Prueba

Ford Focus ST 2012: compacto, deportivo y ¿familiar?

Vicente Cano

29/06/2012 - 17:25

En septiembre, llegará al mercado español el Ford Focus ST 2012. A un precio base de 29.250 euros dispondrá de una versión Sport Break por primera vez en la historia del modelo y también entre el segmento de los compactos deportivos

El Ford Focus ST 2012 es un cochazo, así de claro, de esos que te dejan un sabor de manos tan bueno que durante un tiempo estás comparando todo lo que llevas con él. Después de pasarme dos días conduciéndolo por las carreteras de la Provenza francesa, lo tengo claro: si fuera a comprarme ahora un vehículo, sería una de mis opciones preferentes y eso que soy padre de familia, ¿una contradicción? Para nada, a continuación, te explico por qué.

En la tercera generación del Focus ST, como ha sucedido con el resto de la gama del compacto, Ford se ha puesto a innovar y el resultado más visible es su versión familiar. El Ford Focus ST Sport Break no es otro extraño producto del photoshop, sino el primer familiar basado en un compacto deportivo. En sus prestaciones y dinámica apenas se nota el aumento de batalla y de peso: a pesar de que son casi 700 kg más y 20 centímetros. Eso sí, cuando llevas el motor 2.0 EcoBoost alto de vueltas, los consumos se resienten notablemente más en esta variante. Por otro lado, al igual que con el compacto, si quieres, también puedes tratar de acercarte a al consumo homologado en ciclo europeo, 7,2 l/100 km.

A mí, me fue imposible: apenas conseguí bajarlo de 10 l/100 km en algún tramo. El ronroneo procedente del motor me lo impedía. El ST 2012 está equipado con un nuevo sistema en la admisión llamado Sound Symposer que, dependiendo de la posición del acelerador, la marcha y la carga del motor ofrece un sonido variable dentro del habitáculo; ronco y deportivo cuando pasas rápidamente de las 2.000 rpm y bastante más suave cuando ruedas en quinta o sexta a velocidad constante. Habrá que probarlo para hacer un viaje por carretera, pero dudo mucho que llegue a ser molesto para alguien.

Otra de las cosas que me han gustado mucho del nuevo Ford Focus ST ha sido su dirección asistida electrónicamente Electronic Power Assisted Steering (EPAS), que asociada a una versión con calibrado más deportivo del Torque Steer Compensation (TSC) puede llegar a girar al máximo las ruedas delanteras sin tener apenas que mover las manos del mismo punto en el volante. El ESP puede regularse en tres fases desde un botón que hay detrás de la palanca de cambios. En modo Normal, el control de tracción y el de estabilidad intervienen solo cuando de verdad es necesario.

En Sport, desparece el control de tracción y el de estabilidad interviene más bien tarde: durante uno de los trayectos de prueba, a lo largo de uno de los tramos por los que discurre habitualmente el Rally de Montecarlo, apenas llegó a entrar cuando a las ruedas delanteras se les acumulaba el trabajo en los giros más cerrados. También puede llegar a desconectarse completamente el ESP, cosa que no recomiendo hacer más que en un circuito. Los 250 CV de potencia del Focus Sport Technologies a veces pueden hacer que la dirección flote un poco, pero solamente cuando tratas de acelerar a fondo desde parado y el volante no está completamente recto.

El Ford Focus ST tiene un precio para el mercado español de 29.250 euros con llantas de aleación de 18 pulgadas, climatizador bizona, panel de instrumentos y volante exclusivo, doble salida de escape central, suspensión deportiva y faros delanteros de bi-xenón con luces LED diurnas, que Ford España incluye de regalo. El nuevo ST solamente dispondrá de un acabado especial, denominado Sport Plus, que por 2.500 euros adicionales incluye una tapicería completamente de cuero, con asientos delanteros calefactables, que también en la banqueta posterior son Recaro en esta versión.

No veo muy necesario el desembolso, puesto que el ST lleva de serie unos sillones tipo baquet de la marca alemana, que son una maravilla, aunque si mides más de 1,85, te recomiendo que solicites probar el coche antes de decidirte: yo mido 1,69 y me encajan como un guante. Tanto en el cinco puertas, como en el familiar, la segunda fila tiene tres cinturones de seguridad, aunque no hay reposacabezas en la plaza central, que además está mucho más elevada que las otras dos, así que este Focus puede considerarse un 2+2 (con posible espacio para una sillita de bebé adicional) que un coche para cinco ocupantes.

El Ford Focus ST Sport Break cuesta 30.200 euros (32.700 euros la versión Sport Plus), curiosamente, no ofrece más espacio en la segunda fila, aunque sí tiene un maletero bastante decente: 476 litros con rueda de repuesto mini y cargado hasta la altura de la bandeja. Ambos modelos llegarán a los concesionarios españoles de Ford entre finales de agosto y la primera quincena de septiembre y se distinguen claramente del resto de la gama por la parrilla delantera exclusiva del ST, además de dos colores específicos: Tangerine Scream y un azul cuyo nombre no recuerdo, pero que es casi tan estridente como el típico naranja de este compacto deportivo que ya estoy deseando probar en el Jarama.

Lecturas recomendadas

Todo sobre

Ford Focus Focus ST

Acabados de Ford Focus ST 2012 más populares:

Ver todos los acabados

La valoración de Auto Bild

7,5

Todo sobre Ford Focus

Buscador de coches