Prueba

Audi A1 2.0 TDI, es casi incansable

Emilio Salmoral

01/10/2012 - 11:16

El Audi A1 2.0 TDI con su motor diésel de 143 CV es un utilitario de toque deportivo al que le encanta devorar kilómetros consumiendo el mínimo combustible. Sin duda, un rival de cuidado para el Mini Cooper SD.

El Audi A1 2.0 TDI quiere hacerle la vida imposible al Mini. Audi lo intenta desde hace unos años, pero sus vecinos alemanes llevan más tiempo en el mercado y eso se nota. De todas formas, los chicos de Ingoldstadt no desfallecen en el intento y han lanzado al mercado una nueva versión diésel que utiliza el bloque TDI de 2,0 litros que tantas alegrías está dando a las marcas del grupo Volkwagen.

¿Cómo lo han hecho para instalar un motor de esta cilindrada en un coche tan pequeño? Pues no se han complicado mucho, solo han tenido que copiar el trabajo que hicieron los ingenieros de Seat con el Ibiza FR. Como sabes, el utilitario español utiliza la misma plataforma y propulsor que el pequeño producto premium.

Ahora te pregunto, ¿crees que tiene sentido un modelo de este tamaño con un motor de segmento compacto? Para mi no. Pero ni este Audi A1, ni el Ibiza o el Mini. Con los propulsores diésel de 1,6 litros entregan potencia suficiente para mover unas carrocerías que no superan los cuatro metros de longitud y, si quieres un deportivo, donde se ponga una mecánica de gasolina... ¡qué se quiten los alimentados por gasoil! Aunque Audi declare que el peso de la versión 2.0 TDI es de 1.265 kilos, tengo que decirte que, cuando lo pruebo, lo noto más pesado y subvirador que un Audi A1 TSI de 185 CV con el cambio DSG de siete velocidades.

Con esto no te quiero decir que vaya mal. Es más, me sucede lo mismo con el Mini y el Seat. En todos noto que les cuesta meter más el eje delantero en la entrada de las curvas. Y eso que los ingenieros de Audi le han dado una dirección sensacional a su coche y han cuidado al máximo el dinamismo... pero esas son las sensaciones que me transmite.

Eso sí, no puedo quejarme del rendimiento del propulsor. Este Audi A1 corre que se las pela, se planta de 0 a 100 km/h en escasos 8,8 segundos y, encima, me ha consumido solo 4,5 l/100 km. Si tienes en cuenta que su depósito de combustible alcanza una capacidad de 47 litros, el Audi A1 te ofrece una autonomía máxima de 1.044 kilómetros. ¿Un viaje muy largo para un coche tan pequeño? Puede que sí, aunque en Audi te cuidan con unos asientos delanteros de gran tamaño que resultan muy cómodos y que también le restan algo de espacio a las dos plazas traseras. Cierto es.

Por otro lado, como te puedes imaginar, los acabados son muy buenos. Es más, pienso que le han dado al Mini donde más le duele en este aspecto. Eso sí, al igual que su rival es un coche caro y con un equipamiento de serie muy flojo. Tendrás que pagar hasta los 45 euros que cuesta la desconexión del airbag del acompañante.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches