Prueba

Nuevo Range Rover SDV8 2013 Vogue: cambio radical

David López

07/03/2013 - 10:42

Cuando conduces por primera vez el nuevo Range Rover SDV8 2013 Vogue, no hace falta mirar el apartado de peso para notar que este coche ha sufrido una especie de dieta milagro: su comportamiento es más preciso, ya no balancea tanto y, en general, cuesta bastante menos llevarlo por donde quieres.

Con la anterior generación del Range Rover, las maniobras había que planearlas con bastante más antelación: tu girabas el volante y, poco a poco, la carrocería obedecía con pereza a la dirección. La diferencia de peso entre el anterior Range Rover 4.4 TDV8 y el actual Range Rover SDV8 2013 alcanza los 145 kilos, y la verdad es que se nota mucho. Por supuesto, a nivel prestacional también hay cambios en este Land Rover.

Aunque, en este caso, no solo es un tema de peso, sino de potencia. Este V8 diésel de la prueba arroja 340 CV, 27 más. Al pisar el acelerador a fondo, sus 700 Nm de par empujan la carrocería del Range con fuerza, pasando de 0 a 100 km/h en solo 7,3 segundos. A la hora de adelantar, las recuperaciones son enérgicas.

El Range Rover SDV8 2013 monta una amortiguación neumática con una capacidad de absorción increíble. Puedo decir, sin ninguna duda, que es la mejor de su segmento junto con la Airmatic de Mercedes. Además, las versiones V8 cuentan con un sistema de estabilizadoras activas que ayudan a sujetar la carrocería. Pero no todo es positivo en esta versión del nuevo Range Rover 2013. En el caso del consumo, y a pesar de que la ficha técnica marca unos contenidos 8,7 litros, en la práctica (circulando a velocidades legales) es extremadamente complicado bajar de los 11 litros.

El problema se agrava en conducción urbana, cuando los acelerones propios de los vaivenes del tráfico hacen que el gasto se dispare bastante más. Al contrario que en la versión diésel V6, esta mecánica no monta un sistema Start-Stop que ayude a rebajar el consumo.

En lo que hay muy pocos modelos que puedan igualarle es en su capacidad 4x4. Ofrece la altura libre al suelo más holgada del segmento, con 300 mm y una profundidad de vadeo de 900 mm. Además, facilita el uso a los más novatos gracias al archiconocido sistema Terrain Response, que gestiona tracción y electrónica dependiendo del tipo de superficie que elijas. Para rizar el rizo, los ingenieros ingleses han incluido otro elemento tecnológico en el Range Rover SDV8 2013, el Auto Terrain Response, que conecta el programa de tracción necesario sin darle a la ruleta. Aún así, mi consejo es que lo hagas manualmente...

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de David López

David López

Director Online

Coches grandes, pequeños, urbanos, deportivos... todos son interesantes y tienen mucho que probar y contar

Buscador de coches