Prueba

Ford Fiesta 1.6 TDCi 95 CV: se pone al día

Jorge Arenas

04/03/2013 - 09:09

El Ford Fiesta va camino de cumplir los 40 y aquí sigue al pie del cañón. Aquí te presento al más moderno, con su reciente lavado de cara y con el equilibrado Ford Fiesta 1.6 TDCI 95 CV.

El Ford Fiesta 1.6 TDCi 95 CV es el utilitario de la firma del óvalo, que acaba de ser renovado con una serie de cambios estéticos. El fundamental se encuentra en la parte delantera, concrétamente en la calandra. Creo recordar que fue el futuro Ford Mondeo -el que llegará al mercado a finales de este año- el que me sorprendió con este elemento como parte de la nueva imagen de familia. Como habrás podido observar es clavadita a la que llevan los Aston Martin desde tiempos inmemoriales. Y esto es algo que me deja atónito, lo reconozco. Primero, porque la firma británica dejó de pertenecer al grupo Ford hace ya casi cinco años, y segundo, porque me parece una idea nada más que regular. No hay que olvidar que la delantera de un coche es su cara, es decir, gran parte de su personalidad queda reflejada en los trazos que la definen. Y pensar que el equipo de diseñadores ha querido tender algún tipo de puente entre los deportivos británicos y modelos generalistas como este Fiesta... En fin, lo veo arriesgado. 

Este elemento, la parrilla o calandra, es el cambio más reseñable que incorpora el Ford Fiesta 1.6 TDCi 95 CV de esta prueba, que se trata de un lavado de cara del modelo vigente hasta hace bien poco. Un retoque estético que queda complementado por unos pilotos rediseñados y por una consola ligeramante diferente. Pequeños cambios que sirven para mantener viva la llama de esta generación, que lleva en el mercado desde 2008. Pero si en plano estético no hay mucho más que contar, en el tecnológico sí aparecen algunas novedades bastante interesantes.

Me refiero, por ejemplo, al sistema Active City Stop, que ayuda a detener al Ford Fiesta por completo hasta velocidades de 30 km/h si  detecta que puede haber riesgo de colisión por despiste del conductor. Un gran aliado en ciudad, más propio de vehículos de segmentos superiores, como también lo es el Ford SYNC -control por voz de tu teléfono móvil previamente sincronizado por cable o Bluetooth- o el MyKey. Este último le encantará a los padres más protectores, porque permite limitar la velocidad máxima del coche para que sus hijos con el carné recién sacado no se desmelenen... En cuanto al precio de todos ellos, si eliges el acabado Titanium de esta prueba, te costarán 300 y 800 euros, respectivamente (MyKey viene de serie). 

Por lo demás, Ford mantiene todo igual, incluida la habitabilidad, la practicidad de sus cinco puertas o los 290 litros de un maletero que, eso sí, ahora  puedes elegir con doble fondo. En cuanto al motor, el TDCi de 95 CV me parece una de las mejores opciones de la gama. Aunque no puede competir ni de lejos con la suavidad de los modernos 'EcoBoost' de gasolina, su consumo sigue siendo bastante más bajo y las prestaciones están a la altura de lo esperado en un coche de su tamaño y peso. Eso sí, yo le pediría una caja de cambios de seis velocidades y un sonido menos petroleta al arrancar en las frías mañanas de invierno.

¿Buscas un punto de vista diferente? Mira la prueba de los Ford Fiesta más rápidos de nuestros amigos de Top Gear.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches