metropolis, la primera impresión es de diseño y alta tecnología. Su luz led vertical diurna entre las ruedas delanteras aporta modernidad dentro de un conjunto de innovaciones tecnológicas casi inacabable.

Todo comienza con un tren delantero denominado DTW (Dual Tilting Wheels) compuesto por un paralelo deformable con monoamortiguador superior y dos amortiguadores de inercia que recogen las vibraciones del motor y la dirección. En marcha, este sistema del Peugeot Metropolis aporta una sensación de ligereza mayor que el del Piaggio MP3, con menos aplomo en inclinación y, sobre todo, si en pleno apoyo nos encontramos con alguna irregularidad del asfalto. Aunque estoy hablando de una situación algo extrema, a alta velocidad y con la moto muy inclinada, los movimientos no inspiran demasiada confianza. Pero también es verdad que mantiene la tracción mucho más allá de lo que indican esos movimientos.

Al tranquilizar el ritmo y por debajo de los 10 km/h, puedes activar manualmente a través de un botón en la piña derecha, el ‘anti-tilting’ o anti-inclinación, que te permitirá bloquear el tren delantero y poder parar sin apoyar los pies en el suelo. Pero este bloqueo mide otros dos parámetros para poder activarse. Uno es que el piloto esté sentado en la moto, para lo que cuenta con un sensor, y otro es que el régimen del motor no debe estar por encima de las 2.800 rpm. Por eso, si sales de un semáforo y superas estas revoluciones, el bloqueo se desactivará automáticamente sin necesidad de recurrir al mismo botón con el que lo has puesto.

Otra novedad del Peugeot Metropolis y que llega directamente del mundo automovilístico es el freno de estacionamiento eléctrico, activable mediante un dispositivo ubicado justo en el centro del manillar, que actúa sobre la rueda trasera y que impide acelerar más allá de las 2.500 rpm. También procedente de los coches, este scooter de tres ruedas se puede arrancar a distancia, gracias a su llave 'Smart Key' que tiene un radio de acción de 1,5 metros. Para arrancar, y con ella en el bolsillo, siempre tendrás que pulsar el botón giratorio ubicado frente a la rodilla derecha. Cuando se encienda su aro azul, significará que ha reconocido la llave y que puedes encender el Metropolis.

Otro ‘gadget’ que monta el Peugeot es el parabrisas regulable en 140 mm. En marcha, en la posición alta, pude notar muchas turbulencias y lo tuve que volver a bajar y dejar en su posición original. Una novedad que sí me ha parecido mucho más interesante es la inclusión de un sensor de presión de neumáticos, alojado en las válvulas y que manda los datos a una centralita dispuesta en el cuadro de relojes. Si cualquier rueda pierde más de 0,2 bares de presión, tendrás un aviso inmediato. Algo de mucha utilidad y que te permitirá circular con la presión correcta en todo momento.

Respecto al motor, se trata de un monocilíndrico de cuatro tiempos y 37,2 CV a 7.250 rpm. Desarrollado por Peugeot, incorpora tecnología de baja fricción e inyección electrónica. Su fuerza llega a la rueda trasera a través de una transmisión variable contínua, de una forma muy progresiva y agradable, aunque la tienes que subir a más de 4.000 rpm para que se mueva ágilmente. Y es que sus casi 250 kilos son muchos kilos. Esto se nota en sus inercias y en unos frenos que acusan el peso. Por cierto, cuenta también con frenada combinada, que al accionar la maneta izquierda o el pedal, activa simultáneamente las ruedas delanteras y la trasera (frena un poco antes esta última). Esto da un tacto bastante desconcertante, ya que al pisar el freno con decisión, por ejemplo si vamos con compañía, notarás como las dos manetas se ponen duras como piedras y no admiten más presión. Y si primero activas la maneta derecha, primero frena el tren delantero y si tiene sobrepresión, la desvía al tren trasero.

En marcha, la postura de conducción del Peugeot Metropolis me ha parecido perfecta, sobre todo por un respaldo para el conductor regulable longitudinalmente 40 mm y por una altura del asiento bastante accesible, de 780 mm.

A los mandos, el cuadro de instrumentos te mostrará todo lo que necesites saber, gracias a sus dos relojes analógicos para el velocímetro y el cuentarrevoluciones y, sobre todo, a su completa pantalla central digital donde, entre otras cosas, podrás ver consumos totales, parciales y autonomía restante.

Otros elementos útiles que te podrás encontrar en el Metropolis son un maletero con doble apertura en el que caben un casco jet y otro integral, o incluso una raqueta de tenis; un reposapies para el pasajero escamoteable e integrado en la carrocería o una guantera delantera con toma de 12 voltios.

Pero, todo lo bueno se paga, y el Peugeot Metropolis es un scooter de los buenos. Vale todos y cada uno de sus 8.490 euros, aunque puedan parecer excesivos. Te lo aseguro, no lo son. Y lo podrás comprobar por ti mismo en septiembre, si te haces con una, claro. ¡Ah! y recuerda que lo podrás conducir con el carné de coche...

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Alfredo Rueda

Alfredo Rueda

Periodista apasionado de todo lo que tenga motor: Coches, motos y ahora, también, cacharritos con alas...

Todo sobre

Peugeot

Modelos de Peugeot más populares

Ver todos los modelos

Seguros de moto

Toda la información de pólizas y seguros de moto, con un comparador de seguros de coche y moto.

Ir a seguros