Prueba

Prueba: Mercedes Clase E 4x4². Una versión radicalizada

Luis Meyer

22/07/2017 - 11:48


Mercedes se relaja. El presidente de la marca, Dieter Zetsche, y su equipo, aparecen en vaqueros. Se les ve desencorsetados. Como la creación que hoy traen, para probarla. Se le ocurrió un día a un responsable de Desarrollo de la marca. Preguntó: ¿Por qué no cruzar un Clase G 4x4² con un Mercedes Clase E? Aquí está el resultado. Prueba: Mercedes Clase E 4x4².

El creativo ingeniero, se puso a trabajar en el diseño en sus ratos libres. Incluso en secreto. Pero empezó a enseñárselo a sus colegas y al final, empleados de toda la marca se fueron entusiasmando con su idea. Incluso el ingeniero jefe del Clase E se interesó por ver su modelo con ejes de portal. Así que cogió un Clase E Estate familiar, y destinó un poco de presupuesto al proyecto.

Pero la transformación empezó con muchas dificultades. Los ejes de portal del Clase G no entran bajo el Clase E, tampoco las enormes ruedas de 285/50 R 20 del Clase R. Requería desarrollos propios: unos ejes de portal, sí, pero más compactos. Y por favor, multibrazo; un eje rígido no casa con el señorial confort de un Clase E. Así que se integraron en la suspensión multibrazo del All Terrain. Al cabo de unos pocos meses, los nuevos y sofisticados ejes de portal estaban terminados.

A la hora de elegir motor, rechazó los dos diésel del Clase E All Terrain de serie: e su lugar, optó por el del E 400 Estate, un V6 gasolina con 333 CV. ¿Cómo se mueve esta mole? En AUTOBILD lo hemos conducido por un antiguo circuito de pruebas de tanques, 520 hectáreas de tramos offroad. 

El coche tiene ahora nada menos que 42 centímetros de altura respecto al suelo, frente a los 16 del All Terrain normal. El cockpit del Clase E es excepcional, así que prácticamente no lo han tocado. Los sistemas de control de tracción y otras funciones electrónicas aún no han podido conectarse a los ejes de portal (todo llegará), pero aun así, este All Terrain se maneja con bastante facilidad, casi como un Clase E normal. Y en este circuito offroad, con su enorme altura al suelo, incluso que se desenvuelve mejor que un Clase G, apoyado en un gran ángulo de salida de 35,8 grados. Subiendo y bajando repechos, a pesar de su larga batalla, en ningún momento temo tocar con los bajos.
Otra cosa que me ha sorprendido: por carretera, se siente muy parecido a un Clase E normal. No tiene al suspensión neumática, claro, así que algunos baches se notan más, Pero el sólido ajuste de su chasis logra que no acuse los típicos balanceos de un todoterreno en curvas. Una sensación tan extraña como maravillosa.
Es una pena que, de momento, esta genial idea solo sea un prototipo... 

Hemos probado 1 versión del Mercedes Clase E

Lecturas recomendadas

Buscador de coches