Patrocinado por:

Práctico

20 consejos para ahorrar sin bajarte del coche

Noelia López

13/09/2016 - 12:11

Que levante la mano quien entre los buenos propósitos del nuevo curso no haya citado hacer deporte y gastar menos dinero. En lo primero no podemos ayudarte; en lo segundo sí, con estos 20 consejos para ahorrar sin bajarte del coche.

Es muy posible que, entre los buenos propósitos que te has planteado para 'la vuelta al cole', esté apretarse un poco el cinturón para conseguir ahorrar unos cuantos euros. En AUTOBILD.ES, queremos ayudarte a que los consigas con estos 25 consejos para ahorrar sin bajarte del coche:

1. Hacer menos viajes

¿Sabías que cuando se conduce un coche que ha sido estacionado por unas horas, el motor está frío y necesita mucho más combustible? Lo ideal sería combinar todas sus diligencias diarias en un solo viaje más largo.

Sabemos que esto no siempre es posible, pero puedes tratar de hacer la compra coincidiendo con la entrada y/o salido de los niños del cole o dejar el coche aparcado e ir andando a comprar el pan o el periódico. 

2. No conduzcas en hora punta

Los atascos no sólo son aburridos y estresantes, también son una manera muy costosa de viajar. Cada vez que el tráfico se detiene e inicia de nuevo, el coche necesita una gran cantidad de combustible para empezar a moverse de nuevo. La segunda marcha no es mucho mejor.

La mejor solución es la de no viajar durante la hora punta. También puedes reducir un poco el consumo de combustible, tratando de prevenir cómo se comportará el tráfico, actuando en consecuencia y viajando constantemente a una velocidad lenta, en lugar de acelerar y frenar.

Si tiene que viajar en las horas puntas necesariamente, podrías considerar la compra de un coche híbrido.

3. Cierra las ventanas y el techo corredizo 

Los ingenieros buscan siempre la mayor aerodinámica e invierten mucho esfuerzo para reducir el "arrastre" sin perder elegancia. Como conductor no puedes hacer mucho al respecto del diseño del coche, pero sí para no perjudicar la aerodinámica en marcha no dejando las ventanas y el techo corredizo abierto, ya que ralentizará el coche y se tendrá que invertir más combustible.  

4. Retira la baca o el baúl

Esto es como dejar las ventanas abiertas, pero peor. Incluso si el portaequipajes de techo está vacío se incrementa la fricción y el coche quema más combustible. 

5. No lleves peso innecesario 

Cuanto más pese un vehículo, más combustible necesitará para moverse. Es por eso que no conviene dejar cosas innecesarias en el maletero.

6. Conduce suavemente

La forma perfecta para viajar es a una velocidad constante y en la marcha más alta. Los adelantamientos innecesarios pueden ser excitantes pero elevan la factura mensual en carburante sin necesidad.

7. No te pases con la velocidad

Ahorrar combustible no sólo tiene que ver con la marcha a la que circulas: puedes ir con una marcha alta e ir pisando constantemente el acelerador. Resultado: consumo elevado.

8. El aire acondicionado, apagado

Lo recomendable cuando de ahorrar se trata es olvidarse de que existe el aire acondicionado. Otra cosa es lo que dicen los que saben de seguridad sobre conducir con demasiado calor o los mecánicos que aconsejan encender de vez en cuando el climatizador en invierno para evitar averías.

9. Respeta los límites de velocidad

No por llegar antes a tu destino vas a gastar menos. En realidad, es al contrario correr en exceso eleva el gasto de carburante a lo que, quizá, tengas que sumar alguna que otra multa.

10. Revise la presión de los neumáticos con regularidad

Cuanto menor sea la presión de los neumáticos, más combustible necesita el coche para circular. Revisa cada poco tiempo cuánto aire llevan las ruedas y si no sabes cuál es la cantidad adecuada consulta el manual (lo habitual es que el coche lleve una pegatina con las presiones correctas en la puerta del depósito).

11. No llenes a tope el depósito

Como hemos comentado en líneas anteriores, el peso es esencial en la quema de combustible, y un tanque lleno aumenta considerablemente su volumen global. Cuando estés en la gasolinera considera si realmente necesitas llenar a tope el tanque de gasolina. 

12. Planifica el viaje 

Así evitarás los puntos más conflictivos por atascos y obras viales. La máxima de que cuanto menos tiempo pases en el coche menos gastarás es la que siempre se cumple.

