Prueba

Prueba: Isuzu D-Max. El noble trabajador y compañero de ocio

22/08/2017 - 12:02

Vaya coloso: 5,30 metros de largo, 1,80 de alto, 1,86 de ancho. La vista de este pick-up es imponente, y sospechamos que sus cualidades, también. Lo comprobamos al volante. Prueba: Isuzu D-Max. El noble trabajador.

Isuzu deja claro en su web para qué está concebido este coche: para el trabajo, y el tiempo libre. Y es que este Isuzu puede con todo: tirar de un carro lleno de caballos, transportar troncos, surcar la arena, la tierra, los ríos...Una vez dentro, lo cierto es que uno va muy elevado, y los coches parecen mosquitos a su alrededor. Todo lo que es importante, lo tengo a bordo. En el equipamiento Premium+ de esta unidad de pruebas, incluso cuero y navegador. Solo echo en falta asistentes a la conducción que ya son habituales en muchos coches. 

VIDEO: Isuzu D-Max... ¿En 'The Walking Dead'?

El motor, se hace notar: un diésel de 163 CV que vibra y suena poderoso, y permite que esta mole de dos toneladas (sin carga) acelere en unos muy notables 12 segundos de 0 a 100 km/h. Pero podría ser más temperamental, especialmente en recuperaciones, de no ser por su convertidor automático, que ahoga un poco su generoso caballaje y par de 360 Nm. La velocidad máxima, una vez lanzado, es de 180 km/h.

Pero lo que no se le puede negar, es que es un trabajador leal. Hemos tirado de una caseta de 3,5 toneladas, y su comportamiento es aplomado, con un buen guiado del eje delantero en todo momento. Eso sí: cuando insertas las tracción integral la cadena cinemática  se tensa tanto, que tendrás que ir con mucho ojo en las curvas: se le resisten. Mejor llevarlo relajado siempre. En ese caso, es un noble trabajador... Y vehículo de ocio. 

Lecturas recomendadas

Rivales del Isuzu D-Max

Buscador de coches