Prueba

Mini Paceman: ¡y van siete!

Jorge Arenas

20/11/2012 - 12:06

El Mini Paceman es un SUV coupé que no llega a compacto, amplio en su interior y muy dinámico en la carretera. La séptima versión de la familia Mini llega con motores potentes y la posibilidad de montar tracción integral. A este Mini grande le acompaña el John Cooper Works GP, también recién llegado, que es la versión más radical del Mini 3p: 218 CV, biplaza y una puesta a punto para circuito.

La familia Mini parece no tener límites. Cuando parecía que se había inventado ya todo y que no era posible estirar más el chicle fabricando nuevas versiones, llega el Mini Paceman para dejar claro que esto no es así. En la marca lo denominan Sports Activity Coupe y es, en realidad, una especie de todocamino al estilo Countryman, pero de tres puertas y más dinámico. Aunque cuenta con versiones de tracción integral, no parece tener ese cierto enfoque 'offroad' del modelo que acabo de citar.

En el grupo BMW esperan captar nuevos clientes con el Paceman. Su diseño exterior es muy llamativo: caída del techo estilo coupé, carrocería musculosa con pasos de rueda ensanchados, pilotos en configuración horizontal por primera vez en un Mini… Sin duda es un coche pensado para los amantes de los SUV compactos y exclusivos. ¿Un posible rival, entonces, para el Range Rover Evoque? A pesar de que el Mini es un poco más pequeño (25 centímetros concretamente), sí. Por concepto y por las posibilidades que ofrecen, ambos pueden entrar dentro del mismo saco perfectamente.

Mini Paceman

El interior del Mini Paceman es uno de sus puntos más favorables. Es amplio, tanto delante como detrás, tiene detalles novedosos como los mandos de los elevalunas ubicados en las puertas -sustituyen a los clásicos interruptores en la consola- y unas plazas traseras de generoso tamaño. Tras ellas aparece un maletero de 330 litros, que se convierten en 1.080 si se abaten los respaldos. Desde luego, este no es uno de esos Minis que buscan simplemente llamar la atención; la practicidad es una de sus grandes preocupaciones y esto es algo que se ve en cada rincón del coche. Eso sí, los asientos de la fila posterior son individuales y solo hay dos. 

Pero lo mejor de todo, lo que hace que este coche termine de merecer la pena -al menos para quien escribe estas líneas- es su comportamiento dinámico. Una vez más, Mini vuelve a sobresalir en el apartado de sensaciones. Me esperaba un tacto parecido al de un Countryman, es decir, más pesado y menos ágil que el de cualquier otro Mini, pero resulta que me he encontrado con un coche superdivertido, que pisa muy bien y te invita a buscar curvas sin parar. Este es el único “maxi-Mini” que mantiene casi inalterado el espíritu juguetón del modelo original.

Los motores disponibles en el momento del lanzamiento son cuatro: los gasolina  Cooper y Cooper S, de 122 y 184 CV, y los diésel Cooper D y Cooper SD, de 122 y 143 CV. Más adelante llegará la versión John Cooper Works como tope de gama (218 CV). No faltarán en la gama versiones de tracción integral ALL4 ni una caja de cambios automática como opción.

En el equipamiento de serie no faltan elementos como el aire acondicionado, los asientos deportivos, el equipo de RadioCD y el Center Rail. Para el catálogo de opciones quedan otros como los faros de xenón, el techo acristalado, los sensores de luces, lluvia y aparcamiento, y las típicas opciones de personalización de la marca, como las franjas para el capó, diversas tapicerías para los asientos o una amplia gama de colores de carrocería.

Para poder disfrutar del Mini Paceman todavía hay que esperar un poco. Su lanzamiento al mercado es en abril de 2013. Los precios partirán de los 24.700 euros del Cooper y llegarán hasta los 32.200 que cuestan los dos motores más potentes (el Cooper S y el Cooper SD tienen ese mismo precio).

Mini John Cooper Works GP

La otra novedad que se ha presentado junto al Paceman es el Mini John Cooper Works GP 2012. Es el Mini más radical por sus cifras: 218 CV, aceleración de 0 a 100 km/h en 6,3 segundos, 242 km/h de punta, 1.160 kilos de peso… Esta edición limitada a 2.000 unidades es capaz de completar una vuelta al trazado Nordschleife de Nürburgring en 8,33 minutos a un ritmo endiablado gracias a su ligereza y a un paso por curva súper eficaz.

Mini JWC GP

Lo que realmente diferencia a este Mini es que lleva unos amortiguadores regulables con espirales integradas, unos frenos más potentes y, en lugar de los asientos traseros, lleva una barra transversal. En definitiva, un coche medio de calle, medio circuitero que, curiosamente es infinitamente menos nervioso del eje trasero que cualquier otro Mini. Es rápido y eficaz, pero más permisivo.

El Mini John Cooper Works GP está ya disponible a un precio de 41.700 euros.

Todo sobre

Mini Paceman  Paceman

Acabados de Mini Paceman 2013 más populares:

Ver todos los acabados
Todo sobre Mini Paceman

Buscador de coches