13. En híbridos: no al punto muerto  

En los híbridos como el Toyota Prius, si se pone el coche en punto muerto cuando están estacionados a continuación, se detendrá la electricidad que se genera, pero la batería se seguirá descargando.

14. Conduce como si fueses en bicicleta 

No te digo que debas ir a 25 km/h, sino que trates de imaginar que haces el mismo recorrido en bicicleta. Si vas cuesta arriba, necesitarás mucho más esfuerzo para mantener la velocidad de lo que se necesitas si lo hace hacia abajo. El coche quema la mayor parte del combustible cuando se ve obligado a someterse a una alta carga.

15. Si vas a comprar coche nuevo

Usa la calculadora para valorar los costes. ¿Cuántos kilómetros al mes vas a hacer? Si solo será para ir al trabajo, quizá no merece la pena que lleve control de velocidad, GPS o esas llantas de aleación de 20 pulgadas. Todos esos extras suben mucho el precio de compra.

La mayoría de los extras se incluyen por motivos meramente estéticos. El ejemplo más claro son los navegadores, por los que casi siempre hay que pagar más de 1.000 euros para montarlos de fábrica, cuando un dispositivo de última generación cuesta en cualquier tienda menos de 500 euros, actualizaciones incluidas.

Aunque necesites un monovolumen o un familiar porque en casa sois más de tres y, además, va a ser tu único coche, sé el conductor más eficiente y escoge una mecánica que te convierta en un ahorrador nato. 

Eligo el modelo busca la mejor financiación. Muchas ofertas de las marcas están sujetas a que obtengas el préstamo a través de su financiera; comprueba que de verdad te compensa económicamente. Si compras un coche de 16.000 euros mediante un préstamo que pagar en siete años, finalmente, la cantidad que abonarás estará entre los 21.000 y los 22.000 euros. Algunos dirían que obtener financiación es una ‘suerte’, pero lo mejor es no tener que pedirla. Para reducirla al mínimo, puedes entregar tu viejo coche a la marca o, incluso, adquirir uno para tal fin.

A la hora de contratar un seguro, utiliza los compradores que hay en Internet para ahorrarte trabajo y llamadas telefónicas.

16. Valora la compra de un coche eléctrico o un híbrido

¿Has visto los precios que han alcanzado los carburantes? Si esta escalada prosigue, habrá un número creciente de personas a quienes les empezará a compensar el desembolso extra todavía necesario para conducir un eléctrico o un híbrido enchufable. El gobierno aún ofrece la ayuda transversal de 6.000 euros para la compra de esta clase de vehículos. Si la gran mayoría de tus trayectos son de corta distancia, siempre dentro de una ciudad con puntos de recarga y dispones de un garaje con enchufe, ya estás de lleno en el grupo de población a la que le puede interesar ‘electrizarse’.

17. Busca las estaciones más baratas

Si quieres ahorrar en combustible, busca las estaciones más baratas y no le eches 98 -salvo que así lo indique el fabricante- en lugar de 95 o diésel del caro, con aditivos.

Las tarjetas de fidelización de las petroleras también pueden ofrecer un margen para el ahorro en forma de descuentos

18. Valora vender o alquilar la plaza

Es una solución dolorosa, pero en realidad solo necesitas el coche, el aparcamiento...

19. Sé un conductor eficiente

La conducción ecológica ofrece enormes posibilidades para el ahorro. Si llevas el coche siempre a bajas vueltas, aprendes a aprovechar bien las inercias del vehículo y pisas el acelerador con suavidad, de esta manera puedes llegar a ahorrar hasta un 20%.

Si vas a dar lo de baja, no te limites a llevar el coche al desguace como un corderito al matadero. Llama antes a varios centros autorizados de tratamiento para averiguar cuál de ellos te ofrece más dinero. Además, la mayoría van a recogerlo a tu domicilio y así te ahorras la grúa.

20. Repuestos

11 consejos para comprar piezas en desguaces

Los desguaces y las marcas blancas ofrecen precios mucho más competitivos, pero no recurras a los primeros si necesitas un componente de desgaste que influya en la seguridad del vehículo, como amortiguadores, neumáticos, pastillas o discos de freno. Para conseguir asientos, parabrisas, partes de la carrocería como una aleta, un portón o un paragolpes e, incluso, un motor de reemplazo para un coche de segunda mano, el desguace es siempre la opción más económica.

Con información de www.empeñocoches.com

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Encuentra lo que necesitas para tu coche

Todo tipo de accesorios

Piezas específicas para tu coche

Productos para su cuidado

Selecciona una categoría:

Buscador de coches