Prueba

Prueba del Jaguar XE 2.0 Turbodiésel 180 CV, un buen motor

Enrique Trillo

19/05/2017 - 11:12

A nadie le amarga un dulce y a nadie le amarga conducir un Jaguar, sobre todo si se pone tan a tiro como este...

 

El Jaguar XE es uno de los pocos coches que responde a la compra perfecta de las tres B: bueno, bonito y hasta barato (teniendo en cuenta su categoría 'premium'). Por fuera, por mucho que el diseño siempre sea cuestión de gustos, no se puede negar que es tremendamente atractivo. Algo que se refrenda cuando ves cómo la gente se gira a su paso. Como mucho, se puede objetar que la zaga no es tan ideal como su agresivo frontal y, por eso, te deja más indiferente. Por su tamaño es un coche que rivaliza directamente con el grupo de berlinas medias premium, compuesto por el grupo alemán formado por Audi A4, BMW Serie 3 y Mercedes Clase C y algunas marcas más selectas como Infiniti o Lexus, con sus respectivos Q50 e IS.

En esta prueba he conducido el Jaguar XE 2.0 Turbodiésel 180 CV. Está equipado con un motor dos litros de cuatro cilindros, que envía la potencia al eje trasero por medio de una caja automática de ocho velocidades.

Lo que no me gusta de este propulsor es que vibra (más bien tiembla) en exceso al arrancar. Algo que se aprecia especialmente con la función Start-Stop, al volver a ponerse en marcha cuando sales de un semáforo. Esto es algo que no debería ocurrir en un coche premium. Pero lo bueno es que su sonido, para ser diésel, hasta me gusta. Me parece un motor muy apropiado para este tipo de vehículo, porque su gasto real en este test se ha quedado por debajo de los seis litros y, por otro lado, tiene empuje de sobra desde casi el principio. No creo que en ningún momento tengas necesidad de más potencia, por mucho que te guste pisarle.

 

Esto es algo que confirman las prestaciones, ya que acelera de 0 a 100 en 8,8 segundos y es capaz de pasar de 80 a 120 km/h en solo 6,5 segundos. Y no se olvida de la eficiencia. En este sentido, me ha gustado mucho el apartado del sistema multimedia que puntúa tu estilo de conducción con notas que van de 0 a 5, en función de lo eficiente que seas o no al acelerar, frenar o mantener una velocidad adecuada en cada situación. También puedes comparar tu mejor trayecto con el actual y con los últimos tres. Digamos que el coche te va enseñando a ser más ahorrador. Esto, con los tiempos que corren, importa, y mucho.

Como es habitual en otros modelos de Jaguar, cuenta con cuatro modos de conducción para que adaptes su respuesta a cada situación: Dynamic, Normal, Eco e Invierno. Dinámicamente es un coche confortable, pero no se arruga en las curvas y, gracias a la propulsión trasera, sale de los giros con buena tracción. La dirección asistida eléctrica no tiene mal tacto, pero se llega a apreciar el sonido del motor que la acciona y crea una sensación muy artificial. Suena como si Robocop estuviera haciendo unos estiramientos a tu lado: guiii, guiii, guiii... Sin duda, se deberían haber preocupado por disimularlo.

El interior del modelo XE de Jaguar ofrece buen espacio en las plazas delanteras. Aunque detrás la cosa va más ajustada, porque la acusada caída del techo limita el hueco a lo alto. Y la distancia para las piernas hasta el respaldo delantero tampoco es enorme. Sin abandonar cuestiones prácticas, hay que aclarar que el maletero no es, ni mucho menos, de los mejores de su categoría, porque ofrece 450 litros y sus formas no son demasiado regulares. Tiene varios escalones y bajo el suelo no hay hueco para una rueda de repuesto normal, solo para el siempre poco práctico kit reparapinchazos.

La impresión general cuando te pones al volante es francamente buena. La unidad probada cuenta con tapicería de cuero, molduras cromadas y plásticos de color negro brillante que contribuyen a mantener esa sensación premium. No obstante, he visto algún que otro ajuste mejorable, como el del portagafas del techo, que no abría y cerraba correctamente. El sistema de infoentretenimiento tiene un manejo bastante intuitivo y viene con una pantalla de ocho pulgadas que en el acabado Prestige de la unidad de esta prueba es de serie, igual que la conexión Bluetooth. Eso sí, si quieres montar el sistema de navegación, como poco debes pagar 1.220 euros.

Conclusión:

Teniendo en cuenta el lujo, el prestigio y la calidad que aporta, creo que este Jaguar XE se coloca un pasito por delante de modelos tan consagrados como el Audi A4 o Mercedes Clase C. Además, su precio es bastante razonable. Eso sí, si el objetivo del fabricante británico es ofrecer la mejor berlina 'premium', deben terminar de mejorar esos pequeños fallitos que he ido descubriendo con el paso de los kilómetros. No obstante, me parece una gran alternativa de compra si no te pasas con los extras...

En nuestro comparador de seguros hemos calculado lo que costaría asegurar un Jaguar XE 2.0 180 CV Pure. Para calcular el precio, tomamos como referencia un hombre de 40 años, con 10 de antigüedad de carné y sin siniestros, que vive en Madrid, utiliza el coche a diario, aparca en un garaje colectivo y recorre hasta 20 000 kilómetros al año. Con estos datos, el seguro a todo riesgo más asequible lo ofrece AXA, por 483 euros.

Este coste podría ser menor si optas  por una póliza a todo riesgo con franquicia. En este caso, la más barata sería la de AXA. Cuesta 304 euros con franquicia de 300 euros.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Enrique Trillo

Enrique Trillo

Dame un coche, un circuito, barra libre y no necesito nada más en la vida.

Jaguar XE 2.0 Turbodiésel 180CV Automático AWD Pure
  • Tipo de Motor

    Normal

  • Cilindrada

    1.999 cc

  • Par motor

    430 Nm /1.750 rpm

  • Potencia

    180 cv /4.000 rpm

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Integral

  • Capacidad maletero

    0 L

  • Aceleración 0-100

    7,9 s

  • Velocidad máxima

    225 km/h

  • Consumo oficial

    5,5/4,2/4,7 l/100km

  • Precio

    44.660

  • Garantía

    3 Años

  • Tipo de combustible

    -

Ver otros acabados de Jaguar XE Todo sobre Jaguar XE

Buscador de coches