Prueba

Jaguar F-Type S: deportividad por partida doble

Kike Ruiz

24/08/2013 - 13:13

Acelero a fondo, la zaga comienza a deslizarse y mis manos buscan el ángulo exacto de volante para dejar todo en su sitio. ¡Qué ‘solazo’ hace hoy y cómo me lo estoy pasando! El Jaguar F-Type S te regala sensaciones tanto a cielo abierto como con la capota puesta. ¡Sus 381 CV son garantía de disfrute total!

Creo que todos los pueblos de la sierra por los que he transitado saben ya de mi presencia. Imposible pasar desapercibido con lo que hoy tengo entre manos: el Jaguar F-Type S, un coche que ya lo hemos enfrentado con el gran jefe (prueba del Jaguar F-Type contra el Porsche 911) La marca británica se ha sacado de la manga ese 'juguete' con el que todos hemos soñado alguna vez. Espectacularmente atractivo en su diseño, el F-Type S lleva los ingredientes exactos para 'hornear' un buen deportivo: muchos caballos, tracción trasera, autoblocante y, como guinda, una capota de lona con la que elegir si disfrutar de este apetecible plato a cielo abierto o no. ¿Se puede pedir más? ¡Claro! Indulgencia plenaria para los radares... Pero como sé que eso no va a pasar, decido poner rumbo a mi circuito de pruebas, más seguro para mí y para mi bolsillo. 
¿Te subes conmigo?

Arranco el V6 sobrealimentado con un simple –pero llamativo– botón de color bronce. El Jaguar F-Type S me deleita al instante con unas notas celestiales. Los tonos metálicos más agudos se combinan con los más graves en una composición perfecta. Ni David Guetta hace mejores mezclas. Señores de Porsche: ¿cuándo van a lograr algo así? Pongo la palanca en la D y el F-Type se empieza a deslizar con suma suavidad. La caja de ocho velocidades es el complemento perfecto para que puedas sacarle toda la chicha a este motor de 381 CV (incluso parecen más). Pulso el botón que abre la capota y en doce segundos el sol me empieza a achicharrar la nuca (la operación se puede realizar hasta 50 km/h).

¿Que empiezan las curvas? ¡Pues agárrate! Lo mejor ahora es que coloques la suspensión, la dirección, la respuesta del acelerador y el cambio en el modo más dinámico. El Jaguar F-Type S ya está preparado para dar lo mejor de sí. Pie a fondo. A cada cambio de marcha, los escapes responden con un sonoro petardeo mientras tu espalda sigue pegada al respaldo. Tu mano derecha no deja de subir marchas dejando claro que el nuevo Jaguar acelera y de lo lindo en recta, pero ¿cómo digiere las curvas?

No tardo en averiguarlo: freno como si me fuera a topar con el mismísimo infierno, reduzco tres marchas y giro... ¡Ufff! El morro tira de frente y rápidamente me doy cuenta de que había puesto el listón demasiado alto a este F-Type. Y es que con más de 1.600 kilos no hay mucho margen para los milagros. Además, este Jaguar te pide ser paciente en el paso por curva porque, si le das demasiado pronto al gas, vas a tener cruzadas a diestro y siniestro... ¿Y? ¿Cuál es el problema? ¡A divertirse!

Imagen de perfil de Kike Ruiz

Kike Ruiz

Redactor de AUTO BILD

Buscador de coches