Prueba

Nuevo Lamborghini Gallardo LP 560-4 Spyder, a prueba

Kike Ruiz

18/10/2012 - 12:27

Pocas semanas después de la presentación de la versión coupé, ya hemos podido conducir el nuevo Lamborghini Gallardo LP 560-4 Spyder: 560 CV de pura adrenalina que en 22 segundos te deja al descubierto.

Si hace tan solo dos días te presentábamos al nuevo Lamborghini Gallardo LP 560-4 Spyder, hoy ya te podemos decir cómo se las gasta, porque hemos podido conducirlo. Ha sido con motivo de la última cita del calendario del Super Trofeo Lamborghini, celebrada en el circuito de Los Arcos, en Navarra. Allí teníamos disponible una flamante unidad en blanco perlado con llantas multirradio de 19 pulgadas pintadas en negro.

La actualización estética, que estrenó en el pasado Salón de París con la versión Coupé, le da unos aires renovados a base de formas trapezoides y ángulos cerrados que le aportan más fuerza y elegancia tanto en el frontal como en la trasera, donde también estrena un nuevo difusor.

Me siento al volante del nuevo Lamborghini Gallardo LP 560-4 Spyder y su interior me recuerda poderosamente al del Audi R8, con quien comparte muchos elementos. De todas formas, se nota que Lamborghini ha querido introducir elementos diferenciadores en la situación de los mandos y su diseño, así como en la caja de cambios pilotada E-Gear, que no cuenta con palanca y que solo se puede accionar manualmente desde las levas en el volante.

Giro la llave y su V10 sale a mi encuentro con un estruendo que me hace ser el centro de atención por un momento en el paddock de Los Arcos. ¿Siguiente maniobra? Accionar el botón que en 22 segundos me va a esconder el techo detrás de mí. Con otro pulsador subo el paravientos y meto primera. El sonido ronco del bloque de 560 CV se hace mucho más patente.

Por fin salgo del circuito y tengo vía libre para exprimir la potencia del motor. Cuento con un amplio tramo de carretera cortada para la ocasión y no dudo en hundir el pie hasta que la aguja del cuentavueltas llega a las 8.000 rpm. A partir del las 4.000 vueltas el motor 'grita' como si se hubieran abierto las mismísimas puertas del infierno y el empuje es tan brutal que te obliga a aferrarte al volante con las manos como si te fuera la vida en ello.

Llegan las curvas y los asientos del nuevo Lamborghini Gallardo LP 560-4 Spyder me sujetan tan bien la espalda que no me muevo pese a que el paso por curva es realmente alto. Todo ello gracias a que la dirección te transmite muy bien donde están los límites y que su carrocería de aluminio deja el peso en unos asumibles 1.550 kilos, que aunque generan inercias, no te sacan de la trazada a no ser que vayas muy por encima de sus posibilidades.

Tras una hora y media y medio depósito gastado toca volver al circuito. Exprimir los 560 CV del nuevo Lamborghini Gallardo LP 560-4 Spyder ha sido toda una experiencia. Tengo al Ferrari 458 Spider que probé en la cumbre de superdeportivos descapotables, pero este Gallardo se le ha quedado muy cerca.

Pego un acelerón más de cara a la galería por el túnel que da acceso al paddock. La gente que pasaba por allí se lo merecía...

 

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Kike Ruiz

Kike Ruiz

Redactor de AUTO BILD

Todo sobre

Lamborghini

Modelos de Lamborghini más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches