Prueba

Coches 4x4

Isuzu D-Max 2012: una nueva generación

Alfredo Rueda

22/06/2012 - 11:30

El Isuzu D-Max 2012 llega con un aspecto renovado y nuevo motor diésel, cajas de cambio, suspensiones y acabados. Ahora, sí que es mucho ‘max’.

No es un simple 'restyling'. Todo en el pick-up Isuzu D-Max 2012 es nuevo. Apareció en 2007, como sustituto del 'Rodeo', y ahora, en su segunda generación, este 'pick-up' japonés construido en Tailandia llega con tal cantidad de novedades que podemos hablar de un nuevo D-Max.

Para empezar, en el nuevo Isuzu D-Max 2012 la anterior mecánica turbodiésel 3.0 se ha sustituido por una más moderna de 2,5 litros y la misma potencia: 163 CV. Este motor monta una nueva tecnología biturbo, con dos turbinas, una que entra en acción a bajas revoluciones y otra que lo hace cuando la aguja llega a la parte alta del cuentavueltas. Esto provoca que, en marcha, no se noten baches de potencia como en otros vehículos similares. Además, su par motor, tan importante en estos vehículos dedicados a la carga, se ha incrementado de 360 Nm del anterior a 400, a tan solo 1.400 vueltas. Y casi lo mejor es que el consumo también se ha mejorado, disminuyendo en aproximadamente un litro cada 100 km, en ciclo combinado y respecto al anterior modelo, quedándose en 7,4 litros a los 100 km (8,4 con caja automática). Para rematar su equilibrio, un filtro de partículas DPF hace que esta mecánica cumpla con la normativa EURO V y consiga unas emisiones de CO2 de menos de 200 g/km, con lo que el impuesto de matriculación es del 9,75 % y no del máximo (14,75%), aunque debes recordar que este pick-up solo se puede matricular como vehículo industrial.

Respecto a las cajas de cambios del Isuzu, también son de nueva factura y tanto la manual como la automática han incrementado sus relaciones. Ahora, la manual pasa de 5 a 6 velocidades y la automática pasa a tener 5, con cambio secuencial. Que, por cierto, esta última es la más recomendable aunque cueste casi 1.000 euros más y no retenga lo suficiente en bajadas pronunciadas. Mucho menos me ha gustado el cambio manual, con recorridos largos y, sobre todo, inserciones muy poco precisas. Eso sí, con una primera relación corta, la retención en bajadas si es suficiente como para prescindir de ayuda electrónica de descenso. Sin pisar el freno, podrás bajar por desniveles verdaderamente increíbles.

En la nueva versión del Isuzu D-Max, también se ha mejorado su sistema de tracción y, aunque no dispone ni de diferencial central ni de diferencial autoblocante trasero (el control electrónico de tracción se encarga de suplir sus funciones), se ha incorporado un mando giratorio, al estilo del Nissan Qashqai, con el que se puede cambiar la tracción de trasera a total (en marcha y hasta 100 km/h) y a total con reductora (debes hacerlo parado, en punto muerto y con el freno pisado). Con esto, su impresionante capacidad offroad sigue intacta.

A la robustez y durabilidad inherente al único 'pick-up' del mercado procedente de un fabricante de camiones como es Isuzu, se le une una importante mejora en materia de seguridad tanto activa como pasiva. Ahora, el Isuzu D-Max 2012 cuenta con 6 airbags de serie en toda la gama, así como control de estabilidad y tracción, una nueva estructura más rígida, carrocería diseñada para proteger a los peatones en caso de atropello y luz diurna también en todas las versiones.

Pero no solo se han incluido las luces diurnas en su nueva estética. El Isuzu D-Max cuenta con un estilo más aerodinámico y moderno gracias a su nuevo paragolpes delantero y una nueva calandra con faros elipsoidales. Con esto, se ha reducido el coeficiente aerodinámico en un 5% respecto a la versión anterior, a pesar de que el nuevo pick-up japonés es más largo, ancho y con un mayor área de carga. Su longitud alcanza los 5,29 m, una medida que se mantiene en los tres tipos de carrocería con los que llega a España: doble, extendida (con puertas enfrentadas) y sencilla. Lo que sí varía en estos tres tipos de carrocería es la longitud de su zona de carga, con 1,55 m; 1,77 m y 2,30 m respectivamente.

También las suspensiones se han modificado, y su nuevo esquema permite incrementar la altura libre al suelo, aunque se haya bajado el centro de gravedad de todo el vehículo. La suspensión delantera pasa a ser independiente de doble triángulo y la trasera sigue siendo de ballestas, pero más planas y alargadas. Esto tiene una clara consecuencia en el confort de marcha. Los rebotes, sobre todo en la parte de atrás, se han minimizado bastante y, en este tipo de vehículos, se agradece.

El nuevo Isuzu D-Max llega con tres terminaciones denominadas ‘Satélite’, ‘Planet’ y ‘Solar’. Además, existe una serie especial llamada ‘Quasar’, solo disponible en cabina doble y que supondrá el top de la gama, con un equipamiento de lujo que incluye volante y asientos en cuero calefactados, climatizador, control cruise, estriberas… El cambio automático estará disponible como opción para las cabinas extendidas y dobles, en terminación ‘Solar’ y ‘Quasar’.

Los precios del Isuzu D-Max, sin impuestos, arrancan en los 15.900 euros del cabina simple en tracción 4x2 y llegan hasta los 29.940 del doble cabina en acabado ‘Quasar’ y con cambio automático.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Alfredo Rueda

Alfredo Rueda

Periodista apasionado de todo lo que tenga motor: Coches, motos y ahora, también, cacharritos con alas...

Buscador de coches