Prueba

Coches 4x4

Citroën C4 Aircross: un francés de ojos rasgados

Enrique Trillo

30/12/2014 - 23:14

La opción de la marca francesa en el segmento del todocamino compactos se llama Citroën C4 Aircross y procede en su mayoría del Mitsubishi ASX. Disponible con tres motores y el mismo número de acabados, el C4 Aircross puede tener tracción delantera o total.

El Citroën C4 Aircross es un nuevo todocamino de 4,3 metros de longitud, que llega dispuesto a rivalizar con modelos como el Nissan Qashqai. Lo de nuevo es, más bien, porque cubre un hueco que hasta ahora no existía en la gama de la marca de los chevrones. Pero en realidad este todocamino es un Mitsubishi ASX vestido a la francesa. Tanto el chasis como la mayoría de componentes son comunes a ambos.

Si hay algo que destaque en este C4 Aircross es su habitabilidad interior. Y esto puede resultar algo chocante, ya que sus dimensiones son bastante compactas. La clave está en que sus ejes están situados justo en los extremos, de manera que hay pocos voladizos, una batalla más larga de lo habitual en un compacto y, por lo tanto, más espacio en el habitáculo. Cinco pasajeros pueden viajar con comodidad en este Citroën que, además, tiene un maletero de 442 litros.

Disponible con tracción delantera o integral, el SUV llega a España con tres motores, dos diésel y uno de gasolina. El último es el 1.6i de 115 CV, solo disponible con dos ruedas motrices, y capaz de situar el precio de salida en unos interesantes 21.600 euros (en el momento de su lanzamiento).

Pero nada mejor que los diésel, y puestos a elegir, me quedo con el pequeño. Se trata de un 1.6 HDI de 115 CV que sorprende por su buen rendimiento en este modelo. Responde muy bien desde abajo, es súper elástico y parece que fuera más grande, tanto en potencia como en cilindrada. Esta es la sensación que transmite a los mandos. Su consumo medio oficial es de 4,6 l/100 km y su cifra de emisiones queda por debajo de los 120 g/km (en la versión de tracción delantera). Este motor pertenece al grupo PSA y, según dicen en la marca, nada tiene que ver con el 180 DI-D del Mitsubishi ASX, de igual potencia. La única pega que le pongo es que resulta algo ruidoso, quizá por una escasa insonorización del habitáculo. Por lo demás, le doy muy buena nota.

La última opción mecánica del Citroën C4 Aircross es el 1.8 HDi de 150 CV, también disponible con dos o cuatro ruedas motrices. Este motor tiene más viveza que el 1.6 HDi, pero dado lo bien que funciona este último y que sus consumos son inferiores (casi un litro a su favor) no lo veo más recomendable.

Dinámicamente es un coche agradable de conducir, con un tacto confortable de suspensión y una dirección bien afinada, que pasa por las curvas como se espera en un coche de este tipo. Muy ágil no llega a ser, pero esto algo normal en un SUV, que tiende a balancear en curva dada la altura.

Las versiones dotadas de tracción total llevan incorporada una ruleta selectora que permite elegir entre tres modos: 2WD, 4WD y Lock. En el primero, el coche rueda en tracción delantera; en el segundo se reparte la fuerza entre ambos ejes según sea necesario hasta un 50% a cada uno, aunque en condiciones normales las ruedas delanteras reciben el 98% de la fuerza; el último sirve para salir de situaciones complicadas y bloquea el reparto al 50% por ciento para cada eje, aunque puede llegar a ser 30/70% (delante/detrás) si la situación lo requiere.

En el apartado estético, el departamento de diseño de Citroën ha puesto su granito de arena en la parrilla, los pilotos traseros al más puro estilo C4, las luces LED verticales del frontal, el gran techo panorámico o los pasos de rueda que dan cabida a unas ruedas de mayor tamaño. Todo esto le aporta personalidad y marca la diferencia frente al modelo japonés del que procede.

En cuanto a tecnología no faltan sistemas como el de navegación Navidrive con pantalla táctil y cámara de visión trasera, el acceso y arranque sin llave, o el Start-Stop (de serie en todas las versiones).

