Práctico

Cinco pasos para dejar tu coche impecable en primavera

Con un poco de esfuerzo y algo de dinero, puedes dejar tu coche como nuevo. Con la llegada de la primavera y diciendo adiós al mal tiempo, es hora de dar un repaso a tu coche y dejarlo como nuevo. En este práctico te ofrecemos cinco pasos para dejar impecable tu coche en primavera.

Por fin ha llegado la primavera y es el momento de disfrutar del buen tiempo y de dejar tu coche como nuevo. Seguramente, en los próximos meses realizarás numerosos desplazamientos con tu vehículo para aprovechar la llegada del calor. Pero antes de ponerte al volante es recomendable que hagas una profunda limpieza, ya que, posiblemente, los efectos del invierno (barro, polvo, etc.) habrán dejado profundas huellas en tu vehículo. Pero... ¿cómo limpiar tu coche a fondo? ¡A continuación encontrarás cinco pasos para dejar tu coche como los chorros del oro!

 

1. Déjalo perfecto por fuera

 

limpieza exterior

 

Para acometer una limpieza del exterior en profundidad de tu vehículo, lo mejor es que primero repases la carrocería en busca de daños. Hay un producto específico para cada tipo de mancha persistente (excrementos, resina o insectos espachurrados), úsalo siguiendo las instrucciones de aplicación. Si encuentras arañazos, consigue un lápiz del mismo color que el coche y aplícalo tras lavar y secar la zona. Para obtener un resultado profesional, pule después toda la carrocería, de esta manera además eliminarás la mayor parte de esos microsurcos que solo son visibles cuando miras a pocos centímetros.

 

Para esta operación, hazte antes con una pulidora de alquiler o con el útil de pulir para la taladradora; si no te llevará una mañana completa. Eso sí, una vez terminado y a la espera de que te vengan las agujetas, pensarás que el esfuerzo ha merecido la pena porque le habrás quitado a tu vehículo unos cuantos años de encima. Al fin y al cabo, él también es tu carta de presentación en la carretera. Con una manguera a presión asegúrate de limpiar bien los bajos del coche, que pueden acumular el salitre que impregna nuestras carreteras durante el invierno. Vigila no acercar demasiado la manguera a la carrocería, algunas tienen demasiada presión y pueden dañar la pintura.

2. A por el maletero

 

limpieza maletero

 

El primer punto 'conflictivo' a la hora de limpiar el interior del coche es el maletero: saca las cadenas, el paraguas y todos aquellos objetos que no vayas a necesitar en esta época del año (rasqueta...). A continuación, pasa el aspirador (si no tienes uno a mano, acude a una gasolinera): retira la moqueta, la rueda de repuesto y las herramientas para eliminar fácilmente la suciedad que se ha ido acumulando en todos los rincones. Aprovecha la ocasión para realizar una revisión: ¿tiene la rueda de repuesto la presión adecuada? ¿Falta alguna herramienta? ¿Se encuentran todas en perfecto estado? Puedes aprovechar para dejar las herramientas relucientes.

 

Los surcos del borde del maletero suelen acumular hojas, por lo que es recomendable que pases el aspirador por esas zonas. Acto seguido, limpia estos surcos con un producto multiusos. Un cepillo de dientes te permitirá alcanzar aquellos sitios a los que la esponja o trapo no llega: utiliza uno suave, porque si las cerdas son muy duras puedes dañar la pintura. Tras limpiar a fondo las gomas del marco del maletero es aconsejable que apliques un producto protector y engrases las bisagras. Así tendrás listo el maletero para el próximo viaje.

 

3. El interior, protagonista

 

limpieza interior

 

Le toca el turno al habitáculo del coche. Empieza limpiando las plazas traseras: pasa el aspirador por la bandeja portaobjetos y los asientos. Si puedes plegarlos o abatir el respaldo, introduce el tubo del aspirador dentro de todas las ranuras y pliegues. No olvides los compartimentos portaobjetos de los lados ni las bolsas de los asientos (ten cuidado al meter el tubo para no rasgar la tela o deformarla). Si quieres conseguir un resultado profesional en el interior, necesitarás algo más que una aspiradora doméstica. Con una máquina de inyección-presión -se alquilan por horas-, podrás extraer el polvo hundido en las zonas más profundas e inaccesibles de la tapicería.

