Prueba

Audi RS4 Avant: un misil con aires de familia

Kike Ruiz

21/01/2013 - 13:52

Que este Audi RS4 Avant no te engañe por su apariencia familiar. Te presento la versión más potente y radical de la gama A4: motor V8 de 450 CV, tracción quattro y un paso de 0 a 100 km/h por debajo de 5,0 segundos.

El chasis va rebajado 20 milímetros y el kit de carrocería específico hace que el Audi RS4 Avant no pase desapercibido allá por donde pisa. ¡Pero si es un Audi A4 familiar! Sí, pero la gente se da cuenta enseguida de esas enormes entradas de aire en el frontal, sus generosas llantas de 20 pulgadas o el alerón y difusor posterior. Todo eso ya te estimula (y mucho) el sentido de la vista.

Luego, en el interior la cosa decepciona un poco más. Muy a mi pesar, el nuevo Audi RS4 Avant es de esos deportivos que por dentro no quieren llamar demasiado la atención. Con un derroche de calidad a la altura de lo esperado, el color negro lo inunda todo y se combina eficazmente con otros detalles cromados. Máxima elegancia y gusto por los ajustes (eso no es noticia), pero echo en falta más guiños 'racing' que me delaten que voy sentado al volante del Audi A4 más potente de la gama. Y eso que algunas molduras están realizadas en fibra de carbono y que las siglas 'RS' van serigrafiadas en distintas zonas (instrumentación, pomo del cambio, asientos...). Pero le falta una mayor distinción con respecto a los demás Avant.

El mismo bloque que el Audi RS5

Lo bueno es que la discreción desaparece cuando das vida a los ocho cilindros en V aspirados que regalan 450 CV. Al igual que en el Audi RS5, este motor no recurre a la sobrealimentación para dar lo mejor de sí, lo que para muchos será un acierto. Me pongo en marcha. El V8 es pura polivalencia. Puedo circular como la seda a 50 km/h en sexta marcha y dejar que sus 430 Nm de par se dosifiquen perfectamente con la máxima suavidad. ¿Pero de verdad llevo 450 CV bajo el capó? De eso no hay duda, y para poder experimentar su 'patada' solo tengo que hundir el pie derecho y dejar que el rapidísimo cambio de doble embrague 'S tronic' de siete marchas elija la relación con mejor salida. Solo entonces te das cuenta de que llevas un verdadero RS entre las manos y que tienes que ser ágil en tus decisiones, porque la velocidad que alcanzas (sin apenas darte cuenta) hace que todo pase a una velocidad vertiginosa.

Por esa razón es mejor dosificar bien los frenos, aunque en ese capítulo no tengo mucho problema si no hago un uso excesivo. Y es que los discos están fabricados en su parte central en aluminio para disminuir el peso y disipar mejor el calor (en opción puedes hacerte con otros cerámicos por 7.735 euros). La dirección tiene ese tacto firme y preciso que te esperas de un coche así, aunque si lo prefieres su respuesta puede ser todavía más directa con el sistema (de serie) 'Audi Drive Select'.

A ritmos altos, lo que más llama la atención del Audi RS 4 Avant es cómo, con 1.850 kilos de peso, puede mostrarse tan ágil y divertido en una carretera de montaña. Frenas donde quieres, giras el volante y, gracias a su tracción integral, puedes dar gas muy pronto sin que pierdas la compostura ni tengas un extra de trabajo al volante. No hay apenas correcciones cuando circulas rápido y el chasis es todo nobleza en apoyos fuertes. ¿No monta ESP? Por supuesto que sí, pero tienes que hacer las cosas rematadamente mal (sus anchas gomas 265/30 pegan literalmente el coche al asfalto) o buscarlo a propósito para que el control de estabilidad (se puede desconectar por completo) ponga las cosas en su sitio de una forma tan sutil como eficaz.

De hecho, diría que este RS 4 Avant es de esos coches que sabe perdonar tus ímpetus como una madre, con el que se puede circular muy rápido y de una forma realmente controlada. En otras palabras: que no hace falta ser piloto para saber sacarle gran parte del jugo a sus 450 CV. Eso sí, no hay que pasarse demasiado, porque si entras muy fuerte en un giro cerrado, la física impondrá sus leyes y tendrás que vértelas con un comportamiento claramente subvirador (el 60% del par va al eje trasero).

¿Quieres que se calmen un poco las cosas? Baja el ritmo y disfruta de las otras virtudes de este Audi RS 4 Avant, como su espacio en las plazas traseras o un volumen de maletero que engulle sin problema 490 litros. Con semejante planta, ¿quién dijo que los viajes en familia eran aburridos?

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Kike Ruiz

Kike Ruiz

Redactor de AUTO BILD

Buscador de coches