Disponible en tres niveles de acabado, Attraction, Seduction y Exclusive, el Citroën C4 Aircross ya se encuentra a la venta y sus precios van de 21.600 a 31.600 euros (precios de tarifa en su lanzamiento en el año 2012).

Prueba Citroën C4 Aircross 1.6i 117 2WD (por Enrique Trillo)

En el momento en que se escribe esta prueba, el Citroën C4 Aircross 1.6i de 117 CV es la versión más económica de la gama y la que la marca utiliza en sus campañas publicitarias para destacar que el C4 Aircross está disponible desde solo 15.800 euros.

El objetivo ahora es comprobar si con este motor de gasolina es suficiente para este pequeño todocamino o es mejor rascarse algo más el bolsillo.

Para empezar, diría que el motor es bastante ruidoso y le cuesta arrancar desde parado. Va unido a un cambio de solo cinco velocidades que tiene relaciones largas, un factor que no no impide que el consumo se eleve por encima de los siete litros si realizas un tipo de conducción normal. Quizás una transmisión de seis marchas lograría un escalonado más apropiado, que no obligue a pisar tanto el pedal derecho y con eso se lograría reducir el consumo medio.

La versión que he conducido en esta prueba es precisamente la Attraction, que es la más accesible de todas. Tiene lo necesario, pero tendrás que acostumbrarte a poner y quitar las luces a mano, porque no son automáticas y a regular constantemente el aire acondicionado, porque no viene con climatizador. Personalmente son dos elementos que hoy en día me parecen fundamentales y al no venir de serie se echan de menos.

En cuanto a los acabados, hay que decir que son correctos y que el Aircross ofrece un aspecto general muy logrado desde esta versión de acceso a la gama. Además, cuenta con unos materiales que le dan un aire de prestigio indudable, como el plástico engomado de la parte alta del salpicadero o la pintura de color piano de la consola central.

Una vez en marcha se muestra como un vehículo de claro enfoque confortable. Su comportamiento es similar al de un turismo, ya que esta versión viene equipada con tracción 4x2, es decir, es el eje delantero el que transmite toda la potencia al suelo. Aunque al pesar 1.385 kilos y tener 14 centímetros más de altura que un Citroën C4 normal los balanceos y movimientos oscilantes de la carrocería aparecen con mayor facilidad.

Lo que más me ha gustado es la dirección, que tiene un buen tacto, es precisa y te ayuda a llevar el coche justo por donde quieres. Algo que no esperaba en un coche de estas características.

La clave de este modelo es, sin lugar a dudas, el precio. Desde luego no muchos se comprarían un C4 Aircross básico por 23.320 euros, que es lo que marca el precio de tarifa. Pero a eso se le aplican tales descuentos que la cifra final se queda en los anunciados 15.800 euros. Concretamente se restan 3.800 euros de descuento oficial de la marca, más 2.800 euros del Plan PIVE especial de Citroën, y el resto se descuenta si financias el coche con la financiera de la marca de los chevrones.

Probablemente aspirar a la versión HDi de 115 CV pueda parecer más lógico, sobre todo, teniendo en cuenta que su motor responde mucho mejor desde abajo, pero con todos los descuentos ya aplicados te puede salir unos 4.000 euros más cara, así es cómo para pensarlo…

En nuestro comparador de seguros hemos calculado lo que costaría asegurar un Citroën C4 Aircross. Para calcular el precio, tomamos como referencia un hombre de 30 años, con 10 de antigüedad de carné y sin siniestros, que vive en Madrid, utiliza el coche a diario, aparca en un garaje colectivo y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, el seguro a todo riesgo más asequible lo ofrece Nuez, por 268 euros.

Este coste podría ser menor si optas  por una póliza a todo riesgo con franquicia. En este caso, la más barata sería la de Balumba. Cuesta 228 euros con franquicia de 290 euros.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Enrique Trillo

Enrique Trillo

Dame un coche, un circuito, barra libre y no necesito nada más en la vida.

Todo sobre

Citroën

Buscador de coches