 

Quita las alfombrillas del suelo y aspíralas a fondo: si son de goma, dales un manguerazo a presión. Si tienen manchas grandes, utiliza un producto especial para la limpieza de alfombras: aplícalo sobre la mancha y déjalo actuar una o dos horas. Después, acláralo y deja que se seque. Lleva su tiempo, pero merece la pena. Mientras tanto, aprovecha para terminar de limpiar el coche.

 

Aplica un limpiador de plásticos en un paño y repasa la parte posterior del espejo retrovisor interior y los asideros del techo. Pasa con suavidad el cepillo de dientes por los elevalunas eléctricos y por las ranuras de las gomas de los pedales. Elimina la suciedad acumulada en el anclaje de los cinturones de seguridad y en la parte inferior del freno de mano. Para terminar, limpia las ventanillas con ayuda de un limpiacristales y una gamuza de cuero: frota rápido y con fuerza para que no queden huellas.

4. Llantas y neumáticos

 

presion neumáticos

 

Las llantas pueden acumular mucha suciedad con el paso del tiempo. Para eliminarla, lo mejor es limpiarlas a fondo con la manguera a presión. Asegúrate de eliminar toda la carbonilla que desprenden los frenos. Aplícale un producto específico limpia-llantas, deja actuar el tiempo que recomiende el fabricante y acláralo de nuevo con la manguera a presión. Los hay de muchas marcas y su precio parte alrededor de los tres euros. Una vez bien limpias puedes usar un sellador de llantas, que creará una película protectora sobre la llanta que mantendrá más tiempo la llanta limpia y nos facilitará la limpieza en el futuro.

 

También puedes usar un producto específico para dejar los neumáticos brillantes a mas no poder. Ya de paso puedes medir la presión del neumático y medir la profundidad del dibujo. Para medir la presión, mejor usa un manómetro del que te puedas fiar. Los medidores de las gasolineras pueden valer para una emergencia, pero más del 70% de estos equipos no son fiables. Si puedes, cómprate uno para comprobar la presión de los neumáticos, al menos, una vez al mes. El dibujo de tus neumáticos es fundamental para que el agarre no disminuya. Si miden menos de 1,6 mm no podrás circular con ellos.

 

5. Cuidado de lunas

 

limpieza cristales

 

Vayas o no al autolavado, si quieres tener la mejor visibilidad posible, no hay nada como limpiar todas las lunas del coche tú mismo. Para la parte exterior puedes utilizar limpiacristales, pero no lo emplees en el interior porque muchas veces deja un rastro sobre la superficie que la vuelve translúcida. En la cara de dentro es mejor usar un producto específico. En todo caso, asegúrate haberlo retirado todo completamente, primero con un paño y, si es necesario, con unos periódicos o papel para acabar de eliminar toda la humedad.

 

 

VALORACIÓN

Su voto: Ninguno Promedio: 5 (1 vote)

Contenidos relacionados
Cómo cuidar tus neumáticos
Práctico
09/10/2012 - 16:17

Cómo cuidar tus neumáticos

El barro y la suciedad del otoño esconden grandes peligros en llantas, cubiertas, discos, dirección... Es por tanto necesario tener más presente que [...]
Cómo comprobar el líquido de frenos
Práctico
08/05/2013 - 17:39

Cómo comprobar el líquido de frenos

En pleno invierno, AUTO BILD hablamos de neumáticos, anticongelantes, conducción en firmes resbaladizos... Pero, ¿qué hay de otros elementos como el [...]
Cómo limpiar tu capota de lona
Práctico
28/05/2013 - 13:47

Cómo limpiar tu capota de lona

Ha llegado la primavera y, con ella, ese sol con el que ir poniéndote moreno antes del verano. Y si conduces un flamante cabrio, ya no digamos. Pero [...]
Cómo instalar un manos libres
Práctico
01/06/2010 - 09:23

Cómo instalar un manos libres

    Desde la aparición del carné por puntos, conducir mientras se usa el móvil conlleva una sanción de hasta 300 euros y retirada de tres [...]