Prueba

Coches 4x4

Mini Countryman Cooper SD ALL4, buenas sensaciones

Ignacio de Haro

13/03/2012 - 09:11

Bajo el nombre Mini Countryman Cooper SD ALL4 se esconde el diésel más potente de la gama -hasta que llegue el Countryman JCW-. Gracias a sus 143 CV ofrece una mayor dosis de diversión al volante, aunque a un precio demasiado elevado.

Salta a la vista que el Mini Countryman Cooper SD ALL4 de nuestra prueba tiene poco de mini, ya que lo que se dice pequeño, pequeño, no es. Y es que con 4,11 m de largo y casi 1,8 de ancho, este Mini podría llegar a ser el único coche de una familia, mientras que sus hermanos de gama son más de capricho. Desde su aparición, se echaba en falta una mecánica de gasóleo más potente, ya que la del Mini Countryman Cooper D, con 112 CV, no mueve con soltura los casi 1.400 kg que pesa el Countryman.

La nueva variante utiliza el mismo motor de dos litros que el BMW X1 18d. La verdad es que tras conducir el Countryman Cooper SD ALL4 en diferentes situaciones, no me ha parecido tan rápido como me esperaba. Con 143 CV, ofrece unas prestaciones más bien discretas para su potencia. Empuja con fuerza desde poco más de 1.500 rpm, pero, al superar las 3.000, esa intensidad va poco a poco decayendo, hasta llegar al límite de giro -a casi 5.000 rpm-. Es una lástima que no haya más ‘chicha’ al pisar el acelerador, ya que su principal virtud es su comportamiento. La dirección es muy rápida y precisa y su aplomo en el paso por curva lo distingue de otros todocamino. La parte negativa es que el confort se resiente notablemente en cuanto la carretera no está perfectamente lisa. Ahora bien, la unidad de pruebas tenía llantas opcionales de 18 pulgadas y neumáticos ‘Runflat’.

 

Es mejor salir poco del asfalto porque la escasa altura libre al suelo del Countryman Cooper SD ALL4, 149 mm, -un BMW X1 ofrece 194- y el reducido recorrido de la suspensión, apenas permite superar obstáculos. Sin embargo, la tracción integral accionada por un embrague multidisco funciona a las mil maravillas. En condiciones normales solo empujan las ruedas delanteras, pero cuando el sistema detecta falta de aherencia, transmite con rapidez a las traseras hasta un 50 % de la fuerza. 

El interior del Mini Countryman Cooper SD ALL4 puede configurarse, sin coste, con cuatro plazas o bien con un asiento trasero de tres plazas. La banqueta trasera se puede desplazar longitudinalmente -13 cm- y los asientos se abaten en una proporción 40/20/40. La capacidad del maletero es de 350 l, aunque aumenta hasta los 450 si se adelantan por completo los asientos de la segunda fila y a 1.170 si se pliegan totalmente.


Aunque todos los Mini ‘destacan’ por su precio, el del Countryman Cooper SD resulta desmesurado. Cuesta 5.000 euros más que el Mini Countryman Cooper D y casi lo mismo que un BMW X1 18d. Y todavía quedan los extras...

El Mini Countryman Cooper SD ALL4 me parece otro acierto de Mini, aunque tras probar esta versión a fondo, y disfrutar como un niño en zonas de curvas, difícilmente se la recomendaría a alguien. Con las cifras de prestaciones que hemos obtenido, los 31 CV adicionales no resultan determinantes en la práctica. De hecho, se ha quedado lejos de los datos oficiales. Otro de sus incovenientes es el precio, por encima de los 32.000 euros.


Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches