Prueba

Audi TT RS Plus, con 360 caballos

David López

04/01/2014 - 10:23

Aquí tienes la prueba del Audi TT RS Plus, que rinde 360 CV gracias a su motor 2.5 TFSI. Respecto a su predecesor, aumenta la potencia en 20 caballos y en cuatro segundos se planta a 100 km/h. Su precio también impresiona: 72.310 euros.

Confieso que el Audi TT RS Plus me ha gustado. En realidad, el Audi TT es un deportivo que siempre me ha parecido diferente.Todavía recuerdo la primera generación (que para mí sigue siendo la más bonita y por la que espero ganar una Primitiva para tener uno en el garaje), que sorprendió a todos por unas líneas muy futuristas.

Superados los problemas de un eje trasero nervioso con un alerón, se convirtió en un éxito de ventas, pasando por encima de los BMW Z3 y Porsche Boxster de la época. Luego llegó la segunda que, para mí, perdió algo de encanto por ser demasiado confortable. En estética sorprendía menos y le faltaba un punto de carácter... justo lo que consigue este Audi TT RS plus. Este apellido presenta al Audi TT más poderoso de la gama, con 360 CV de potencia.

Nada más pisar el acelerador y empezar la prueba pienso en irme a Alemania, porque es una pena tener que levantar y frenar la estirada de un motor que alcanza las 7.000 vueltas pleno de fuerza. O ver en el marcador que un coche puede alcanzar los 280 km/h reales y no experimentarlo. Son solo dos botones del catálogo de virtudes que atesora el bloque de 2,5 litros con cinco cilindros que esconde bajo el capó este Audi TT RS plus, que me recibe con un habitáculo menos claustrofóbico que el primer modelo y un volante achatado en su parte baja.

Esto, junto a los acabados en aluminio, constituye el principal detalle deportivo del interior. Confieso que esperaba más. A favor del TT RS plus, la posición es perfecta y los acabados, también. Se acabó el repaso práctico, pues este Audi (y vosotros también) pide que lo arranquen para pasar de 0 a 100 km/h en 4,0 segundos (mejora la cifra oficial en buena parte gracias a la función Launch Control que monta), escuchar el petardeo del escape en las reducciones del cambio S tronic o sentir el tremendo agarre de un chasis deportivo (más todavía con la opcional suspensión Magnetic Ride) y la tracción quattro.

Es decir, en teoría (y como compruebo en la práctica) los 360 caballos siempre están bajo control. Tracciona mucho mejor que un BMW Z4 35i, es más grande que un Mercedes SLK y está mejor construido que un Porsche Boxster. También es más caro que todos ellos, su motor pide sopa con ansia (9,9 l/100 km reales), el radio de giro es elevado y la suspensión resulta muy seca. Eso está de maravilla en curvas, pero al volver a casa y ver que las carreteras españolas están como están, tus riñones se acaban acordando de un Audi A4 2.0 TDI. En esto también echo de menos las autobahn. Solo en esto, ¡claro!

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de David López

David López

Director Online

Coches grandes, pequeños, urbanos, deportivos... todos son interesantes y tienen mucho que probar y contar

Buscador de coches