Prueba

Audi A3 2012, el cambio está dentro

David López

26/10/2012 - 16:00

El Audi A3 2012 no experimenta una revolución por fuera. Sin embargo, el interior y las sensaciones al volante cambian a mejor. Lo hemos vuelto a comprobar con una prueba del Audi A3 1.8 TFSI.

Primero te adelantamos en AUTOBILD.ES como sería el nuevo Audi A3, luego hicimos un primer contacto sobre las reviradas carreteras de la isla de Mallorca, y ahora realizamos un test a fondo del Audi A3 1.8 TFSI. El Audi A3 2012 no se puede decir que sufra una revolucion en el exterior, como puedes ver en las imágenes. Los ingenieros de la marca alemana han debido pensar que no era necesario volverse locos con el lápiz, porque el anterior Audi A3 ha funcionado muy bien desde su lanzamiento en 2003.

Eso sí, la llegada del nuevo BMW Serie 1 y del Mercedes Clase A 2012 aconsejaban cambios en el compacto de Ingolstadt si no quería quedarse atras. Como te decía, por fuera se mantiene el patrón, aunque la carroceria es más baja y deportiva. Mide 4,24 metros de largo y solo 1,42 de alto, para lucir una silueta más afilada. Personalmente me parece aburrido por delante, ya que el frontal es idéntico al resto de la familia. ¡Cada vez es más difícil distinguirlo de un Audi A4 o un Audi A5!

Por eso me quedo con una trasera de mayor personalidad y ópticas muy rectangulares que lo diferencian del anterior. De todas formas, la transformación radical está en el interior y lo compruebo nada más abrir la puerta. Relojes, consola, mandos, guantera... Todo es distinto en el Audi A3 2012, más sencillo y sin recurrir a la superpoblación de botoncitos que asola a otras marcas. La calidad de acabados se mantiene en lo alto y en el capítulo de defectos podría apuntar dos: se parece demasiado a un Audi A1 Sportback que se sitúa en el segmento inferior y detrás solo van cómodos dos adultos. Tres, complicado.

Vuelvo delante para arrancar el motor 1.8 TFSI de 180 CV: es novedad en la gama, y se apoya en el compresor para empujar con ganas. Este nuevo Audi A3 ha perdido 80 kilos de peso frente al anterior (vídeo de las tres generaciones A3). Este factor y un eje delantero más ágil lo convierten en un modelo más deportivo en curva. Junto al TFSI de 180 CV, el Audi A3 2012 cuenta con otras dos mecánicas: 1.4 de 122 CV y 2.0 TDI de 150 CV. Sin duda, este último será el más vendido. Más adelante llegarán un TFSI de 140 y el 1.6 TDI de 105. Y en 2014 se venderá un Audi A3 hybrid plug in con motor eléctrico.

Prueba del Audi A3 1.8 TFSI (por Luis I. Guisado)

Conduzco el nuevo Audi A3 1.8 TFSI por una de las partes más divertidas de mi ruta de pruebas, pero también una de las más clarificadoras: en ella muchos coches subviran; otros pagan cara su imprecisión a la hora de accionar el volante. Algunos hacen trabajar al ESP, y uno en particular consiguió ponerme los pelos de punta. Pero con el Audi A3 2012 no ocurre eso. No puedo decir que sea verdaderamente deportivo, pero logra un equilibrio casi perfecto entre carácter premium y deportividad (aquí tienes una comparativa del Audi A3 frente al BMW 118i y al VW Golf 1.4 TSI).

El tren de rodaje de este nuevo Audi A3 2012 es más bien firme, pero absorbe correctamente las irregularidades sin afectar a la dirección, lo que se agradece cuando el asfalto está en malas condiciones. Pero donde mejor se siente es con un firme en buen estado. Se come las curvas rápidas sin apenas balancear y su gran calidad de rodadura hace que te sientas seguro en cada viraje. Si la situación se complica, el sistema EDC, que unido al ESP actúa como una especie de autoblocante, te tira al interior de la curva y te facilita la maniobra (al estilo XDS de modelos como el Seat León 2013. También en autopista me regala un rodar sereno y aplomado.

A 120 km/h, el motor del Audi A3 1.8 TFSI gira a menos de 2.000 vueltas y, si activo el modo Economy (el Audi Drive Select es de serie en los nuevos Audi A3 desde el acabado Ambition), en cuanto suelto el acelerador se desacopla la caja de cambios y el coche queda al ralentí. Así se reduce el consumo unas décimas, pero en bajadas no retiene a no ser que acciones el freno o actives el modo manual. Si no, al final te acabas lanzando cuesta abajo o acercando en exceso al coche de delante si no andas prevenido. Otra cosa que me ha sorprendido del Audi A3 ha sido el consumo: cuesta acercarse a la cifra oficial hasta el punto de que no he podido bajar de 6,8 litros en conducción real. Un buen dato, pero demasiado alejado de la cifra homologada oficialmente. En ciudad no se comporta mal.

El cambio S Tronic en el Audi A3 2012

A 50 km/h puede llegar a engranar la sexta marcha, aunque si quieres algo de brío e inmediatez será mejor que actives el modo S o que utilices las levas. A la hora de aparcar me encuentro una de las pocas pegas que le puedo poner al coche: el paso entre D y R es brusco, y le cuesta echar a andar. Esto, a la hora de aparcar en sitios delicados puede ser un inconveniente. En cuanto al interior, el Audi se mantiene un estándar de calidad muy alto. La postura de conducción es más bien baja y los asientos sujetan bien el cuerpo, aunque el mullido es duro. En cuanto a las plazas traseras, el acceso es el que te puedes esperar, aunque la salida se hace un poco más cuesta arriba, ya que estás sentado más bajo y te cuesta enderezarte. Como conclusión, el Audi A3 1.8 TFSI es de sobresaliente, pero no puedo olvidar que para dejarlo medianamente ‘chulo’ (llantas+pintura+faros de xenón) tienes que preparar como poco 3.500 euros para un modelo cuya versión básica ya cuesta casi 30.000. Y eso sin tocar el interior...

En este vídeo puedes ver el nuevo Audi A3 2012 en movimiento:

Y en este otro su presentación durante el pasado Salón de Ginebra 2012:

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de David López

David López

Director Online

Coches grandes, pequeños, urbanos, deportivos... todos son interesantes y tienen mucho que probar y contar

Todo sobre

Audi A3 A3 Hatchback

Acabados de Audi A3 Hatchback 2017 más populares:

Ver todos los acabados

La valoración de Auto Bild

7,5

Todo sobre Audi A3

Buscador de coches