Prueba

Audi RS 7: ¡bello y bestia!

Hugo Valverde

12/07/2013 - 07:56

La firma alemana ha desarrollado una nueva criatura con motor V8 de 4,0 litros y 560 CV: el Audi RS 7. Presume de unas prestaciones de infarto y una imagen elegante pero a la vez deportiva.

¿Tienes 136.850 euros debajo del colchón, invertidos en tu banco de 'desconfianza' o de 'vacaciones' en Suiza? Pues ya es hora de sacarlos y darte un pequeño pero gran capricho. Yo te recomiendo que inviertas en algo rápido como el AVE, cómodo como la clase Business de tu compañía de vuelo, que pasará a la Historia como el Titanic y que se revalorizará con el tiempo como un Picasso -quizá ahí haya exagerado...-: responde al nombre de Audi RS 7.

Prueba Audi RS 7

A primera vista, este deportivo y elegante gran coupé de cinco puertas puede hacer que tu corazón dé un vuelco. Audi tendría que poner un 'cartelito' colgado del retrovisor interior en el que avisase: 'peligro, su imagen puede llegar a enamorar'. ¿Crees que exagero? Solo tienes que ver su prolongado capó, sus cortos voladizos, su línea de techo baja y la armoniosa combinación de su longitud (5,01 metros) y su altura (1,41 metros). Su atlética apariencia se ve incrementada por sus musculosos parachoques, sus faros LED parcialmente oscurecidos, su rejilla de panal en color negro brillante y sus taloneras ensanchadas. Por si estos accesorios no te parecen suficientes, la firma alemana te da la oportunidad de elegir entre dos paquetes de diseño: uno en aluminio mate y otro en carbono.

Bajó el capó está acoplado el conocido bloque V8 biturbo -lleva dos turbocompresores de doble entrada- de 4,0 litros capaz de rendir 560 CV entre las 5.700 y las 6.600 rpm. Su respuesta es magnífica desde la zona baja del cuentarrevoluciones, y es que, ten en cuenta, que su par motor 'nace' cuando la aguja pasa las 1.750 vueltas y se mantiene constante hasta las 5.500. ¿adivinas de cuantos Nm estoy hablando? ¡¡700!! Por eso su patada es brutal, como también los son sus cifras: 0 a 100 km/h en solo 3,9 segundos y hasta 305 km/h de velocidad máxima con el paquete dinámico plus.

Este motor va asociado a un cambio tiptronic de ocho velocidades. Puedes pensar que se trata de una caja lenta y que es una pena que no se haya optado por el s tronic. A ver, es cierto que no es tan rápido como el de doble embrague, pero sube y baja de relaciones de forma pasmosa. No echarás de menos el s tronic.

Gracias a esta asociación motor-cambio, el deportivo presume de un consumo medio de 9,8 litros de combustible a los 100 km. En la prueba realizada del Audi RS 7, en la que he alternado tramos de ciudad y de carretera, el consumo ponderado ha ascendido hasta los 12 l/100 km. Me parece una cifra realmente buena si tenemos en cuenta que se trata de un coche con un motor de 3.992 cc y 560 CV de potencia. Para conseguir esos 12 litros, Audi ha dotado al propulsor de la tecnología 'cylinder on demand' (COD), que desactiva cuatro cilindros (el segundo, tercero, quinto y octavo) cuando la carga y el régimen de revoluciones se encuentra en un margen bajo-medio, cerrando para ello las válvulas. Lo bueno es que el conductor no aprecia cuando esos cuatro 'pucheros' dejan de funcionar o inician su 'jornada laboral' de nuevo -lo hace cuando el conductor vuelve a pisar el acelerador con mayor intensidad-.

El RS 7 equipa de serie la suspensión neumática adaptativa -adaptive air suspension RS-, que reduce en 20 milímetros la altura de la carrocería y se regula según el estado de la calzada, el estilo de conducción y el modo seleccionado en el Audi drive select. Yo solo he tenido la oportunidad de probar en el Audi RS 7 el tren de rodaje deportivo RS plus, que tiene mayor rigidez gracias a unos muelles de acero y a unos amortiguadores regulables en tres etapas -están conectados entre sí a través de conductos de aceite y una válvula central en cada caso-. En modo Dynamic, la suspensión puede llegar a ser demasiado dura, aunque no seca o incómoda. La mejor opción es seleccionar el modo Confort, con el que tendrás una tabla sobre railes sin que tu cuerpo sufra en exceso.

Esta suspensión junto con el sistema quattro y el diferencial deportivo en el eje trasero, este último es opcional, permiten que el RS 7 traccione de maravilla y afronte las curvas con total solvencia.

Prueba Audi RS 7

De frenar esta bestia de 560 CV y 1.995 kg se encargan unos discos autoventilados. Los delanteros tienen un diámetro de 390 milímetros e incorporan pinzas fijas de seis pistones. La unidad de pruebas del Audi RS 7 equipaba los opcionales cerámicos reforzados con fibra de carbono. Su trabajo es excelente, aunque, para mi gusto, el tacto del pedal es demasiado esponjoso.

El Audi A7 Sportback más deportivo de la gama incluye: climatizador automático de cuatro zonas, MMI navigation plus con manejo mediante panel táctil (MMI touch), Bose sound system, diferencial trasero deportivo, faros LED y sistema Audi connect con teléfono de automóvil incluido, entre otros muchos elementos. En el equipamiento opcional destacan el head-up display, Advanced Sound System de Bang & Olufsen, adaptive cruise control con función Stop&Go y asistente de visión nocturna con marcación de los peatones detectados.

Recuerda, que aunque va a estar presente en el próximo Salón de Frankfurt 2013, si quieres verlo todos los días en tu garaje sólo 136.850 euros te pueden separar de él... bueno, y la negativa de tu pareja.

Aquí tienes todas las novedades del Salón de Frankfurt 2013

Lecturas recomendadas

Hugo Valverde

Web Mánager

Apasionado de las cuatro ruedas desde que mis padres me subieron al carrito por primera vez.

Todo sobre

Audi A7 RS7 Sportback

Buscador de coches

Más de Salón del automóvil de Frankfurt 2013